PÁGINA DE INICIO 

 

El Pilar de Zaragoza

Fachada meridional de la Basílica de El Pilar de Zaragoza La Basílica de El Pilar de Zaragoza es, sin duda, el emblema de la ciudad y una de las construcciones más conocidas de España en el extranjero.

Se construyó sobre un solar de un valor histórico impresionante, junto al río Ebro, ya que aquí estuvo el foro de la ciudad romana y luego, tras la reconquista aragonesa, varias iglesias cristianas de distinto estilo que se fueron sucediendo hasta llegar a la actual basílica barroca.

Hoy este lugar es el corazón monumental de Zaragoza, ya que en la llamada Plaza de las Catedrales, hay edificios tan importantes como, además del Pilar, la Lonja renacentista, edificio construido en la mitad del siglo XVI, el Ayuntamiento y en el extremo oriental la Seo, auténtica catedral de Zaragoza cuyos muros tiene la impronta de un sinfín de estilos artísticos, entre lo que hay que citar restos de la mezquita árabe y la cabecera románico y mudéjar.

Volviendo a la Basílica de El Pilar, diremos que en este lugar que ocupa el edificio, según la tradición, es donde se le aparecería la Virgen, encaramada en un pilar, al apóstol Santiago.

Especacular imagen de la fachada de El PilarEl Pilar es un enorme edificio barroco comenzado en el año 1681 y proyectado por Francisco de Herrera, aunque intervinieron otros muchos arquitectos, incluyendo a Ventura Rodríguez.

Se trata de un enorme edificio de planta rectangular enmarcado por cuatro torres. Tiene planta de tipo basilical, con tres naves de igual altura y separadas por pilares con pilastras adosadas de tipo clasicista. Mide 130 metros de longitud y 67 de anchura. Las bóvedas son de medio cañón aunque interrumpidas por 11 cúpulas y 10 linternas.
El aspecto interior se modificó gracias a la intervención de Ventura Rodríguez, haciendo más clasicista y austera la decoración, siguiendo criterios neoclásicos. Varias de las cúpulas y bóvedas tienen frescos pintados por los Bayeu y Francisco de Goya, entre otros.

Pero, el interior de El Pilar de Zaragoza tiene un foco de la máxima atención para el visitante. Y no es otro que la Santa Capilla donde se expone la escultura de la Virgen sobre su pilar. Esta capilla, construida por Ventura Rodríguez en 1754, tiene forma de templete elíptico y muestra una estructura y decoración barrocas.

 


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias