PÁGINA DE INICIO 

 

Colegiata de Santa María la Blanca de Berbegal, Huesca

Introducción

Vista de la Colegiata de Santa María la Blanca de Berbegal desde el oesteBerbegal es una histórica villa asentada en la Comarca del Somontano de Barbastro, territorio vecino al este de la Hoya de Huesca. El caserío se ubica sobre un cerro alargado o muela a una altura de 512 metros sobre el nivel del mar, que aunque parezca escasa altitud, sobresale sobre las tierras circundantes que apenas alcanzan los 400 metros, como la vecina localidad de Peralta de Alcofea.

Es precisamente esta propiedad del cerro donde se asienta la que ha dado a Berbegal protagonismo desde tiempo inmemorial, pues permitía a sus moradores una perfecta vigilancia del entorno con fines defensivos.

Capitel con animales fantásticos en el pórtico surSi a ello unimos que ha sido tradicionalmente cruce de caminos y vías, no es extraño que en la zona se hayan encontrado huellas de antiguas civilizaciones.

En lo relativo a su historia medieval, todo apunta que Berbegal fue conquistada a los musulmanes en la campaña que Pedro I de Aragón lanzó para la recuperación sobre Barbastro, importante núcleo árabe. Ello debió acontecer en una indeterminada fecha entre 1100 y 1101.

La mayoría de los historiadores apuntan a que la iglesia de Santa María (Monumento Nacional desde 1975), que llegó a alcanzar dignidad y funciones de colegiata, fue iniciada poco después de la reconquista, a comienzos del siglo XII.

Ábside lateral norteCapitel con una representación de leones apresando a otro animalLa edificación románica que se llevó a cabo tendría un monumental edificio de tres naves, transepto, cimborrio, cabecera de tres ábsides y varias portadas monumentales. El caso es que, como algunas iglesias oscenses -cuyo ejemplo más famoso es el de la iglesia de Santiago de Agüero- comenzó bien pero por motivos económicos u otros avatares no se llegó a concluir como estaba prevista. Se edificó la cabecera, el transepto y un tramo de las naves. A finales del siglo XII se terminó apresuradamente parte de un segundo tramo y se cerró.

No mucho más tarde, a comienzos del siglo XIII debieron llegar mejores tiempos para la iglesia pues se construyó un potente pórtico tardorrománico-gótico en el costado sur que sirviera de base para la torre campanario que luego describiremos.
Exterior

Colegiata de Santa María la Blanca de Berbegal, Huesca: aspecto exterior de la cabecera Aunque muy encajonada y con mala perspectiva para ser contemplada y fotografiada, la Colegiata de Berbegal es de monumentales proporciones. Está constituida por tres grandes ábsides escalonados, siendo, como es habitual, bastante más alto y profundo el central.

Puerta norte

Puerta norteEs la puerta más importante de la iglesia en la actualidad, aunque debió haberse proyectado otra más suntuosa en la fachada occidental, que no llegó a construirse al cerrarse apresuradamente el muro. Tiene arquivoltas aboceladas de medio punto sobre jambas y tres pares de columnas con lisos capiteles.

En la restauración de 2005-2006 se colocó un tímpano que hasta entonces se encontraba encastrado en el muro norte, sobre otra pequeña puertecita de grandes dovelas. Aunque muy erosionado, se aprecia perfectamente que se trata la habitual escena de la Parusía: Cristo en Majestad con el Tetramorfos.

Tímpano de la puerta oesteEn el dintel hay un crismón, un tanto peculiar puesto que la habitual "S", se ha convertido en un "G" o en una sigma minúscula.
Pórtico sur y torre.

El pórtico sur y la torre campanario

El pórtico surComo indicamos anteriormente el pórtico sur y la torre que se yergue sobre él son del siglo XIII. Su construcción casi tapa parte de la pequeña puertecita meridional, lo que indica que es posterior, pues queda descentrada. El pórtico o porche se cubre con bóveda de crucería sencilla y primitiva. Se abre al exterior mediante tres grandes arcos apuntados, sobre un sistema columnario enriquecido con numerosos capiteles figurados.

Capitel del pórtico: ceones enfrentadosA pesar de lo tardío de este elemento, la iconografía, incluso la plástica, de las escenas es todavía románica.

Encontramos principalmente temas zoomorfos de arraigado simbolismo: parejas de leones vigilantes, combates entre dragones y leones, algún que otro dragón andrófago, leones atrapando un cuadrúpedo, un hombre que parece cazar a un ciervo, un hombre con un gran saco a la espalda, etc.

Colegiata de Berbegal: torre campanario adosada en el costado surLa torre sobre el pórtico tiene también tres ventanales, si bien éstos son de hechuras románicas con doble arquivolta baquetonada sobre columnas.

Interior

Interior del ábside centralEn el interior también se aprecian algunas de las fases constructivas por las que pasó el templo. La cabecera y el transepto son del siglo XII, con las bóvedas de horno y medio cañón característicos.

Estos tres ábsides son escalonados y de distinto volumen (mucho mayor el central) tiene la particularidad de mostrase sin demasiados elementos -como retablos y otros objetos mueble que distraigan su observación.

Sobre el crucero debió erigirse una cúpula sobre pechinas, pero fue reemplazada en el siglo XVI por una estrellada de factura tardogótica.

Toda la parte románica es muy elegante y recia, a lo que no son ajenos los aires hispanolanguedocianos que se aprecian en los pilares con dobles columnas en cada una de sus caras.

Los capiteles son lisos o de somera talla, lo que refuerza la vinculación de esta iglesia a la arquitectura cisterciense que imperó en gran parte de la arquitectura monástica de la segunda mitad del siglo XII en buena parte de los reinos hispanos cristianos.

Tramo de los piesEl tramo del coro es obra de finales del XII, con bóveda de cañón. Al norte tenemos la capilla de Pedro Arbués.

Entre el mobiliario y las obras de arte mueble hay que citar una pila bautismal renacentista del siglo XVI, una lauda sepulcral perteneciente a Jaime Callén y una réplica de la desaparecida talla de la Virgen Blanca.

Bienes muebles desaparecidos

La excolegiata de Santa María la Blanca de Berbegal también es célebre por los bienes muebles medievales que desgraciadamente ya no se encuentran en la iglesia. Nos estamos refiriendo a la talla Virgen Blanca y al frontal del altar.

Por su parte la escultura de la Virgen Blanca era una notable pieza de imaginería del siglo XIII. La versión generalizada es que pudo arder durante el incendio que sufrió la iglesia durante la Guerra Civil. Sin embargo, para otros autores, pudo ser enajenada pocos años antes de la contienda y encontrarse en la actualidad en alguna colección particular.

Reproducción del antipendioMás famoso es el frontal de altar o antipendio pintado con la figura de Cristo en Majestad rodeado por los doce apóstoles. Esta pieza, considerada una obra maestra próxima al estilo de la sala capitular del Monasterio de Sigena, se trasladó a Lérida en 1904, puesto que la iglesia se encontraba sin culto y pertenecía al Obispado leridano. En la actualidad se expone en el Museo de Lérida, Diocesano y Comarcal.

En 1954, Berbegal pasa a ser parte de la diócesis de Huesca y desde 2005 se reclama, sin éxito, su devolución al lugar de donde partió.

(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
José Manuel Tomé)

 

 


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias