VERSIÓN CLÁSICA  

 

Iglesia de Jaramillo de la Fuente, Burgos

Introducción

Dedicada a la Asunción de Nuestra Señora y declarada Monumento Histórico Artístico desde 1991, la iglesia parroquial de Jaramillo de la Fuente es una de las más nobles e interesantes manifestaciones del románico de la popularmente llamada escuela serrana, que abarca todo el ámbito geográfico de la Sierra de la Demanda en su vertiente burgalesa.

Guía de la iglesia de Jaramillo de la Fuente, Burgos

La mención más antigua de Jaramillo de la Fuente se remontaría al año 982, siempre dentro de la órbita del poderoso monasterio de San Pedro de Arlanza tal y como, más de un siglo después en un documento de 1119, confirma la propia reina Urraca.

Galería porticada románica

Para algunos autores como Félix Palomero, los orígenes del templo que actualmente podemos admirar habría que datarlos a finales del siglo XI o comienzos del XII, mientras que para otros hay que retrasarlos al último tercio del siglo XII.

Lo que parece evidente es que dentro de la construcción románica hay dos etapas. La primer corresponde a la cabecera (salvo los capiteles del ventanal) y la portada. Todo ello es obra del Taller de la Sierra.

En una postrera intervención trabajaría un taller de tradición silense que se encargaría de la galería porticada, la torre campanario y los capiteles citados del ábside.

Siglos después, concretamente en la decimosexta centuria, esta buena iglesia de Jaramillo de la Fuente sufriría una remodelación que afectaría principalmente a la nave.

Jaramillo de la Fuente: interior de la galería

Arquitectura de la iglesia

Así pues, la iglesia de Jaramillo de la Fuente, levantada toda ella en noble sillería de tonalidad rojiza propia del entorno, presenta una planta de nave única rectangular cubierta con bóvedas de crucería nervadas y de terceletes fruto de la citada reforma en época tardogótica.

Detalles de esta iglesia

Interior

Un arco triunfal de medio punto sobre columnas adosadas da paso a un breve tramo recto presbiterial cubierto con bóveda de cañón que antecede al hemiciclo absidial, solventado mediante una bóveda de horno.

Los capiteles del arco triunfal, bastante populares y coronados por prominentes cimacios ajedrezados, presentan mascarones y pencas en el lado del evangelio, y en el de la epístola una curiosa composición en la que un clérigo acompañado de sus acólitos parece portar un cáliz.

Exterior

Más allá de estos capiteles interiores, el principal interés de la iglesia de Jaramillo de la Fuente se concentra en su exterior, conservándose de su primitiva fábrica románica el ábside, la galería porticada, la portada de acceso y la torre campanario.

Torre campanario

La torre campanario

La torre, levantada a los pies del templo, presenta una estructura prismática en la que, sobre un primer cuerpo liso, se elevan otros dos cuerpos idénticos abiertos en sus cuatro caras mediante vanos de medio punto geminados sobre pares de columnas que, a su vez, quedan abrazados por un arco mayor.

Otra imagen de la torre campanario

Esta tipología de torre campanario de la escuela silense se repite (en algunos casos con matices) en varios templos de localidades del entorno como Vizcaínos, Jaramillo Quemado, Riocavado de la Sierra o Espinosa de Cervera.

Hueco de campanas de forma ajimezada

La cabecera

El ábside, canónicamente orientado, se eleva sobre un prominente podium del que nacen las dos semicolumnas a modo de contrafuertes que dividen el hemiciclo en tres paños, completándose la articulación mural con una moldura de triple bocel horizontal a aproximadamente un tercio de su altura que recorre todo el perímetro absidial

Ábside de la iglesia de Jaramillo de la Fuente, Burgos

En el paño central se abre un gracioso ventanal de medio punto cuyo arco queda definido por una pieza monolítica labrada con decoración incisa vegetal en su rosca y un ave y un cuadrúpedo en las enjutas.

Ventanal con dos capiteles de tradición silense

De sobresaliente calidad son los dos capiteles de dicho ventanal, donde son perfectamente reconocibles arpías femeninas y grifos entre roleos. Tanto por el propio tipo de piedra como por su calidad, muy superior a la del resto de la escultura absidial, es de suponer que ambas cestas fueran realizadas por un taller muy próximo a la órbita silense distinto al que trabajó en el resto de la cabecera y nave.

Pareja de arpías

Completa la ornamentación del ábside una interesante colección de canecillos entre los que identificamos un oso, el clásico barril, un monje lector, mascarones, una exhibicionista y un hombre itifálico.

Detalle de los canecillos de la cornisa

Los capiteles de las medias columnas a la altura de la propia cornisa disponen decoración vegetal uno, y un personaje sosteniendo dos cuadrúpedos con una soga el otro.

Capitel de una de las columnas entregas

La puerta

La portada de acceso se presenta cobijada por la galería porticada, circunstancia esta que ha permitido su buena conservación en la que es incluso apreciable algún resto de su policromía original.

Puerta de la iglesia de Jaramillo de la Fuente

Despliega la puerta cinco arquivoltas de medio punto decoradas a base de rosetas, tacos, boceles, puntas de clavo y billetes que apean alternativamente en pilastras y columnas acodilladas.

Capitel con Sansón y el león

En los capiteles fueron tallados una sirena de doble cola y un personaje siendo devorado por una pareja de felinos en las cestas de la izquierda del vano; y dragones afrontados y el tema de Sansón desquijarando al león (con la presencia de un ave rapaz) en las de la derecha.

Otro de los capiteles de la puerta románica

La galería porticada

Sin embargo, la pieza que dota de verdadera personalidad y valor a la iglesia de Jaramillo de la Fuente es su armónica galería porticada desplegada al costado sur del templo, conocida popularmente entre los habitantes de la localidad como "el portalito"

Jaramillo de la Fuente: galería porticada

Pertenece a la segunda campaña románica de características silenses. Consta la galería de un total de siete arcos de medio punto, uno de acceso que por su estructura y por aparecer individualizado entre dos contrafuertes de escaso relieve recuerda a una portada; y seis a sus lados: dos hacia el oeste y los cuatro restantes al este.

La galería desde el interior

Descansa la arquería sobre columnas pareadas culminadas por capiteles vegetales y figurados coronados a su vez por bellísimos cimacios. Comenzando la lectura de los capiteles por la izquierda de la galería según el espectador, la primera cesta presenta dos cabezas a modo de retratos, una de un personaje de cabellera rizada muy naturalista, y otra de un ser de rasgos monstruosos.

Pareja de capiteles

A continuación, un capitel a base de seres imaginarios en el que son perfectamente identificables un centauro y dos parejas de arpías. Tras él, acostado sobre el machón que individualiza el vano de acceso al pórtico, una cesta en la que dos cuadrúpedos devoran a su presa.

Capitel con grifos

Al otro lado del acceso al pórtico, de nuevo el primer capitel repite el esquema de los dos rostros humanos ocupando toda la superficie; esta vez ambos con graciosos peinados y cuyas bocas parecen estar selladas por un cordón. Esta misma composición se repite por tercera vez en esta galería porticada en la cesta más oriental del conjunto, apareciendo en esta ocasión un rey y una reina coronados.

Capiteles con cabezas de un rey y una reina

El resto de capiteles del pórtico despliegan repertorios vegetales, así como una última cesta muy peculiar en la que además de varios seres imaginarios, aparecen dos figuras femeninas a lomos de un dromedario.

Personajes sobre un dromedario

Completa el repertorio escultórico de la galería porticada de Jaramillo un buen número de canecillos vegetales y figurados a base sobre todo de cabezas antropomórficas y mascarones animales variados.

Arpías

Por último, de nuevo al interior, entre los bienes muebles que cobija este templo destacan un Calvario gótico dispuesto hoy en un retablillo barroco, y una pila bautismal troncocónica contemporánea a la construcción del templo decorada a base de una cenefa de zarcillo ondulante en su embocadura y de arcos de medio punto sobre pares de columnas.

Pila bautismal

(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
José Manuel Tomé)

 


Próximos Seminarios y
Viajes de Arteguias