Arteguias Seminarios por Internet
Cursos y seminarios presenciales Arteguias
Viajes guiados
ARTE ROMÁNICO rutas libros ARTEGUIAS PÁGINA DE INICIO 

 

Guía del Convento de San Francisco de Ourense

Libro: ICONOGRAFÍA Y SIMBOLISMO ROMÁNICOIntroducción

Sabida es la importancia que en toda Europa alcanzaron las órdenes mendicantes de franciscanos y dominicos a lo largo de los siglos bajomedievales coincidiendo con el auge de las ciudades y de la vida urbana que relegó a otras ordenes monacales como los benedictinos (especialmente los cistercienses que habían reinado durante el siglo XII) a un papel cada vez más secundario.

En tierras gallegas, este fenómeno fue especialmente notable, de modo que se fundaron numerosos conventos de frailes franciscanos y dominicos en las ciudades más relevantes durante los siglos XIII y XIV. Estas fundaciones impulsaron una modalidad de arquitectura gótica mendicante bastante alejada de los preceptos de la arquitectura gótica clásica europea y que tuvo en Burgos, Toledo y León los mejores ejemplos en tierras hispanas.

Claustro del Convento de San Francisco, Ourense

Este gótico mendicante gallego siguió, en ciertos aspectos, la estela del tardorrománico mateano de modo que muchas de sus estructuras no rompen definitivamente con el estilo anterior, sino que se apegan a él. Nos referimos a las portadas con capiteles historiados, los canecillos figurados, los claustros con aspecto románico con sus columnas pareadas de fustes cilíndricos que sujetan arcos sin tracerías, etc.

Aspecto de una de las arquerías del claustro de San Francisco

Fundación del Convento de San Francisco en Ourense

En la importante sede episcopal de Ourense los franciscanos se instalaron en la primera mitad del siglo XIII aprovechando la donación de una casa-convento situada en la actual Plaza del Corregidor a la que añadieron la construcción de la iglesia conventual en 1255. A finales del siglo XIII surgió un importante conflicto entre el obispo de Ourense y la comunidad franciscana que concluyó con el incendio del convento. De modo que los frailes tuvieron que marcharse de la ciudad hasta que el papa intervino en favor suyo.

Capitel con dos animales rodeando un árbol

Será décadas después, a comienzos del XIV cuando los frailes franciscanos vuelvan a ubicarse en la ciudad y comiencen la edificación de un nuevo convento en un lugar distinto: en la parte alta de la urbe, al pie del Montealegre.

Convento de San Francisco de Ourense: sombras en el suelo de una de la pandas

Las obras se extenderían durante varias décadas de esa centuria hasta poco después de la mitad del siglo y las calamidades de la Peste Negra.

Con la Desamortización de Mendizábal de 1835-36, los frailes fueron expulsados y el convento pasó a ser propiedad del ayuntamiento que lo cedió al ejército que lo convirtió en cuartel de infantería entre 1843 y 1844, ocupación que duro casi siglo y medio, finalizando en 1984.

Capitel doble con aves

En 1927 se aprobó el traslado piedra a piedra de parte de la iglesia franciscana desde Montealegre hasta un punto céntrico de la ciudad: el Parque de San Lázaro. Esta controvertida operación afectó a la cabecera y a la fachada, cuya puerta se instaló décadas después, en 1955. En esta azarosa aventura se perdió la torre campanario que databa de 1599. Por su parte, los muros laterales de la nave debieron dejarse en su lugar original puesto que servían de cerramiento a la panda sur del claustro.

La iglesia del Convento de San Francisco de Ourense

Cabecera

La cabecera de la iglesia conventual sólo se pude admirar desde el interior pues se reconstruyó en un lugar junto al Parque de San Lázaro que se encuentra rodeado de edificaciones.

El templo tenía una sola nave cubierta de madera más otra nave perpendicular de transepto. La cabecera está formada por tres ábsides poligonales más grandes el central que los laterales como es norma en la arquitectura medieval. Estos ábsides se cubren con bóveda de crucería en abanico y se iluminan mediante ventanales agudos muy rasgados propios del gótico mendicante gallego.

Fachada occidental

El imafronte o fachada occidental se compone de un óculo o pequeño rosetón con molduras de palmetas y puntas de diamante.

Puerta de la iglesia del Convento de San Francisco de Ourense, reubicada en el Parque de San Lázaro

Debajo está la puerta con arquivoltas muy apuntadas menos la interior que es trilobulada. Los apoyos son cuatro columnas y dos estatuas columna que componen el pasaje de la Anunciación. Los capiteles de las columnas inciden en el tema de la interacción entre dragones y seres humanos, incluyendo un gaitero.

Detalle de la puerta occidental de la iglesia conventual

El claustro

El claustro del convento de San Francisco de Ourense se encuentra en el lugar original en que fue erigido en el siglo XIV (entre 1325 y 1350), en el Montealegre. Durante muchos años ha estado cerrado al público porque se encontraba en mal estado. Por ejemplo, las pandas no tenían techo y hubo de reconstruirse de madera en 1978. En definitiva, se acometió un laborioso trabajo de restauración.

El claustro del convento de San Francisco de Ourense

Su forma es cuadrangular irregular, no un cuadrado perfecto. De hecho cada panda tiene un número distinto de arcos que se agrupan en tandas de cinco o seis mediante pilares prismáticos.

Claustro del convento de San Francisco de Ourense tras su restauración

En el ángulo noroeste se erguía un lavatorio para que los frailes se aseasen antes de entrar en el refectorio. Todavía queda el arranque de un arco hacia el interior del patio.

Por su parte, en la panda septentrional quedan arcos de acceso a la antigua sala capitular, que en el siglo XVI fue transformada en capilla funeraria de los Sandoval. Los arcos originales del siglo XIV de comunicación entre el claustro y la sala capitular siguen las mismas pautas que los de las arquerías de las pandas que luego analizaremos.

Antigua comunicación entre el claustro y la sala capitular

Sin embargo, cuando se construyó la capilla de los Sandoval se hizo una nueva puerta con arco rebajado con intradós angrelado adornado por su parte superior con escudos heráldicos. Flanquean este vano dos estatuas bajo doseletes que corresponden a San Gabriel y a la Virgen María que conforman el pasaje de la Anunciación.

Arcángel San Gabriel en la puerta de la Capilla de los Sandoval, Ourense

Las arquerías del claustro y su escultura

Los arcos de las cuatro pandas son apuntados y caen sobre parejas de columnas pareadas de fustes monolíticos cilíndricos sobre un podio, muy a la manera románica. Una primera impresión puede hacernos creer que estos arcos son túmidos, es decir, apuntados de herradura. Pero tal efecto es debido a que los salmeres se ensanchan para contener relieves, lo que convierte a este claustro en un ejemplar muy singular de la arquitectura bajomedieval europea.

Arcos con guardapolvos de puntas de diamante

El intradós de los arcos tiene un prominente relieve constituido por tres baquetones. Las caras verticales de estos arcos son planas y llevan como guardapolvos puntas de diamante.

Tanto los capiteles como los citados relieves del arranque de los arcos ofrecen un variadísimo repertorio de temas vegetales, zoomorfos y de temas historiados.

El claustro del convento de San Francisco de Ourense: detalle de capiteles y de salmeres

Este aspecto ha sorprendido a algunos autores por chocar con la austeridad practicada por la orden franciscana y contravenir las órdenes Bernardo de Claraval. Sin embargo, la Orden del Císter que dirigió Bernardo durante décadas es benedictina de clausura y los monjes no salían del monasterio. Si embargo, una de las tareas esenciales de los franciscanos y de los dominicos era enseñar conceptos religiosos al pueblo llano analfabeto de las ciudades, por eso podía existir figuración alegórica, simbólica o bíblica en la escultura monumental de sus edificios.

Dragón y arpía

De los capiteles zoomorfos sobresalen cuantitativamente dos animales fabulosos que fueron muy difundidos a finales del siglo XII y el XIII en gran parte de Galicia por el taller del Maestro Mateo: el dragón -en ocasiones en combate con el ser humano- y, sobre todo, la arpía. En efecto, en este claustro franciscano, las arpías (animales híbridos con cuerpo de ave, cabeza humana, patas de cabra y cola de serpiente) fueron talladas casi con todas las formas y aspectos posibles, en una variedad única. Puntualmente aparecen centauros, como por ejemplo un capitel que muestra un centauro sagitario disparando su flecha a un animal que parece un oso y en otra cesta a una arpía.

Capitel con centauros y una arpía en el El claustro del convento de San Francisco de Ourense

Dentro de los animales reales aparecen leones, jabalíes, cérvidos, aves, perros, etc. En muchos de estos casos se quiso representar escenas de caza y de combate, con la carga simbólica que caracteriza a este tipo de lances.

Cuadrúpedos con cabeza común

Son proporcionalmente escasos los seres humanos que aparecen en este claustro. Cuando lo hacen suele ser en combates contra monstruos maléficos. También aparecen cabecitas entre la vegetación. En una de las cestas aparecen figuras humanas encapuchadas que podrían representar frailes.

Capitel con figuras humanas en uno de los capiteles del claustro

Un capitel interesante ofrece la escena caballeresca de la cacería con halcón (cetrería) en la que participa un caballero y su dama sentada a mujeriegas.

Escena caballeresca de caza mediante la técnica de la tracería

Queda citar que en dos de las esquinas se colocaron sendas estatuas columna con Santiago y San Pedro con las llaves. Justo encima del vicario de Cristo se trabajó un capitel con la escena de la Anunciación.

Estatua columna con San Pedro y un capitel con el pasaje de la Anunciación

A veces los motivos esculpidos en las arquerías monopolizan tanto la atención del visitante que podemos olvidarnos de contemplar los canecillos figurados (otro rasgo románico arcaizante) de los aleros. Como en el románico, predominan elementos geométricos (proas de nave, cavetos, etc.), vegetales y cabezas humanas y de animales, especialmente felinos.

Canecillos del claustro


Libros,Seminarios y
Viajes de Arteguias
Cursos y seminarios presenciales Arteguias
Arteguias Seminarios por Internet
Viajes guiados
Libro: ICONOGRAFÍA Y SIMBOLISMO ROMÁNICO

 

Aviso Legal