VERSIÓN CLÁSICA  

 

Iglesia de Sotillo, Segovia

Introducción a la iglesia de la Natividad de Nuestra Señora

Conjunto de la iglesia románica  de Sotillo, SegoviaLa Parroquial de Sotillo, a pesar de su modesto tamaño, es un monumento muy estimable del románico rural segoviano. Está situada en las afueras de la aldea, al borde de la carretera y a unos pocos metros del soto del río Duratón, dentro de la Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda.

De conservar su galería porticada (es muy probable que existiera) se podría considerar como un prototipo del románico rural segoviano, atendiendo a varias razones. A su buena conservación hay que añadir su riqueza escultórica y un sugerente gusto oriental.

Para empezar tiene una perfecta cabecera con ábside semicilíndrico articulado por cuatro columnas entregas y tres ventanales.

Escena primaveral en la iglesia segoviana de Sotillo con una pareja de cigüeñasConstruida de sillería a base de la piedra caliza que hay en esta zona al norte de la Sierra de Guadarrama. Aunque la roca dolomítica es originalmente blanca, las impurezas de hierro le confieren, con el tiempo, un agradabilísimo color naranja rosado.

Como en tantas iglesias parroquiales segovianas, la nave es de mampostería enfoscada.

Presenta el ingreso en la fachada meridional, y al costado septentrional. Adosada al presbiterio se halla una corta torre también románica.

Como anunciábamos anteriormente, otro factor a destacar de la iglesia de la Natividad de la Virgen de Sotillo es su riqueza escultórica distribuida especialmente en los canecillos y las metopas de la cornisa.

Cabecera

Perfecto ábside románicoSu nave, de calicanto, es de planta basilical de una sola nave y se engarza a la clásica cabecera formada por ábside circular y presbiterio recto, ambos de sillería.

El ábside es la parte más notable del edificio. Construido con piedra sillería perfectamente ajustada y de un bello color rosado, está seccionado en cinco calles, mediante cuatro columnas entregas que llegan hasta el alero.

Ventanal del ábsideEn cada una de las secciones encontramos armoniosos ventanales con arquivolta de baquetón sobre parejas de columnas cuyos capiteles y cimacios muestran la mejor escultura de la iglesia. Se trata de capiteles mayoritariamente fitomórficos de magnífica factura y cincelados por la misma mano que algunos capiteles de Perorrubio y Santa Marta del Cerro.

Sin embargo también hay dos figurados. Uno con pareja de arpías y otro con aves.

Capitel de uno de los ventanales del ábside con dos arpíasLos capiteles de las columnas entregas vuelven a ser de tipo de vegetal y también de excelente labra.

La puerta

Puerta de la iglesia de Sotillo, situada en el muro meridionalLa sencilla portada meridional presenta, como en otros templos de esta comarca sepulvedana (El Olmo, Turrubuelo, Sequera del Fresno y Castroserna de Arriba), la estructura de arco polilobulado (con flores de ocho pétalos en cada dovela), baquetón y moldura de tres boceles en zigzag.

El arco polilobulado es de origen musulmán, aunque es muy aventurado poder aseverar que en su construcción intervinieran manos mudéjares pues puede haber llegado aquí por vía indirecta. Sabemos que en la arquitectura cristiana medieval, incluso más allá de los Pirineos, se emplearon este tipo de arquivoltas.

La torre

Torre campanarioLa torre adosada al muro norte del presbiterio es poco destacable. Presenta dos cuerpos, el inferior de sillería, y el superior de calicanto con refuerzo de sillares en las esquinas, en el que se abren dos sencillos ventanales para las campanas que han sido alterados. Por las arcuaciones ciegas sobre pilastras del cuerpo inferior se intuye que el campanario de la Virgen de la Peña de Sepúlveda sirvió de modelo.

Los canecillos y las metopas

Escena de monteríaJunto con el ábside, la sorpresa más agradable es la profusión de canecillos y metopas que adornan todo el alero del edificio.

En ellos podemos encontrar personajes en diferentes actitudes (como un músico con rabel), una muy completa escena de montería (con un personaje tocando el olifante acompañado de una reala de perros y persiguiendo a un oso y un ciervo).

Un dromedarioTambién hay plantas exóticas como la palmera, animales imaginarios y reales, entre los que es posible identificar un simpático dromedario, una arpía con capirote, un grifo, un expresivo gallo, una cabeza de león, etc.

Otra imagen de la cornisaAdemás podemos observar tres canecillos deteriorados con parejas humanas que podrían representar escenas de sexo, aunque también podrían ser de lucha.

La cornisa de canecillos y metopas de Sotillo establece una clara relación con la cornisa de la galería de Duratón.

El interior
Interior de la iglesia de la Natividad de SotilloEn el interior, la nave tiene cubierta de madera, el arco triunfal es de medio punto y doblado. Los abovedamientos de la cabecera son completamente ortodoxos para el románico: bóveda de cañón para el presbiterio y horno para el ábside.

Capitel del arco triunfalEn los muros rectos de la cabecera, pertenecientes al presbiterio, hay arquerías ciegas sobre columnas de capiteles vegetales emparentados con los de las columnas entregas exteriores (la del costado sur está muy deteriorada)

Capitel de avesLos capiteles interiores del arco triunfal muestran expresivas imágenes de lucha de un infante con cota de malla, escudo y espada contra una bestia rampante (posiblemente un león).

En el capitel de enfrente tenemos una pareja de aves (posiblemente cigüeñas) con los cuellos entrelazados y picándose las patas, en claro simbolismo sobre la progresión espiritual.

 


Próximos Seminarios y
Viajes de Arteguias