VERSIÓN CLÁSICA  

 

El arte musulmán en época almorávide y almohade

Las invasiones africanas de los siglo XI y XII (almoravide y almohade) trarán consigo una serie de novedades arquitectónicas y decorativas muy significativas en la evolución del arte musulmán en la Península Ibérica.

Alminar almohade de Marrakech, MarruecosSus obras se caracterizarán por el empleo sistemático del sillarejo o la mampostería combinadas hiladas de ladrillo; por los novedosos perfiles polilobulados o de herradura apuntad de los arcos, por sus espectaculares bóvedas de mocárabes, y por los artesonados de lazo y armaduras de par y nudillo.

Almorávides

Introducción a la historia del pueblo almorávide

Loa almorávides fueron un pueblo formado por monjes-soldados procedentes de grupos bereberes nómadas de los desiertos del Sáhara. Estos grupos abrazaron de manera radical el Islam y, animado por ello y merded a su resistencia y su belicosidad, fueron capeces de dominar un inmenso imperio que abarcó lo que actualmente es el Sáhara Occidental, Marruecos, parte de Mauritania y Argelia, y además, la mitad sur de la Penísnula Ibérica.

Los almorávides controlaron las vías comerciales que conducían productos como el oro desde el corazón del África Negra hacia el norte y Al-Andalus. Su principal monarca fue el longevo Yusuf ibn Tasufin

Fundaron Marrakech y la convirtieron en la capital de su territorio. Su hegemonía hay que fecharla en la segunda mitad del siglo XI y la primera del XII, puesto que en 1147, cayó su capital.

Arte almorávide

Qubbat Barudiyin, Marrakech. Periodo almorávideEl arte almorávide recibe muy claramente la influencia del arte desarrollado en el siglo XI en Al-Andalus tras la caída del califato; es decir, el suntuoso arte de las Taifas. Sin embargo, los almorávides en un primer momento desarrollan un arte y una arquitectura muy austera, como corresponde con sus criterios religiosos rigoristas y ascéticos. A partir de los últimos años de vida de su imperio, en el siglo XII, tal sobriedad se pierde y se desencadena un mayor lujo en sus obras.

Las principales características del arte almorávide son el uso del ladrillo, yeso y madera; y el abandono en gran medida de la columna en favor del pilar. Los muros se animan con atauriques y mocárabes mientras que en los vanos, se alcanzan formas de gran fantasía e innovación como los arcos mixtilíneaos, túmidos, polilobulados etcétera.

Monumentos Almorávides

Como hemos indicado, el arte almorávide es deudor del arte andalusí de las Taifas. Sin embargo, las principales obras conservadas se hallan en el norte de África, como es el caso de las mezquitas de Tlemecén y de Argel, donde aparece otro tipo de cúpula denominada de muqarnas, cuyo modelo mas destacado es la existente en la mezquita de Qarawiyin en Fez.

Qubbat Barudiyin de Marrakech

La Qubbat Barudiyin de Marrakech es uno de los mejores edifcios conservado del mundo almorávide. Su construcción es de 1120. Se trata de un pabellón cupulado de planta rectangular que cobijaba la fuente para las abluciones de la Mezquita de Alí ibn Yusuf.

Cúpula de la Qubbat Barudiyin de MarrakechExteriormente consta de dos pisos; el de abajo es el de acceso al interior, mientras que el superior, permite la iluminación gracias a vanos con arcos túmidos, polilobulados y mixtilíneos.

La magnífica bóveda es gallonada y octogonal y su peso se traslada a la muros rectangulares mediante un complejo sistemas de arcos polilobulados. La superficie está ricamente decorada.

Castillo de Monteagudo (Murcia)

En la Península Ibérica, son escasos los vestigios conservados de arquitectura almorávide. De todos ellos, merece ser mencionado sin duda el conocido como Castillo de Monteagudo, una potentísima fortaleza que preside la llanura murciana. Consta de un doble recinto, uno inferior articulado mediante torres, y uno superior, adaptado a la orografía del terreno y desde el cual, se ejercía la defensa tanto de la ciudad de Murcia como de su fértil campiña.

Almohades

Introducción a la historia del pueblo almohade

Los almohades fueron un pueblo bereber originario del Norte de África nacido a finales del siglo XII y principios del XIII gracias a Ibn Tudmar; quién en respuesta a los fracasos almorávides en su politica expansiva por la Penísnula Ibérica y, sobre todo, contrario a su relajación en la praxis religiosa, inició un movimiento de carácter rigorista basado en el seguimiento esticto y literal del Corán.

El imperio almohade se extiende cronológicamente desde principios del siglo XII hasta su decadencia y desaparición a mediados del XIII. En su momento de máxima expansión, dominaron sobre casi todo el Magreb, y la mitad meridional de la Península Ibérica.

Tras ejercer su dominio por todo el Magreb norteafricano, los almohades ingresaron en Al-Andalus al auxilio de las precarias taifas en que, tras las derrotas de los almorávides, había quedado nuevamente fragmentado el territorio peninsular, sufriendo el inexorable acoso de los reyes cristianos.

La muralla almohade de SevillaPese a sus temibles prácticas bélicas basadas en la intimidación y en el fanatismo de su soldadesca, la expansión almohade por la Península no fue sencilla ya que por un lado se topaba con la enconada defensa de los Reinos Cristianos reconquistados y, por otro, con el rechazo de una buena parte de la población musulmana, contraria a las radicales posturas religiosas de los invasores.

La toma de Sevilla en 1147, la expansión por el Mediterráneo a través de Murcia y Valencia y, sobre todo, su victoria en Alarcos en 1195, supusieron el punto culminante del dominio almohade en Al-Andalus; sin embargo, pocas décadas después, la alianza de varios de los monarcas cristianos frente al enemigo común, sumado a una serie de diferencias internas de la dinastía musulmana, desembocó en la victoria cristiana en Las Navas de Tolosa (1212).

Tras este gran revés, se abre la posibilidad de una rápida conquista de Andalucía. Sin embargo, el verdadero motivo del fin del imperio almohade se producirá, como fue frecuente en la historia de las dinastías musulmanas magrebíes, más por las luchas internas y conflictos tribales que por el efecto de la espada cristiana..

Arte Almohade

Los almohades se expandieron tras la estela de los almoravides pero, en cierto modo y pese a sus choques ideológicos, heredarían sus costumbres constructivas adaptándolas tanto a sus nuevas necesidades como, principalmente, a sus estrictos y casi ascéticos dictados religiosos.

Sebka de la Giralda de SevillaLas principales construcciones almohades se caracterizan por la sencillez y la austeridad a la que les predispone su doctrina. Las mezquitas, casi siempre revocadas en blanco al interior y generalmente tendentes a la espaciosidad y a la simetría de líneas, apenas permiten licencias decorativas, reduciéndose éstas a simples fórmulas florales o geométricas, innovando en este sentido al introducir los paneles de sebqa.

En cuanto a los arcos, continuan con la tradición almorávide en el uso de los sistemas túmidos (herradura apuntada); recurriendo a las formas lobuladas y mixtilíneas sólo en espacios que pretenden ser realzados jerárquicamente, caso del mirhab o la maxura de la mezquita.

En cuanto a la arquitectura miltar se refiere, los almohades emplearon el sillarejo y la mampostería reforzada con argamasa. Sus sistemas defensivos alcanzaron un gran perfeccionamiento ya que la sucesión de distintos perímetros fortificados cuajados de torres albarranas y corachas, hacían sus fortalezas prácticamente inexpugnables.

Fueron igualmente los almohades muy hábiles tanto en el arte de la marquetería, habiéndonos dejado numerosos testimonios como mimbares o armazones; como en el tratamiento de la cerámica vidriada.

Los alminares almohades

La Giralda de SevillaUno de los elementos arquitectónicos en que más destacaron los construtores almohades fue en los alminares de las mezquitas.

Alminar alomohade la Mezquita KoutoubiaHay una trilogía de alminares de gran belleza y monumentalidad que, además, muestran importantes analogías entre sí. Nos referimos a la torre Kutubiya de Marrakech, la de Hassan de Rabat y la de la Mezquita de Sevilla (Giralda).

Desde el punto de vista estructural, coinciden en disponer de una torre central "rodeada" de otra torre periférica exterior. Entre ambas se construyeron las rampas o escaleras para subir a lo alto.

Esta estructura de alminar almohade arraigó en ciertas zonas de la Península de tal manera que permaneció inmutable durante siglos en Aragón, cuando se comenzaron a construir torres para iglesias cristianas (de estilo mudéjar) desde el siglo XIII.

Alminar almohade de la Mezquita de RabatLa similitud entre estos alminares no es sólo estructural sino también ornamental. Así en todas ellas encontramos vanos con arcos de herradura, arquerías murales mixtilíneas, paños con sebqa, etc.

Principales monumentos almohades conservados en España

La Giralda de Sevilla

Giralda de Sevilla. Antiguo alminar almohadeLa emblemática Giralda de Sevilla es el alminar de la mezquita mayor de Sevilla, la obra almohade de mayor enjundia de todo Al-Andalus. Fue iniciado en 1184 tras su encargo a Ben Baso y la terminó Alí de Gamara en 1198.

Este importante edificio musulmán fue destruido para construir la catedral cristiana de estilo gótico, respetando únicamente dos elementos musulmanes: la citada Giralda, reconvertida en campanario cristiano, y el Patio de los Naranjos.

El último cuerpo de La Giralda fue sustituido en el siglo XVI por Hernán Ruiz mediante un remate renacentista sobre el que gira el "giraldillo", que da nombre a tan afamada torre.

La decoración exterior se basa en la sucesión de ajimeces; bien con arcos de herradura semicirculares o polilobulados, rodeados siempre por un alfiz y acogidos por otro gran arco lobulado apuntado. En las calles laterales hay arcos murales y se extienden redes de "sebqa" una fórmula geométrica basada en la superposición y prolongación en el espacio de arcos lobulados y mixtilíneos entrecruzados.

No sólo la gran altura de este alminar hace destacar a la Giralda entre todas las norteafricanas, sino su decoración en franjas o calles verticales le confiere una airosidad especial. El esfuerzo de ascender por el interior de esta torre hasta el cuerpo de campanas da oportunidad de poder observar a poca distancia los magníficos trabajos de sus ventanales, además de aprovechar a presenciar la complicada estructura exterior de la catedral gótica sevillana.

Patio de los Naranjos de la Catedral de Sevilla

Patio de los Naranjos de la Catedral de SevillaEl Patio de los Naranjos es, junto a la Giralda, lo que queda de la desaparecida mezquita mayor almohade de Sevilla de Ben Basso. Cumpliría la función de "shan" o antesala para las abluciones de los musulmanes sevillanos antes de entrar al haran de la mezquita.

Aunque con muchas reformas, se advierte su estructura de patio conformado por pilares que sostienen grandes arcos túmidos. La puerta principal, llamada del Perdón, es también de factura almohade. En el centro hay una fuente que pudo ser una pila visigoda o un baño de las termas romanas.

Torre del Oro

Torre del OroCasi tan famosa como la propia Giralda y uno de los monumentos de arte musulmán más señalados de España, la Torre del Oro es un edificio de fines defensivos o militares construido al borde del río Guadalquivir que se supone servía para defender la ciudad impidiendo el tránsito de embarcaciones mediante cadenas que atravesaban el cauce.

Tiene un ancho cuerpo almenado de planta dodecagonal del que emana una pequeña torre, también dodecagonal, que representa el remate del cuerpo o núcleo interior que alberga la Torre del Oro. A lo largo de la historia ha sufrido numerosas transformaciones pero, a pesar de ello, conserva una soberbia estampa.

Patio del Yeso del Alcázar de Sevilla

Patio del Yeso del Alcázar de SevillaEl Alcázar de Sevilla ya existía en época califal y desde entonces, se han sucedido diferentes intervenciones en época taifa, almohade, mudéjar, etc.

El tramo del patio propiamente almohade consta de siete arcos lobulados, más grande el central, apoyados sobre pilares. El resto de arcos es sostenido por columnas califales soportando sobre cada uno de ellos una preciosa red calada de "sebqa".

Ermita de Nuestra Señora de Cuatrohabitán. Bollullos de la Mitación

A unos kilómetros de Bollullos de la Mitación se ha conservado la preciosa ermita de Nuestra Señora de Cuatrovitas o Cuatrohabitan, en origen, una mezquita almohade que, pese a su adaptación al nuevo culto, ha conservado notablemente su primigenia disposición

Alminar almohade. Ermita de Nuestra Señora de Cuatrohabitán. Bollullos de la MitaciónSe debió de tratar de una pequeña mezquita de aldea rural formada por una sala de oración de tres naves perpendicuares al muro de la quibla que se hallaba en el sur.

Detalle del alminarDichas naves están separadas por arcos peraltados que fueron de herradura enmarcados por alfiz, que gravitasn sobre pilares prosmáticos.

Al norte se encuentra el alminar original, construido con ladrillo. Tiene la estructura habitual ya comentada de los alminares almohades, es decir, una torre central envuelta por otra exterior.

En medio se dispuso de una escalea embutida cubierta por bóveda de medio cañón.

La decoración exterior es bastante sobria dada la humildad de la mezquita. Aún así tiene interés por alternar arcos geminados de herradura con otros agudos de lóbulos para decorar las aspilleras de iluminación de la escalera.


Próximos Seminarios y
Viajes de Arteguias