VERSIÓN CLÁSICA  

 

Arte Mudéjar en Sevilla

Enlaces Relacionados

Campanario mudéjar: iglesia de San MarcosCuando el rey de Castilla y León. Fernando III, entra en Sevilla en el año 1248, lo hace en la capital de Al-Andalus. Si Córdoba dominó el panorama político del Islam en España durante los primeros tres siglos de su presencia, Sevilla ostentó la capitalidad desde la llegada de los almohades a mitad del siglo XII, siendo una urbe de gran extensión con numerosos palacios y mezquitas.

No es difícil imaginar la belleza de esta ciudad a la llegada de los ejércitos cristianos. Sin embargo, como ocurrió en otras latitudes durante los reconquista, los vencedores se resistirán inicialmente a emplear el lenguaje artístico que encuentran.

Parece que, orgullosos de su victoria, quieran preservar la pureza de las formas artísticas propias, es decir europeas y cristianas, que en aquellos tiempos no son otras que la sobriedad y monumentalidad de la arquitectura cisterciense.

Progresivamente este planteamiento se relajará y sucumbirá ante la fascinación ornamental del arte musulmán.

Arco mudéjar en una iglesia de Sevilla: Omnium SanctorumEn efecto, como se ve en Toledo, Córdoba y Aragón, la mudejarización del arte y arquitectura cristiana se incrementa a medida que pasa el tiempo. Las iglesias incorporan decoración mudéjar, no sólo en las techumbres sino en los vanos y la decoración mural. También los reyes y nobles se ven seducidos por la sensualidad de las formas islámicas y se construyen palacios de excelsa belleza.

El mudéjar de Sevilla a medida que se desarrolla va a emplear el lenguaje decorativo y formal almohade combinándose con el cisterciense, gótico y renacentista cristiano.

Arcos mixtilíneos. Santa CatalinaVeremos ampliamente el empleo del arco túmido (de herradura apuntado) remetido y encuadrado por falso alfiz, el arco polilobulado apuntado, el mixtilíneo y la decoración de sebka, un entramado mural de arcos mixtilíneos y lacerías de ladrillo cuyo resultado visual es una especie de red similar a rombos y que podemos ver en los muros de la Giralda almohade.

Se puede clasificar el Mudéjar Sevillano en base a diferentes criterios pero los más lógico es hacerlo en función del uso del edificio: arquitectura mudéjar religiosa (las iglesias bajomedievales) y la arquitectura mudéjar palaciega al servicio de reyes y nobles.

Para esta sección dedicada al Mudéjar de Sevilla, hemos elegido algunas iglesias alfonsíes, el gran Palacio - Alcázar Real y otro bello palacio, la llamada Casa de Pilatos.

Arquitectura religiosa: la Arquitectura Alfonsí en Sevilla

Como ocurrió en Córdoba, tras la conquista de Sevilla, Fernando III estableció parroquias en diversos barrios para dar servicio religioso a los nuevos ocupantes cristianos. Al principio, simplemente se consagraron y reutilizaron mezquitas musulmanas por lo que la erección de nuevos edificios tardaría décadas en iniciarse.

De ahí que la denominación de iglesias fernandinas sea incorrecta, pues los primeros templos construidos ex-novo en Córdoba y Sevilla datan ya de tiempos de Alfonso X el Sabio, en las últimas décadas del siglo XIII y la primera mitad del XIV.

Muralla de SevillaUn dato muy importante a tener en cuenta es el dramático terremoto que asoló Sevilla en el año 1356 y que obligó a la reparación o reconstrucción de estas iglesias parroquiales que de modo mayoritario datan de la segunda mitad del siglo XIV.

Puerta de San Marcos: fusión de formas cistercienses cristianas con decoración almohadePor ello, la arquitectura religiosa sevillana es más tardía y parece más evolucionada que la cordobesa aunque comparte bastantes características. Está menos apegada a los cánones cistercienses y resulta más mudejarizada.

Material y planta

El prototipo de iglesia mudéjar sevillana tiene como material mayoritario el ladrillo aunque también se usa el tapial y sillares en puertas y esquinas. Los muros no mostraban el material de construcción sino que se enlucía. Su planta es de salón con tres naves separadas por arcos apuntados, remetidos en alfiz. Los soportes son pilares aunque hay de diverso perfil: cruciforme, rectangular, ochavado, etc.

Iglesia de Santa Marina: muros de ladrilloUna tipología muy atractiva y minoritaria corresponde con una serie de iglesias cuyas naves se separan por arcos de herradura, como la iglesia de San Marcos de Sevilla, Santa María y Santa María del Castillo en Lebrija, San Mateo de Carmona y Santa María de Sanlúcar la Mayor.

Cubiertas

La cubierta de las naves no suele ser pétrea -salvo el caso de Santa Ana de Triana y algunas iglesias de la provincia- sino de madera (par y nudillo) decoradas con lacerías de gusto árabe de estilo mudéjar.

Las cabeceras tienen un ábside principal -en ocasiones tres- de hechuras góticas: planta poligonal abierto mediante arco triunfal apuntado. La cubrición de este ábside sí es pétrea, con bóveda de crucería sencilla y nervio espinazo central, como en la catedral de Burgos.

Al exterior estas cabeceras muestran su poligonalidad con contrafuertes en las esquinas y ventanales agudos y alargados en el centro de cada paño. El remate de la cornisa les proporciona un aire de fortificación al tener almenas escalonadas como en la mezquita de Córdoba (merlones dentados).

Puertas

Portada de  Santa Lucía en la iglesia de Santa Catalina. SevillaLas puertas son de buena cantería pétrea (aunque algunas secundarias son de ladrillo), asemejándose a sus homólogas cordobesas por lo que no han terminado de desprenderse completamente de la arcaizante ordenación de volúmenes correspondiente al románico de tradición cisterciense.

Estas portadas se abren en arimez o cuerpo resaltado que sobresale del nivel de la fachada (a lo románico) que se cubre con tejaroz soportado por canecillos (también herencia románica). Un motivo figurativo muy empleado en estos canecillos son cabezas de leones.

El vano de entrada está rodeado por numerosas arquivoltas apuntadas baquetonadas donde suele haber también motivos ornamentales de zigzagueados, dientes de sierra y puntas de diamante, elementos todos ellos heredados del último románico-cisterciense. Estas arquivoltas caen sobre columnillas muy finas cuyos capiteles forman un friso casi continuo de hojarasca gótica.

Sebkas y leones: elementos típicos del mudéjar de SevillaEn las enjutas suelen aparecer estatuas adosadas y, lo que más nos interesa desde el punto de vista mudéjar, en algunos casos existen arcos polilobulados y decoración de entrelazos almohades tipo "sebka" en la parte superior, bajo el alero, como en los casos de San Esteban y San Marcos.

Torres

Torre mudéjar de Santa Catalina. SevillaLa fuerte influencia del alminar almohade de la mezquita mayor -La Giralda- influyó tan decisivamente en las iglesias mudéjares sevillanas que ha habido un largo debate sobre el origen de algunos campanarios. Algunos autores las han calificado de alminares reutilizados como en el caso de San Pedro, Santa Lucía, San Marcos o Santa Catalina de la ciudad de Sevilla.

Sin embargo, lo más probable es que se construyeran en época de dominación cristiana, si bien pudieron aprovechar como base parte del alminar primitivo.

Imponente torre mudéjar de la iglesia de San Marcos, SevillaLa mayoría llevan machón central y escalera helicoidal, como los alminares almohades, aunque hay algunos ejemplares con bóveda ochavada mientras que la escalera es exterior como en Omnium Sanctorum.

A pesar de las reconstrucciones y restauraciones seculares, han quedado numerosos ejemplos de esta peculiar arquitectura cisterciense-gótico-mudéjar que es la alfonsí, en Sevilla. Aquí nos ocuparemos de algunas de las iglesias más importantes de este grupo en la ciudad de Sevilla como son: Santa Ana de Triana, San Gil, Santa Catalina, Santa Marina, Omnium Sanctorum, San Andrés, San Marcos y San Esteban.

Iglesia de Santa Ana de Triana

Según una inscripción, la iglesia de Santa Ana, en el castizo barrio de Triana, fue mandada construir por el monarca Alfonso X el Sabio en 1276 para agradecer a Santa Ana, madre de María, el milagro de la curación de una enfermedad. El edificio fue finalizado en el siglo XIV pero sufrió los efectos de dos terremotos, el consabido de 1356 y el de Lisboa de 1755.

Conserva tres portadas y el interior con sus tres naves abovedadas con crucería incluyendo el característico y burgalés nervio espinazo.

Iglesia de San Gil

Puerta muy modificadaSe considera una de las iglesias más antiguas del grupo, d finales del siglo XIII o comienzos del XIV. De esta época sería la cabecera aunque unas décadas más tarde se construirían las tres naves.

Además, ha sufrido numerosas reformas modernas que han desfigurado sustancialmente el aspecto medieval del edificio.

Iglesia de Santa Catalina de Alejandría

Muy interesante es la iglesia de Santa Catalina de Alejandría, que muestra un gran mudejarismo. Por ejemplo, en su portada interior (la exterior perteneció a Santa Lucía) muestra arco de herradura trasdosado por decoración polilobulada de ladrillo.

Santa Catalina: torreTambién interesa su campanario, buen ejemplo de la arquitectura mudéjar sevillana, con fábrica de ladrillo y vanos de arcos túmidos además de otros ciegos geminados y polilobulados. El remate es de merlones de tradición cordobesa.

Por último hay que citar el llamado "Redondillo" que corresponde la exterior de la nave norte y que tiene dos semicilindros de ladrillo decorados con arcos mixtilíneos. Tal estructura asemeja a auténticos ábsides y nos recuerdan las cabeceras de las iglesias mudéjares toledanas.

Iglesia de Santa Marina

Santa MarinaIglesia de origen anterior que tuvo que ser reconstruida tras el terremoto de 1356. En la actualidad es de las mejor conservadas dentro del mudéjar sevillano.

Además de las habituales tres naves, merece la pena la limpieza del ábside poligonal con ventanales góticos rasgados y almenas escalonadas.

Tiene tres puertas, la principal es de piedra con arquivoltas baquetonadas de perfil ojival. La exterior tiene zigzagueado y guardapolvos de puntas de diamante. En sus enjutas se dispusieron relieves de personajes sagrados bajo doseletes de estética gótica.

Iglesia de Omnium Sanctorum

Decoración mudéjar inspirada en La GiraldaLa de Omnium Sanctorum es una interesante iglesias que conserva bastantes elementos de la arquitectura mudéjar sevillana gracias, especialmente, a su soberbia torre campanario adosada al norte de los pies, junto a la fachada occidental.

De fábrica de ladrillo está claramente inspirada en La Giralda, como se puede apreciar en los arcos mixtilíneos apuntados y los paños de sebka recuadrados.

Iglesia de San Andrés

Cabecera de la iglesia de San AndrésLa de San Andrés es otra de las iglesias parroquiales bajomedievales de Sevilla, siguiendo la mayor parte de las pautas descritas anteriormente.

Del exterior, además de sus tres puertas, lo más apreciable es su cabecera al encontrarse exenta.

Iglesia de San Marcos

Las iglesias de San Marcos y San Esteban parecen algo más tardías a las anteriores aunque siguen sus pautas principales. Sus portadas llevan decoración mudéjar de sebka de tradición almohade bajo el alero.

Por otro lado, La torre de San Marcos es el mejor campanario mudéjar de Sevilla. Está tan inspirada en la Giralda almohade que para algunos autores pudo ser un alminar reutilizado. Sin embargo, lo más aceptado es que es una construcción de tiempos de dominación cristiana (primera mitad del siglo XIV). Lleva vanos ajimezados con mainel y decoración mural similar al sebka.

Iglesia de San Esteban

Tras las restauraciones de los años noventa del pasado siglo, la iglesia de San Esteban es de las más atractivas de este grupo de templos que estamos revisando.

Su fábrica es de ladrillo y está organizada interiormente con planta basilical de tres naves tres naves de desigual altura -las laterales más bajas que la central- separadas por arcos ojivales sobre pilares. La cabecera también cumple con los cánones de estas iglesias: estructura y abovedamiento gótico.

La puerta occidental de San Esteban es una de las más bellas de la arquitectura medieval sevillana donde se combinan las formas góticas cristianas con la decoración epidérmica musulmana. Se trata de una construcción tardía -primeras décadas del siglo XV- y muy ricamente organizada: mediante arcos abocinados abocinados sobre los que aparecen estatuas bajo doseles y una rica malla de sebka bajo canecillos con bustos de león.

Otras iglesias de este grupo

Además de las señaladas hasta el momento, existen otras iglesias mudéjares en la ciudad de Sevilla, como San Román, destacable por su agradable fachada occidental; San Pedro, con su esbelto campanario; y otras como las parroquias de San Isidoro, San Lorenzo, etc.

También citaremos aquí que esta arquitectura arraigó fuertemente en la gaditana ciudad de Jerez de la Frontera y en localidades como Lebrija, Carmona, etc.

Arquitectura doméstica palaciega: El Alcázar de Sevilla y la Casa de Pilatos

Reales Alcázares de SevillaDesde tiempos de Alfonso X, la monarquía y la nobleza, deseosa de lujo y la ostentación que permitiera reafirmar su poder, buscó en el arte mudéjar el estilo de sus palacios y casas señoriales. Especialmente Alfonso XI y sobre todo Pedro I fueron los monarcas que más se apegaron a las formas mudéjares.

Fruto de ello, tenemos el monasterio de Santa Clara de Tordesillas, en Valladolid y muy especialmente el fastuoso complejo del Real Alcázar de Sevilla (más exactamente: "Reales Alzcázares de Sevilla").

El Alcázar de Sevilla es un complejo palaciego iniciado en tiempos de Alfonso X y continuado por Alfonso XI. No obstante la mayor parte de los edificios que lo forman fueron de tiempos del reinado de Pedro I.

Decoración mudéjar del Alcázar. SevillaSe ha debatido mucho sobre la intervención de alarifes toledanos, sevillanos y granadinos en el alcázar. Los estudiosos del mudéjar no siempre se ponen de acuerdo sobre las partes que fueron construidas por unos y otros.

Se sabe que Pedro I tenía amistad con el rey moro de Granada, Mohamed V, y que artistas granadinos trabajaron en el alcázar. Pero también se observa a primera vista como manos toledanas también trabajaron en diversas partes del mismo recuperando una cierta tradición califal. Por último, se aprecia también el trabajo de artistas sevillanos que continúan aplicando las formas almohades.

Ajimez mudéjar. Alcázar de SevillaEn conjunto, pues, el Alcázar de Sevilla es un edificio ecléctico donde se manifiestan diferentes tendencias del arte musulmán interpretadas por mudéjares de distintas procedencias y filiaciones.

El Alcázar de Sevilla se articula alrededor de dos patios, el fastuoso y grande llamado de Doncellas y el más recoleto, denominado de la Muñecas. En la confluencia de ambos, se encuentra el magnífico Salón de Embajadores.

Más información de los Reales Alcázares, Sevilla

La Casa de Pilatos

La Casa de Pilatos, residencia de los duques de Medinaceli, es un extraordinario palacio de dos plantas construido en los primeros años del siglo XVI.

Fue manado construir por D. Pedro Enríquez, Adelantado Mayor de Andalucía y su mujer, Catalina de Ribera, aunque la mayor parte del edificio se erige por D. Fadrique, hijo de ambos, a su regreso de Jerusalén.

No vamos a pararnos a describir un edificio que es básicamente renacentista y de sabor italianizante, pero sí citaremos aquí la abundante decoración mudéjar que se combina con la arquitectura del Renacimiento de una manera magnífica y armoniosa. Por ejemplo, el patio central porticado, prodigio de belleza y elegancia, donde imperan la arquitectura y escultura de tradición romana e italiana, se ve engalanada por una exquisita decoración geométrica y vegetal mudéjar.


Próximos Seminarios y
Viajes de Arteguias