PÁGINA DE INICIO 

 

Crónica e imágenes del Viaje Guiado: Ruta de los Monasterios desconocidos de Segovia, el 6 de octubre de 2018

El sábado día 6 de octubre tuvo lugar la primera edición del Viaje Guiado ARTEGUIAS "Monasterios Desconocidos de Segovia", una ruta que nos llevó al encuentro de varias construcciones de origen monacal que, bien por su especial emplazamiento o por encontrarse fuera de las principales zonas turísticas, resultan grandes desconocidas para el turismo de masas.

Foto de familia en el claustro  de Santa María la Real de Nieva

Desde la glorieta de Cristo Rey salimos puntuales con destino a tierras segovianas, realizando una primera parada técnica en Torrecaballeros para desayunar antes de llegar a nuestro primer destino temático: el Monasterio de Santa María de la Sierra, en la localidad de Collado Hermoso.

Camino serrano hacia el monasterio de Santa María de la Sierra

Pese a su relativa cercanía a Madrid y por supuesto a la capital segoviana, el Monasterio cisterciense de Santa María de la Sierra resulta un gran desconocido por su complicado acceso, por haber estado años en la más absoluta ruina y, tras su restauración y cambio de propiedad, por su carácter privado; sin embargo, sus consolidadas ruinas y el maravilloso entorno en el que se levanta lo convierte en uno de los cenobios más atractivos de Castilla y León.

Es admirable ver emerger la monumental fachada de la iglesia de Santa María de la Sierra en medio de los bosques y la sierra

En compañía de su guía oficial ascendimos hasta la finca, donde nos fue explicada la reciente restauración del cenobio y su reconversión en un telar. Tras esta introducción, fuimos recorriendo sus bucólicas y fotogénicas ruinas aprovechando para exponer las características y ciertas excepciones allí presentes de la arquitectura de la orden cisterciense.

En las monumentales ruinas de la iglesia abacial cisterciense de Santa María de la Sierra

Desde Collado Hermoso, emprendimos rumbo noroeste hacia el segundo núcleo de interés de nuestro itinerario, que se situaba en torno a la comarca de Tierra de Pinares.

Antes de la comida tuvimos tiempo de visitar la iglesia de San Baudilio de Samboal, construcción de origen monacal heredera del cenobio de Carracielo del Pinar y que resulta también un gran desconocido debido principalmente a que ha estado más de una década cerrado al público por el mal estado en que quedó la construcción al desprenderse una enorme campana de su torre.

Llegada a la iglesia del que fuera priorato de Samboal

Restaurada hace escasos cuatro años, en la actualidad luce maravillosa pudiendo presumir de ser una de las edificaciones más interesantes del románico de ladrillo de toda la provincia de Segovia.

Espectacular interior de la iglesia de San Baudilio de Samboal

A escasos diez minutos de Samboal, pasamos por la populosa población de Nava de la Asunción, donde repusimos fuerzas en uno de sus restaurantes antes de continuar nuestra visita.

Llegada a la iglesia de San Esteban de Nieva

La jornada de tarde la iniciamos visitando la iglesia de San Esteban de Nieva, construcción en la que el románico de ladrillo o mudéjar de la cabecera, combina con los restos de una galería porticada en piedra, sirviéndonos de ejemplo paradigmático para explicar tanto las cuestiones terminológicas como conceptuales sobre la nomenclatura de este tipo de templos.

Explicaciones en la galería porticada de la iglesia de Nieva, Segovia

Apenas a cinco minutos de Nieva llegamos a uno de los puntos más esperados de la jornada, que no era otro que el convento dominico de Santa María la Real de Nieva, quizás "el más conocido de entre los desconocidos" pero que, pese a su fama y a la riqueza de su iglesia y claustro, suelen ser escasos los turistas que llegan hasta él.

En Santa María la Real de Nieva iniciamos la visita por su espectacular portada principal, en la cual fuimos analizando su programa iconográfico en el que un completísimo ciclo de la Pasión de Cristo hizo las delicias de los asistentes.

Tras ello, accedimos a la iglesia conventual bastante complicada de ver al estar habitualmente cerrada y, desde ella, a la joya de la corona que constituye su claustro gótico en el que, pese a lo avanzado de su cronología, perviven de manera patente fórmulas y modelos románicos.

Atardecer en el claustro de Santa María la Real de Nieva

A través de sus cuatro pandas fuimos recorriendo sus capiteles, todos decorados por sus cuatro caras con temas tan dispares como pasajes bíblicos, escenas costumbristas, motivos vegetales, heráldicos, representaciones de la vida conventual e incluso y completo mensario agrícola.

Nuestros viajeros admirando la enorme colección de capiteles del claustro

A la salida, aprovechamos los bares de la agradable plaza mayor de la villa para tomar un refrigerio y reponer fuerzas antes de continuar la ruta.

Desde Santa María la Real de Nieva nos dirigimos rumbo oeste hasta las proximidades de Arévalo para conocer, esta vez sí, una de las construcciones medievales más desconocidas y no exentas de interés del territorio segoviano.

Reciente y muy acertadamente restaurada, la hoy ermita del Santo Cristo de la Moralejilla de Rapariegos es una construcción de lo más enigmática y que algunos estudiosos se han atrevido a remontar su origen en época altomedieval.

Interior de la curiosa y enigmática Ermita del Santo Cristo de la Moralejilla de Rapariegos

Sobre el terreno y gracias a la hospitalidad de su acogedor ermitaño, pudimos ir desgranando las distintas teorías que se han barajado sobre su origen y fases constructivas, todo ello con un precioso atardecer sobre los infinitos campos castellanos como telón de fondo.

Atardecer e la Ermita del Santo Cristo de la Moralejilla de Rapariegos

Desde Rapariegos y tras una última parada técnica, llegamos a Madrid dentro del horario marcado, despidiéndonos hasta próximas ocasiones. Muchas gracias a todos los asistentes por acompañarnos en esta magnífica jornada.


Próximos Seminarios y
Viajes de Arteguias