VERSIÓN CLÁSICA  

 

Arte Románico en Teruel

Canecillos románicos en la iglesia de Bordón (Teruel)Si Aragón es una de las comunidades españolas que más pueden presumir de su románico, su distribución geográfica es muy irregular.

Ciertamente, es Huesca la provincia que mayor concentración conserva, siendo una de las provincias españolas que más número de restos tiene. Ello es especialmente notorio en el norte y oeste provincial.

Zaragoza cuenta también con una comarca románica emblemática como es la de Cinco Villas. Sin embargo, tradicionalmente se ha considerado que al sur del Ebro el territorio románico se tornaba en mudéjar de forma exclusiva.

Actualmente y a medida que investigadores y divulgadores avanzan en sus estudios y prospecciones sabemos que también existen restos románicos en el sur de Zaragoza, si bien se trata de construcciones tardías y en bastante menor número.

Ermita de Gallocanta, en la provincia de Zaragoza, muy cerca de TeruelSiendo así era de esperar que en Teruel el románico fuese inexistente y como tal aparece en la mayoría de los libros y guías de arte.

Y no es que tenga Teruel ni mucho ni buen románico, pero algo hay, y es justo que se tenga en cuenta y se conozca. Si el eslogan reivindicativo turolense reza algao así como "Teruel existe" podríamos decir también que "algo de románico, en Teruel, también existe".

Distribución geográfica

La distribución geográfica del escaso románico turolense es irregular. Podemos citar algunas comarcas donde se concentra:

  • Capilla románica del castillo de AlcañizEn el norte de la provincia, en las comarcas de Calamocha, Cuencas Mineras, Andorra y Matarraña.
  • En el sueste: Comarca de Gúdar-Javalambre.
  • De forma aislada quedan varias iglesias en las proximidades de Teruel, pero no dejan de ser algunas de las más importantes. Sabemos que la propia ciudad de Teruel vio construir una iglesia románica en lo que hoy es la catedral, pero fue muy alterada posteriormente en estilo mudéjar.

Características del románico en Teruel

Las manifestaciones tardorrománicas de Teruel, salvo alguna excepción, como es el caso de la capilla del Castillo calatravo de Alcañiz, corresponden a una arquitectura inercial, tardía y popular. En muchos casos el valor que manifiestan es más histórico y arqueológico que artístico.

Iglesias tardorrománicas populares

A pesar de su humildad, a este grupo de construcciones se les debe considerar románicos y no hallamos en ellos ni mudejarismos ni goticismos suficientes como para considerarlas híbridas.

En este grupo citamos las iglesias de Blancas, Argente, Camañas, Baronía de Escriche (todas ellas no muy alejadas de la capital) o las ermitas de Loscos, que poseen una correcta estructura tardorrománica de una nave y cabecera con ábside semicircular. El material es siempre modesta mampostería sola o combinada con hiladas de ladrillo (en el caso de la ermita de Santa Quiteria de Argente).

Ermita de la Virgen del Consuelo de Camañas

Este pequeño y modesto templo sirve como ejemplo de las iglesias que en mayor medida debieron existir en Teruel y que por su modestia y fragilidad serían sustituidas en siglos posteriores.

Es un templo de una nave y ábside semicircular de mampostería con una sola aspillera en el centro. Los canecillos son completamente lisos.

El mayor interés se encuentra en el interior, pues se han descubierto pinturas murales en el ábside con restos del tradicional Pantocrátor y Tetramorfos de tradición románica arcaizante pues probablemente se realizaron en el siglo XIII o comienzos del XIV.

El artesonado de madera conserva pinturas de buena calidad pero en lamentable estado de abandono. Muestra caballeros y otras escenas que podrían clasificarse dentro del gótico lineal imperante en la segunda mitad del siglo XIII y buena parte del XIV

Iglesias de reconquista

Empleamos aquí el término "iglesias de reconquista" al ser una denominación aceptada y conocida y que describe la mayor parte de la arquitectura conservada del siglo XIII en la Comunidad Valenciana (y también en bastantes lugares del sur de Cataluña y Aragón)

Recordamos que estas iglesias son sencillísimos templos a medio camino entre lo románico y gótico, construidas masivamente tras el avance conquistador hacia el sur del Reino de Aragón en el siglo XIII y que son edificios de una nave rectangular, testero plano, arcos diafragma agudos que soportan techumbres de madera dos aguas y con sencillas portada/s con arco/s de medio punto.

Pertenecientes a esta categoría tenemos algunas iglesias en Teruel como la ermita de la Magdalena de Castell de Cabra y la Ermita de la Virgen del Pilar de Andorra.

Ermita de la Magdalena de Castell de Cabra

A unos cuatro kilómetos de Castell de Cabra , encontramos la ermita de la Magdalena. Es un sencillísimo edificio de repoblación de una nave con arcos diafragma ligeramente apuntados que soportan la techumbre de madera.

En el muro sur hay una portadita de gran sencillez pero de nobleza románica. Tiene dos arquivoltas lisas de medio punto que apoya sobre sendas jambas.El guardapolvos tiene decoración de puntas de diamante.

Ermita de la Virgen del Pilar de Andorra

Puerta de la ermita. Andorra, TeruelEsta ermita es del siglo XIII o comienzos del XIV y ha sufrido algunas transformaciones que han variado parte de su fisonomía. La fachada de poniente muestra una pequeña portadita de arco de medio punto con una moldura polilobulada que recuerda lejanamente modelos leridanos y un pequeño óculo.

El protogótico

Empleamos este término por su popularidad, aunque muy frecuentemente se emplee mal para designar construcciones en que conviven rasgos románicos y góticos que nada tienen de "proto" es decir de precursoras del gótico (las verdaderas construcciones protogóticas que tantean el gótico son del siglo XII), sino más bien son construcciones tardías y arcaizantes de muy avanzado el XIII cuando el gótico ya está más que inventado (aunque todavía circunscrito a las grandes catedrales urbanas)

Ermita de la Sangre. SarriónEstas iglesias "protogóticas" emplean un lenguaje formal que combinan rasgos románicos y góticos y que en España están más influidas por la arquitectura de los cistercienses que por las incipientes catedrales verdaderamente góticas.

Así tenemos la ermita de la Sangre de Cristo de Sarrión cuya puerta no difiere en nada (salvo por sus menores dimensiones) que las que encontramos en los cenobios cistercienses.

Otra de estas puertas la tenemos en la Ermita de la Virgen de La Fuente de Peñarroya de Tastavins, ya prácticamente gótica, aunque conserva algunos rasgos románicos indudables, como su apertura en arimez, canecillos y capiteles esculpidos historiados.

Un caso aparte: Alcañiz

Dentro del humilde panorama del arte románico turolense, la localidad de Alcañiz es una clara excepción puesto que aquí hallamos restos románicos de gran nobleza.

Ventanal románico de la capilla del castillo  de Alcañiz, TeruelEl principal monumento es el Castillo de los Calatravos, iniciado a finales del siglo XII y en el que se construyó -como era preceptivo en las fortalezas de los monjes soldados- una iglesia como capilla del castillo.

Esta iglesia es de una sola nave y testero recto, abovedada con medio cañón apuntado, reforzado mediante arcos fajones sobre columnas adosadas a los muros. Entre los tramos aparecen ventanas románicas de gran hermosura.

Policromía románica en una de las puertas de la capilla del castillo de Alcañiz, TeruelTiene esta capilla dos portadas románicas, la de entrada al templo y la que lo comunica con el claustro gótico.

Estas puertas todavía conservan una corrección románica en sus hechuras: arcos de medio punto, taqueado jaqués como decoración, aunque la austeridad del motivos que adornan los capiteles nos habla de la influencia cisterciense propia de las construcciones de las órdenes militares.

La gran particularidad es que una de ellas conserva parte de las pinturas románicas originales en arquivoltas y capiteles.

Puerta románica de San Pedro de AlcañizÉste no es el único resto conservado en Alcañiz, pues en la Glorieta de Valencia encontramos una portada procedente de la iglesia de San Pedro y que fue trasladada y montada aquí en los años sesenta del pasado siglo. Se trata de un notable ejemplar de tres arquivoltas semicirculares, imposta ajedrezada y cuatro columnas.

 

 

 

 

 


Próximos Seminarios y
Viajes de Arteguias