PÁGINA DE INICIO 

 

Crónica e imágenes del Viaje Guiado: Ruta por Oviedo, capital del Reino de Asturias, 24, 25 y 26/08/18

Durante el fin de semana del 24 al 26 de agosto realizamos el viaje guiado ARTEGUIAS titulado "Oviedo, Capital del Reino de Asturias y del prerrománico europeo", una visita que nos llevó a conocer los principales monumentos medievales de la capital ovetense y varios otros también de gran interés en su entorno.

Foto de familia delante de la catedral de Oviedo

Desde la Glorieta de Cristo Rey de Madrid, partió puntual el autobús para, tras las dos paradas técnicas reglamentarias y una detallada introducción durante el trayecto, llegar a Pola de Lena, donde estaba prevista la comida del viernes.

Hacia las 16:00 de la tarde llegamos a nuestro destino en Oviedo, donde nos recibió Fátima, guía oficial del Principado de Asturias y que nos acompañó durante toda la jornada del viernes y parte de la del sábado.

Explicaciones históricas sobre el monarca Alfonso II

En la Plaza de Catedral y con un marco incomparable, aprovechamos para hacer una introducción histórica de la ciudad para, acto seguido, acceder al recinto catedralicio, en el que la visita la iniciamos por su portada occidental.

Interior de la catedral gótica actula de Oviedo

Tras recorrer sus elegantes naves góticas y comentar al detalle su retablo y la conocida efigie pétrea del Salvador a la que suelen encomendarse los peregrinos que desde Oviedo acometen el Camino del Norte o el Primitivo, accedimos a la Cámara Santa para explicar tanto las esculturas de los Apóstoles que la adornan, como el singular tesoro allí custodiado, donde destaca la Cruz de la Victoria o la Caja de las Ágatas.

EN la maravillosa Cámara Santa

A continuación accedimos al Museo Catedralicio, donde el principal foco de atención se centró en el Díptico de Gundisalvo. Para finalizar nuestro recorrido por la seo ovetense, accedimos al claustro gótico y a la cripta de Santa Leocadia.

Cripta de Santa Leocadia

A la salida de la catedral dispusimos de unos minutos libres para recobrar fuerzas y hacer compras antes de citarnos frente a la estatua de Alfonso II El Casto y proseguir nuestro recorrido urbano, parándonos frente a la interesante cabecera prerrománica de San Tirso.

Delante del muro de cierre de la cabecera de San Tirso

Por último, tras visitar también la colección castreña, romana y altomedieval del Museo Arqueológico De Asturias, nos acercamos a través de la conocida calle Gascona, conocida como "el bulevar de la sidra" hasta la fuente prerrománica de la Foncalada. Desde allí, el autobús nos recogió para llegar al hotel para cenar y descansar.

En la sala medieval del Museo de Asturias

La mañana del sábado estuvo centrada en los tres principales monumentos prerrománicos de la ciudad de Oviedo, comenzando por la iglesia de San Julián de los Prados o Santullano, donde sus pinturas murales del interior, dieron mucho que hablar y causaron sensación entre nuestros acompañantes.

Domingo por la mañana: visita a San Julián de los Prados

Tras ello y con el autobús, nos acercamos a pies del famoso Monte Naranco, en el que tras visitar su Centro de Interpretación del Prerrománico, llegamos frente a la conocida como Iglesia de Santa María del Naranco, auténtico icono del prerrománico astur.

Admirando la perfección de Santa María del Naranco

Construida probablemente como un palacio de recreo para el rey Ramiro I, reune aspectos tan destacables como armonía de volúmenes, sentido de la verticalidad, abovedamiento completo, empleo sistemático de columnas, decoración con relieves figurados, etc.

Dentro de Santa María del Naranco

Pocos metros ladera arriba del propio Monte Naranco, no podíamos dejar de visitar la iglesia de San Miguel de Lillo, en el que, pese a estarse acometiendo obras de rehabilitación, pudimos acceder a su interior.

Posando ante San Miguel de Lillo

Por la tarde, tras una comida en el que no podía faltar el tan típicamente asturiano "cachopo", nos despedimos del Oviedo urbano con el fin de visitar algunas construcciones medievales relevantes de su entorno más rural, comenzando por la iglesia de San Juan de Priorio, muy cerca del lujoso complejo termal de Las Caldas.

En el interior de la iglesia románica de Priorio

A continuación, llegamos a la iglesia prerrománica de Santo Adriano de Tuñón, restaurada hace muy pocos meses y en el que su guía oficial Vanesa nos explicó hasta el más mínimo detalle para entender una de las construcciones de la Monarquía Asturiana menos conocidas del Principado.

EN la cabecera prerrománica de Santo Adriano de Tuñón

Para acabar la jornada de tarde y con la ciudad de Oviedo como telón de fondo, visitamos la iglesia de San Esteban de Sograndio; una guinda más que a la altura de una jornada cargada de emociones y muy completa en cuanto a contenido histórico y artístico.

Iglesia de Sograndio

Siguiendo la famosa "Senda del Oso" que atraviesa los concejos de Proaza y Teverga, la jornada del domingo la dedicamos principalmente a visitar los dos monumentos más conocidos de este último, iniciando nuestra visita por la iglesia de Santa María de Villanueva de Teverga, templo que al exterior resulta algo anodino pero que, una vez dentro, el visitante encuentra uno de los conjuntos escultóricos románicos más completos de Asturias.

En el bosque de columnas y capiteles de la iglesia de Villanueva de Teverga

Tras desgranar el interesantísimo programa iconográfico de sus capiteles, descendimos hasta la capital municipal para, en compañía de su guía oficial Rosa, visitar la Colegiata de San Pedro de Teverga.

En San Pedro de Teverga

En ella, iniciamos nuestro recorrido por su claustro del siglo XVII, desde el que accedimos a su iglesia, la cual llamó profundamente la atención por su arquitectura que, ciertos especialistas, han calificado como el eslabón entre el prerrománico y el románico.

Colegiata de San Pedro de Teverga

Justo enfrente de la propia colegiata y en un ambiente de lo más agradable, disfrutamos de una nueva comida típicamente asturiana con la fabada como principal protagonista.

Apetitosa fabada en Teverga

Antes de iniciar nuestro regreso a Madrid aún nos aguardaba una última sorpresa: la iglesia de San Pedro de Arrojo, levantada en un entorno natural único en el Concejo de Quirós y que llama la atención por el estado de su ábside, al que parece habérsele tragado la tierra en su parte inferior y que luce inquietantemente inclinado.

Visitando la curiosa iglesia románica de San Pedro de Arrojo

Y de regreso, a través de los espectaculares paisajes que nos regala el Puerto de la Cobertoria, iniciamos nuestro recorrido de vuelta a Madrid en el que, como es preceptivo, realizamos las dos paradas técnicas de rigor. Muchas gracias a todos por vuestra compañía y hasta una próxima ocasión.


Próximos Seminarios y
Viajes de Arteguias