PÁGINA DE INICIO 

 

Crónica e imágenes del Viaje Guiado a Arévalo y Santa María la Real de Nieva, el 19/02/11

El sábado 19 de febrero tuvo lugar el primer viaje guiado de Arteguias del recién estrenado año 2011.

Tuvimos un día lluvioso pero el agua no logró minar el ánimo y alegría que todos traíamos ese día.

Cúpula del cimborrio de La Lugareja, en Arévalo

Nuestra primer parada, que ocupó la mañana entera, fue la villa de Arévalo (Ávila) declarada Conjunto Artístico-Monumental. Uno de nuestros objetivos era conocer su rico patrimonio y profundizar en la relación entre el románico pétreo y el mudéjar de ladrillo de estas tierras, que se combinan y alternan en varias de sus iglesias.

En la Oficina de Turismo nos esperaba su responsable, Cristina, que amablemente nos acompañó y abrió las iglesias. La primera en visitar fue la de San Juan Bautista, donde vimos un Cristo gótico de gran belleza y la talla en piedra de San Zacarías, del siglo XII. Contemplando esta escultura, a pocos centímetros, pudimos analizar en directo las inconfundibles propiedades que caracterizan la escultura románica.

A continuación, tomamos camino hacia el corazón del Arévalo antiguo, a la Plaza de la Villa, típica plaza castellana con soportales y que se adorna con dos iglesias medievales, la de Santa María la Mayor del Castillo y San Martín.

Pinturas murales de la iglesia de Santa María la Mayor de Arévalo

En Santa María resulta fotogénico su alto campanario con pasadizo en su base y el porte de su esbelto ábside. En el interior, lo más importante son los frescos del siglo XIII que se conservan en el ábside, con Pantocrator y Tetramorfos.

La iglesia de San Martín es mitad de piedra y de ladrillo. Sus dos torres son emblema de Arévalo y su galería porticada románica rezuma sabor segoviano por todos sus poros.

De camino al autocar pudimos hacer una breve visita al castillo, donde la guía nos ofreció un resumen de su historia.

Interior de la iglesia de La Lugareja

A las 13:00 en punto nos habíamos citado con los encargados de la iglesia de Santa María de la Lugareja y allí nos presentamos con puntualidad pues es un monumento privado no siempre fácil de visitar.

Parte del grupo ante la imponente estampa de La Lugareja

Con la mayor amabilidad nos permitieron conocer el interior y poder admirar su cabecera y especialmente la perfecta fábrica de su cimborrio. También pudimos subir a la terraza exterior por la estrecha escalera embebida en sus muros.

Repusimos fuerzas en el Restaurante Las Fuentes para proseguir posteriormente nuestro viaje guiado, que nos iba a deparar dos bellos lugares más, esta vez en la vecina provincia de Segovia: la iglesia de San Esteban de Nieva, con su singularísima galería porticada, mitad de ladrillo y mitad de piedra y el convento de Santa María la Real de Nieva.

Explicaciones sobre el pórtico románico de la iglesia de San Esteban de Nieva, Segovia

La visita al claustro de este importante monumento segoviano siempre exige lo máximo a las cámaras fotográficas pues casi todos los capiteles son una lección en piedra de la vida medieval en España.

Admirando los capiteles del claustro en Santa María la Real de Nieva

La iconografía nos muestra un expresivo reflejo de las vidas de la nobleza, clero y campesinado en los comienzos del siglo XV.

También hicimos una breve visita al interior de la iglesia y una detenida contemplación de la puerta norte, con su escultura religiosa sobre la Pasión de Cristo y escenas del Juicio Final, con algunas representaciones curiosísimas de los difuntos abandonando sus sepulcros.

El grupo "posando" ante la puerta de la iglesia de Santa María la Real de Nieva

En las cafeterías cercanas al convento, tomamos un café y nos subimos al autocar para volver a Madrid.

Como se aprecia en la foto del grupo en Santa María la Real de Nieva, ni la lluvia ni el viento, pudieron con nuestras sonrisas.


Próximos Seminarios y
Viajes de Arteguias