PÁGINA DE INICIO 

 

Guía del Convento de Santo Domingo de Ribadavia (Ourense)

Introducción

La iglesia del Convento de Santo Domingo de Ribadavia supone uno de los modelos más genuinos de la que se denomina arquitectura gótica mendicante en Galicia. Vamos a hacer un breve acercamiento a estos edificios que guardan un evidente aire de familia entre sí.

El gótico mendicante (conventos dominicos y franciscanos) en Galicia

El gótico en Galicia tiene una característica que destaca sobre las demás de manera sobresaliente. Se trata de su conservadurismo y apego a la tradición románica precedente. En el ámbito rural, se pueden encontrar templos de formas románicas construidos a lo largo de todo el siglo XIII y bien entrado el XIV. Pero al margen de este gótico rural de características arcaizantes, destacamos la importancia de los conventos de las órdenes mendicantes: dominicos y franciscanos.

Guía del Convento de Santo Domingo de Ribadavia, Ourense

Si dominicos y franciscanos comenzaron su actividad predicadora a comienzos del siglo XIII, será durante el XIV cuando acometerán sus principales obras constructivas en sus conventos. En Galicia fueron numerosos los conventos fundados.

Convento de Santo Domingo de Ribadavia: interior

Salvo excepciones, los templos conventuales de las órdenes mendicantes en Galicia tuvieron las siguientes características:

1.- Disponían de una o tres naves, sin abovedamiento en piedra, con cubiertas de madera. También tenían transepto no acusado en planta pero sí en el alzado.

Interior del Convento de Santo Domingo de Ribadavia

2.- La cabecera estaba formada por tres ábsides poligonales escalonados de diferente altura y profundidad, siendo los colaterales bastante más bajos y cortos.

3.- Estos ábsides tienen siempre una estructura similar y es lo más bello de esta arquitectura. Se trata de grandes ábsides poligonales con contrafuertes escalonados en sus vértices y largos ventanales apuntados que llegan casi hasta el alero.

4.- Los tres ábsides de este tipo de cabecera están cubiertos con bóveda de crucería.

Bóveda de crucería de uno de los ábsides laterales

5.- Las portadas suelen ser apuntadas o excepcionalmente de medio punto (otro arcaísmo románico) con arquivoltas decoradas y de columnas semejantes a las del románico: fustes cilíndricos con capiteles vegetales e historiados. En ocasiones llevan tímpanos esculpidos con escenas marianas.

Convento de Santo Domingo de Ribadavia

Historia

El convento de Santo Domingo ocupa el espacio que es conocido como el valle del Paraíso. Su fundación fue muy temprana, en la primera mitad del siglo XIII aunque el conjunto monástico debió esperar hasta 1271 para comenzar su construcción. Las obras continuaron durante el siglo XIV.

Detalle escultórico de uno de los arcosolios funerarios

Además de su trabajo como predicadores, los dominicos de Ribadavia se dedicaron a la enseñanza entre el año 1299 y el siglo XVI cuando se suprimieron los estudios en todos los conventos dominicos gallegos. Un siglo más tarde volvió a retomar la actividad y prosiguió hasta el siglo XIX.

Uno de los ábsides laterales

Como tantos conventos y monasterios españoles, sufrió una profunda crisis durante el siglo XIX. A pesar de ello fue declarado monumento nacional (monumento histórico artístico) en el año de 1931, gracias a la perfección de la arquitectura gótica del templo. Desgraciadamente, de las estancias conventuales no ha llegado hasta nuestros días prácticamente nada.

Detalle interior

Exterior

La iglesia conventual dominica de Ribadavia es un amplio templo de tres naves, transepto no acusado o sobresaliente en planta y cabecera tripartita. Dispuso de tres puertas.

Cabecera

La cabecera se conserva muy bien y es de gran belleza. Guarda las características que hemos indicado para la arquitectura mendicante gallega: tres ábsides de planta hemipoligonal de diferente tamaño -bastante más grande el central- con estribos escarpados en los vértices y bellos ventanales góticos muy rasgados (verticales) en el centro de las caras planas.

Monumental cabecera

Los angulosos contrafuertes en las esquinas tienden a monumentalizar estas cabeceras de las iglesias dominicas y franciscanas -especialmente en los amaneceres cuando la luz incide majestuosamente sobre ellas- y dotarlas de un cierto carácter castrense, de fortaleza.

Fachada

Su fachada occidental bien recuerda a la de las iglesias de los monasterios cistercienses al no disponer de torres campanario en las esquinas (no fachada armónica) y estar presidida por un rosetón (de tracerías modernas).

Fachada oeste de la iglesia del Convento de Santo Domingo de Ribadavia, Ourense

La puerta tiene tres arquivoltas apuntadas con palmetas y chambrana de puntas de diamante. Las columnas son un total de cuatro, con cogollos vegetales parecidos a crochets, salvo uno que es de temática zoomorfa (un león).

Puerta oeste

En la clave se colocó una pequeña estatuilla de Santo Domingo portando un libro. Encima se esculpieron los escudos de los Sarmiento, el de Castilla y León y el de fray Alonso de Cusanca.

Dos de los cuatro capiteles

Muros laterales

En el muro norte -además de contrafuertes, ventanales y canecillos- hay tres puertas pequeñas de medio punto. Una de ellas debería de dar acceso a las dependencias conventuales. Aunque pequeña, es interesante por su pinjante calado por un óculo tetrafoliado.

Pinjante

Las otras dos se encuentran en el propio muro septentrional del templo. Son prácticamente idénticas aunque una está completamente cegada. Lo característicos de estas dos puertas es que sus tímpanos no son semicirculares porque en el extremo inferior son trilobulados.

Una de las puertas del muro septentrional

Canecillos

Los aleros de las cornisas están sostenidos por canecillos de tradición románica dada la iconografía que ponen de manifiesto.

Canecillos

Además de las habituales formas geométricas, encontramos cabezas zoomorfas y humanas, animales, incluso alguna representación de tipo sexual.

Canecillos

Interior

La cabecera vuelve a concentrar todas las miradas cuando entramos al interior por sus muy espectaculares bóvedas de crucería en abanico. Dan sensación de ser fruto de una obra bien construida y, a pesar de los ventanales góticos, ofrece un aspecto recio y fuerte.

Navecentral y ábside principal de la iglesia del Convento de Santo Domingo de Ribadavia, Ourense

Sin embargo, el cuerpo de naves resulta mucho más liviano y vaporoso, posiblemente porque no posee bóvedas pétreas sino cubiertas de madera. Además los pilares con semicolumnas que separan las tres naves son de gran delgadez, atestiguando con ello que los talleres que intervinieron en este edificio nunca tuvieron la intención de voltear ningún tipo de bóveda.

Interior de la iglesia

A pesar de encontrase a bastante altura, lo que dificulta su identificación, hay que fijarse en los capiteles de las citadas columnas pues muestran una rica iconografía que abarca desde variados vegetales hasta animales del bestiario.

Capitel interior

Capitel zoomorfo

También debemos fijarnos en el repertorio de escultura funeraria gótica del templo puesto que se conservan en su interior varios sarcófagos con estatuas yacentes como el de un caballero del linaje de los Maldonado y dos renacentistas de Pedro Vázquez de Paga y su esposa doña Sancha.

Arcosolio funerario

Por último, dentro del arte mueble del interior, hay que decir que se ha conservado una pila bautismal medieval.

Pila bautismal


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias