VERSIÓN CLÁSICA  

 

Arte Mudéjar en la provincia de Badajoz

Historia y características del mudéjar en Badajoz

A pesar de la situación meridional de la provincia de Badajoz, sus territorios fueron plenamente reconquistados a mitad del siglo XIII, jugando, como en el caso de su vecina provincia de Cáceres un papel importante las órdenes militares.

El territorio pacense se encontraba abundantemente poblado por musulmanes por lo que la población mudéjar bajo el poder cristiano tuvo relevancia.

Sin embargo y como ya ocurriera en otras latitudes, pocas construcciones, salvo refuerzos militares, se harían en los primeros años de reconquista, pues era más rápido y cómodo cristianizar antiguas mezquitas para el culto de los conquistadores.

No obstante, existen templos cuya datación podría establecerse entre finales del siglo XIII y principios del XIV. Estos templos mudéjares de lejana tradición románica tenías una nave rematada en ábside semicircular. La fábrica era de mampostería encintada por hiladas de ladrillo y más raramente por muros de ladrillo. Algunas de estas iglesias, que se han datado erróneamente en el pasado son la de Puebla de Alcocer y Finibus Térrea de Almendral.

Pero indudablemente, el mudéjar en Badajoz, salvo estos reducidos restos primitivos, tiene dos etapas importantes. La primera se puede datar en el siglo XV, cuando se añaden estructuras y mejoras mudéjares a templos o construcciones anteriores más modestas. La segunda es el siglo XVI y es el momento de mayor brillo. El auge constructivo de estos últimos años del siglo XV y las primeras décadas del XVI se debe a la prosperidad económica que se vive gracias a la conquista de Granada y a las primeras etapas de explotación de América.

En estos años, el refinamiento del mudéjar se funde con formas góticas y renacentistas en muros (especial relevancia van a tener las torres), portadas y artesonados.

En esta etapa la arquitectura civil mudéjar (especialmente en palacios) florece especialmente. No obstante, en esta página dedicada al mudéjar de Badajoz nos centraremos en la arquitectura religiosa.

Monumentos importantes del Mudéjar de Badajoz

Algunas iglesias primitivas

La iglesia de Santiago de Puebla de Alcocer, ha sido recientemente restaurada. En ella hay partes de distintas épocas, pero no parece dudable que las secciones más antiguas sean la cabecera y el hastial. Ambas partes se decoran con arquerías de ladrillo que pueden fecharse entre los siglos XIII y XIV.

Por su parte la iglesia de Finibus Térrea en Almendral conserva un ábside mudéjar alterado y arquerías en su interior. Como curiosidad, diremos que la portadita de esta iglesia, de transición entre el románico y el gótico, además de decoración con puntas de diamante, lleva unas impostas que parecen visigodas por su relieve.

Más difícil es establecer tal antigüedad en los ábsides redondos de la Ermita de la Virgen de los Remedios de Casas de Don Pedro y la iglesia parroquial de San Miguel Arcángel de Valdecaballeros. En el primer caso, la tipología de la fábrica hace pensar en un origen antiguo pues, como en otras iglesias mudéjares del siglo XIII de otras latitudes presenta un piso bajo de mampostería sobre el que se yergue el resto del semitambor de mampostería con verdugadas de ladrillo.

En el caso de la iglesia de Valdecaballeros, el templo parece más moderno, sobre todo la articulación de las tres naves que se separan mediante arcos apuntados en la nave central y de medio punto en las laterales, todo sobre pilares de planta octogonal. La torre campanario sí parece tener bastante antigüedad. Está construida con mampostería y ladrillo con dos impostas y troneras recercadas de ladrillo y vanos apuntados.

Santuario de la Virgen del Ara, Fuente del Aro

La ermita o Santuario de Nuestra Señora del Ara es un edifico ubicado en las cercanías de Fuente del Aro.

Prescindiendo de las adiciones modernas, se cree que el edificio fue construido básicamente entre los siglo XIV y XV bajo el patronazgo de García Ramírez, prior santiaguista.

Lo más interesante es que el templo se encontraba rodeado por galerías porticadas mudéjares que fueron parcialmente cegadas para construir nuevas estancias. Afortunadamente se ha conservado bien la galería meridional que se abre mediante arcos de medio punto peraltados sobre columnas de fuste ochavado.
También es de valor la portada original de este muro, pues muestra un gran arco de herradura enmarcado por un perfecto alfiz.

Monasterio de Tentudía

Desde el punto de vista e histórico el Monasterio de Tentudía es uno de los más importantes del patrimonio medieval de Badajoz.

El mudéjar tardío y las torres-fachada

Una de las características del mudéjar tardío pacense es la presencia de torres fachada. Las torres fachada son campanarios que se alzan en el centro de la fachada oeste de las iglesias, constituyendo, además de su función específica, un imponente elemento decorativo pues suelen estar decoradas con arquerías murales y otras decoraciones mudéjares. Además, en la parte baja del campanario y en su centro se abre una de las puertas del templo.

Hay numerosas iglesias con torres fachada mudéjares en Badajoz. Quizás las más importantes y hermosas son las de Granja de Torrehermosa (curioso nombre que ya indica la monumentalidad del campanario de su iglesia) y Puebla de la Reina, aunque hay otras muchas relevantes como Valverde de Llerena, Campillo de Llerena, Hornachos, etc.

Básicamente, las características generales son las ya descritas, es decir torres construidas entre finales del siglo XV y todo el XVI, con portada tardogótica (frecuentes son las de tipo gótico isabelino con arquivoltas apuntadas trasdosadas por un arco conopial), cuerpo o cuerpos ciegos pero decorados con distintos motivos, como arquerías murales entrecruzadas, arcos ciegos ajimezados, etc. El remate de estas torres es el cuerpo de campanas que suelen disponer de dos pisos con dos troneras en cada uno.

Granja de Torrehermosa

La iglesia de Nuestra Señora de la Concepción de Granja de Torrehermosa es la más espectacular de las numerosas iglesias que en el sur de Badajoz lucen torres-fachadas mudéjares.

Su construcción está documentada en las décadas a caballo entre el siglo XV y el XV.
Aunque sufrió alteraciones importantes en el siglo XVIII en que se abrieron capillas en el muro del Evangelio, la iglesia gótico mudéjar original era de una sola nave y cabecera poligonal con bóveda de crucería.

La construcción es de mampostería e hiladas de ladrillo aunque hay partes completamente construidas con este último material como son los contrafuertes escalonados y rematados en pináculo.

Además de la puerta occidental que describiremos con el campanario, mencionamos otra pequeña puerta en el muro meridional. Parece que originalmente tenía vano rodeado de arquivoltas de ladillo apuntadas, aunque el hueco actual es de medio punto y parece reforma posterior.

Con todo, lo mejor de esta iglesia es su famoso campanario. Esta torre muestra una bonita portada de arquivoltas ojivales de ladrillo rematadas en conopio que asciende por el muro para unirse al trazado de nervios murales que decora todo el segundo cuerpo. Esta parte de la torre es la más espectacular pues dichos nervios murales de ladrillo forman una especie de arquería para luego formar cinco pisos superpuestos de gabletes o triángulos (que sustituyen aquí los habituales arcos). El cuerpo de campanas es doble y en ellos se abren dos troneras por cada cara.


Próximos Seminarios y
Viajes de Arteguias