PÁGINA DE INICIO 

 

Crónica e imágenes del Viaje Guiado: Románico en el Condado de Treviño, 19 y 20 de mayo de 2018

Durante el fin de semana del sábado 19 y domingo 20 de mayo tuvo lugar la primera edición del Viaje Guiado ARTEGUIAS al Románico del Condado de Treviño, ese histórico enclave burgalés en el corazón de tierras alavesas que, por su privilegiada situación en un territorio de notable densidad de monumentos románicos, ha sabido conservar un interesantísimo ramillete de templos medievales dignos de conocer, todos ellos además ubicados en contextos rurales de lo más cuidados, encantadores y fotogénicos.

Momento del viaje guiado de Arteguias por el románico del Condado de Treviño

Tal y como estaba dispuesto, el autobús partió puntual de la Plaza de Castilla de Madrid para, tras las dos paradas técnicas reglamentarias para desplazamientos de ese kilometraje y las pertinentes explicaciones introductorias durante el trayecto, llegar a nuestro destino en el Condado de Treviño, más concretamente a su capital histórica del mismo nombre.

Sábado por la mañana: ante la iglesia de Treviño

En la pequeña población de Treviño, ascendimos por sus angostas callejas hasta la iglesia parroquial de San Pedro, en la cual, solamente su portada principal, a caballo entre el románico tardío y el incipiente gótico, justifican su visita.

Imponente portada de la iglesia de San Pedro de Treviño

Frente a dicha portada, de riquísima figuración escultórica, fuimos desgranando su iconografía, prestando especial atención al calendario agrícola complementado por un zodiaco que animan sus dos arquivoltas más externas.

A continuación, tras acceder a su reformado interior, nos dirigimos al restaurante situado en la propia localidad para disfrutar de la comida y cargar pilas de cara a la jornada de tarde que nos aguardaba.

Llegada a primera hora de la tarde a la iglesia de Saraso

Desde Treviño continuamos en dirección este hasta la cuidadísima aldea de Saraso, presidida coronando un pequeño cerro por su airosa iglesia parroquial de San Andrés, cuyos capiteles de la portada sur, además de las vistas desde su atrio, hicieron las delicias de los asistentes.

Explicaciones ante la puerta tardorrománica de Saraso

Apenas tres o cuatro kilómetros al norte de Saraso, nos adentramos en el corazón más abrupto del Condado de Treviño para llegar a una de esas localidades que rara vez aparecen en las guías y que esconden tesoros dignos de admirar.

Nos referimos a la población de Aguillo, cuya reformadísima iglesia de San Pedro conserva bajo un pórtico enmascarado por viviendas de construcción muy reciente los restos de una portada tardorrománica cuyos capiteles y sobre todo sus mochetas, causaron sensación entre nuestros amigos.

Ante la puerta de Aguillo

Tras una parada técnica en la Venta de Argote, nos salimos ligerísimamente de los límites administrativos treviñeses para visitar la población alavesa de Markínez, más concretamente su ermita de San Juan, enclavada en un exuberante tozal a unos 500 metros del casco urbano con el que queda comunicado a través de un bucólico paseo junto a un arroyo.

De la ermita de San Juan llamaron la atención sus perfectos volúmenes escalonados totalmente canónicos dentro de la estética románica, así como la inscripción fundacional empotrada en su muro sur que, con todo lujo de detalles, nos hace referencia a su fecha de consagración y a todas las personalidades que fueron testigos del momento.

Posando ante la iglesia de San Juan de Markinez

A continuación, regresamos al autobús para poner rumbo a nuestro hotel de Vitoria, distante apenas una veintena de kilómetros, para cenar y descansar de cara a la jornada de domingo que nos esperaba.

La mañana del domingo amaneció cubierta y amenazante de lluvia en tierras vitorianas, sin embargo, a medida que nos adentramos de nuevo en el Condado de Treviño, las nubes levantaron y quedó un precioso día soleado que resaltaron aún más la fotogenia de los monumentos visitados, muy especialmente el primero de todos: la ermita de la Concepción de San Vicentejo.

Domingo por la mañana: San Vicentejo de Treviño

Sin lugar a dudas la construcción románica más icónica del Condado de Treviño, la hoy ermita de la Purísima concepción De San Vicentejo era una de las visitas más esperadas del fin de semana, y no decepcionó ya que, a su conocido encantó, se le añadió una preciosa luz irradiando sobre su cabecera dando a sus sillares una preciosa tonalidad rosácea.

Frente a ella, fuimos desgranando todos sus detalles tanto constructivos como escultóricos antes de acceder a su interior, también armónico como pocos. No podíamos abandonar San Vicentejo sin hacernos frente a ella nuestra tradicional foto de familia.

Explicaciones en el interior de San Vicentejo de Treviño

Desde San Vicentejo, a apenas dos kilómetros, llegamos a la localidad carretereña de Uzquiano, cuya iglesia de Nuestra Señora de la Asunción presenta la particularidad de contar con dos portadas románicas contiguas en el muro sur del templo, una rareza perfectamente explicable ya que una de ellas fue trasladada desde la cercana, despoblada y arruinada aldea de Ochate.

Iglesia de Uzquiano

Tras la parada técnica de la mañana en Las Ventas de Armentia, nos adentramos en la zona sur del Condado de Treviño para visitar la localidad de San Martín de Zar, cuya coqueta iglesia románica se sitúa en la parte más elevada del minúsculo caserío y desde la cual pueden admirarse unas preciosas vistas de interminables campos amarillos debido a las plantaciones de colza. Tras ello, regresamos a las Ventas de Armentia para comer.

Preciosa estampa primaveral en San Martín de Zar

Campo de colza delante de la iglesia

Antes de iniciar el viaje de regreso a Madrid, aún nos quedaba una última sorpresa para la tarde del domingo. Para ella, nos encaminamos ligeramente hacia el extremo suroriental del Condado, concretamente, a las cercanías de la población de Laño.

Camino hacia las Gobas de Laño

Las Gobas de Laño son un conjunto de cuevas artificiales de origen eremítico cuyos orígenes se remontan al siglo V y que, con posterioridad, acabaron por convertirse en un poblado literalmente tallado en la roca. Para acceder hasta ellas, recorrimos un bucólico sendero de aproximadamente un kilómetro que resultó especialmente agradable por su verdor primaveral.

Visita a las cuevas de Las Gobas de Laño

Se trata de un lugar de especial encanto tanto arqueológico como etnográfico y por supuesto paisajístico que le ha valido ser declarado Monumento Nacional y ser conocido como "la Capadocia Alavesa".

Ya de regreso a Madrid, realizamos las dos paradas técnicas preceptivas en La Puebla de Arganzón y Aranda de Duero para llegar a la Plaza de Castilla dentro del horario anunciado. Muchísimas gracias a todos por vuestra asistencia.


Próximos Seminarios y
Viajes de Arteguias