PÁGINA DE INICIO 

 

Crónica e imágenes del Viaje Guiado: Camino de la Costa en el País Vasco: 17, 18 y 19 de julio de 2020

Tras unos meses de parón obligatorio debido a la crisis sanitaria que nos ha azotado a todos, el pasado fin de semana del 17 al 19 de julio "recuperamos la normalidad" celebrando el Viaje Guiado ARTEGUIAS titulado "El Camino de la Costa a Santiago en el País Vasco", un itinerario que nos llevó a conocer alguno de los enclaves de mayor relevancia histórica y artística de las provincias de Bizkaia y Gipuzkoa.

En la iglesia de San Miguel de Oñate

Como estaba previsto, para la salida nos reunimos en la Plaza de Castilla y, tras los deseados encuentros tras meses sin vernos, emprendimos nuestra ruta en dirección norte, realizando la consabida parada técnica a mitad de camino antes de adentrarnos en tierras vascas.

Nuestra primera etapa tuvo como escenario la villa de Oñati, enclavada en la zona más escarpada del Alto Deba y que presume de ser una de las poblaciones más monumentales del País Vasco.

Claustro de San Miguel de Oñate

Tras la comida en uno de sus restaurantes, nos citamos con nuestra guía local Edurne, en cuya compañía realizamos un detallado recorrido por las calles de la villa, descubriendo cada uno de sus rincones, palacios, plazas y casas solariegas.

Los platos fuertes de la visita a Oñati fueron la monumental Universidad Sancti Spiritus y la iglesia gótica de San Miguel Arcángel, cuyo claustro atravesado por un río, algo único en España, no dejó indiferente a ninguno de nuestros acompañantes.

Patio de la Universidad Sancti Spiritus

Desde Oñati continuamos nuestra ruta dirigiéndonos al centro geográfico del País Vasco para visitar la Iglesia de Andra Mari de Galdakao, una de las iglesias de mayor antigüedad de Bizkaia y que tuvimos ocasión de conocer al detalle gracias a las magníficas explicaciones de Xabier, uno de los mayores conocedores de esta iglesia.

Explicaciones de la iglesia de  Galdakao

Desde Galdakao regresamos a nuestro hotel situado en Durango, donde tras la asignación de habitaciones y la cena, nos retiramos a descansar.

La mañana del sábado la centramos en el litoral de Gipuzkoa, aproximándonos en primer lugar a la bonita población de Deba, cuya iglesia de Santa María sorprende al visitante con la que, con permiso de la alavesa de Laguardia, conserva la mejor portada del gótico vasco, cuya iconografía comentamos al detalle.

Ante la monumental portada de la iglesia de Deba

Tras la visita por el resto del templo y su coqueto claustro, dispusimos de unos minutos de libre disposición por el cuidado casco urbano de la población antes de regresar al autobús y retomar nuestra ruta por el espectacular litoral vasco, dirigiéndonos a continuación tras atravesar Zarautz y Zumaia a la turística Getaria, patria chica de Juan Sebastián Elcano.

En Getaria recorrimos su animada calle mayor hasta desembocar en su iglesia gótica del Salvador, un templo que no dejó indiferente a nadie por su peculiar espacio interno, marcado por una pronunciada pendiente entre los pies y la cabecera, debido todo ello a la orografía del terreno.

0En el interior de la iglesia de  San Salvador de Geteria

Tras visitar la iglesia, no podíamos dejar pasar la ocasión de asomarnos a uno de sus preciosos miradores, desde los cuales, además de su fotogénico puerto, se pueden apreciar amplísimas panorámicas de todo el litoral.

En el Museo de Arte de San Telmo

Tras la comida en otra de las localidades emblemáticas de la costa guipuzcoana como es Orio, llegamos a la maravillosa San Sebastián, cuyas calles y monumentos nos ocuparon el resto de la jornada.

Museo de San Telmo. Colección de estelas

Iniciamos nuestro itinerario donostiarra visitando el antiguo convento de San Telmo, el cual alberga hoy en día la mejor colección de bellas artes del País Vasco, todo ello en un marco incomparable con su iglesia adornada con lienzos de Josep Maria Sert, o su claustro.

Claustro de San Telmo

Desde San Telmo nos acercamos a la basílica de Santa María del Coro, la más popular y de mayor devoción entre los donostiarras y que cuenta con un pequeño museo de arte sacro.

Tras recorrer las calles del Casco Viejo y la Plaza Constitución, rematamos el trinomio monumental de San Sebastián visitando la iglesia de San Vicente, la más antigua de las conservadas en la ciudad.

Iglesia de San Vicente de San Sebastián

Desde San Vicente salimos a la zona del puerto donde dispusimos de tiempo libre que la mayoría de amigos aprovecharon para pasear por la emblemática Playa de la Concha que lucía especialmente luminosa con el soleado día que disfrutamos, o para tomar un "pintxo" en alguna de las afamadas tabernas del casco viejo.

Desde San Sebastián y en poco menos de una hora, regresamos de nuevo al hotel para descansar de cara a la tercera y última jornada del fin de semana.

Como fue tónica habitual durante todo nuestro viaje, el domingo amaneció totalmente soleado, de manera que, con total puntualidad, iniciamos nuestra ruta que tendría como protagonista el territorio de Bizkaia, dirigiéndonos en primer lugar a Balmaseda.

En el interior de la iglesia de San Severino de Balmaseda

Situada en plena comarca de las Encartaciones, Balmaseda además de ser la población más antigua de Bizkaia, cuenta con un interesante legado monumental, con su joya gótica que es la iglesia de San Severino, y su puente medieval conocido popularmente como "Puente Viejo" o "de la Muza"

Vistas del PUente Viejo de Balmaseda

Desde Balmaseda nos aproximamos a la zona del "Gran Bilbao" no sin antes asomarnos de nuevo al litoral para visitar uno de los verdaderos iconos turísticos del País Vasco, que no es otro que la ermita de San Juan de Gaztelugatxe, situada entre Bermeo y Bakio.

Para visitar el islote donde se asienta San Juan de Gaztelugatxe se requiere una preparación física notable además de prácticamente una mañana completa, por lo que nosotros lo que optamos fue por elegir alguno de sus mejores miradores para disfrutarla y no dar tregua desde ellos a nuestras cámaras fotográficas.

Ermita de San Juan Bautista de Gaztelugatxe

Desde allí, regresamos a Bilbao para comer e iniciar, como más que digno colofón a nuestra ruta, un recorrido por el casco viejo visitando en primer lugar su catedral y a continuación la iglesia de San Antón.

La catedral de Bilbao, antigua parroquia de Santiago, es sin duda una de las catedrales menos conocidas de España, y no será por falta de méritos ya que, más allá de su fachada historicista, cuenta con un interior de lo más armónico, un precioso claustro así como una portada más que digna.

En la girola de la catedral de  Santiago de Bilbao

Por último, nos acercamos a la zona de la ría para admirar el bonomio monumental que conforman la iglesia y el puente de San Antón, monumentos emblemáticos que aparecen incluso en el escudo de armas de la ciudad.

Desde allí, regresamos pasando frente al Teatro Arriaga al autobús, aparcado junto a la estación de Abando para iniciar nuestro viaje de regreso a Madrid.

Muchas gracias a todos por vuestra compañía.


Próximos Seminarios y
Viajes de Arteguias