PÁGINA DE INICIO 

 

Crónica e imágenes del Viaje Guiado: Camino de Santiago en las Rías Bajas de Pontevedra: 20, 21, 22 y 23 de agosto de 2020

Como estaba previsto y con una puntualidad por parte de todos los asistentes que no nos cansaremos de agradecer, el viaje salió el jueves desde la madrileña Plaza de Cristo Rey para, con las reglamentarias paradas técnicas a lo largo de la autovía A-6 y la A-52, llegar hasta la localidad de Allariz, punto estratégico más que idóneo para comer en la terraza de un precioso restaurante a la misma ribera del río Arnoia.

Con idea de aligerar el largo trayecto hasta Pontevedra, la jornada del jueves la dedicamos a visitar dos interesantísimos monumentos aún en tierras ourensanas, empezando por la espectacular colegiata de Santa María de Xunqueira de Ambía, un templo que, arquitectónicamente, puso en práctica algunos ensayos heredados de la catedral compostelana.

Muy cerca, la iglesia de San Pedro da Mezquita sorprendió a los asistentes por su fotogenia y por la profusión y originalidad de detalles escultóricos que animan su fachada occidental, todo ello con la compañía de su simpatiquísimo párroco que ejerció de anfitrión.

Tras hacer noche en un hotel del centro de Ourense, continuamos nuestro "peregrinar" está vez sí hasta tierras de Pontevedra, donde empezamos nuestro recorrido de viernes por la ciudad fronteriza de Tui, donde explicamos su dilatada historia de la ciudad, nos dejamos sorprender por su espectacular catedral.

En la catedral, además de en sus restos románicos tanto del exterior como del interior, el interés se concentró en su fachada occidental, la primera del gótico gallego pero claramente marcada por rasgos inerciales románicos mateanos. Por supuesto, no podíamos marcharnos de la seo tudense sin conocer su claustro, donde es posible ascender a sus cubiertas y contemplar espectaculares panorámicas del río Miño y de tierras portuguesas.

Desde Tui, siguiendo el curso del citado Miño hasta su desembocadura, ascendimos hasta el Castro de Santa Trega, donde nos recibió un tremendo diluvio que parecía condenarnos a no poder admirar sus panorámicas hasta que, un "milagroso" claro, ya cuando nos disponíamos a marchar, nos permitió captar espectaculares instantáneas de todo el paisaje costero.

Tras la comida en un restaurante del puerto de A Guarda ascendimos rumbo norte por una preciosa carretera litoral hasta la emblemática localidad de Baiona, donde visitamos su interesante colegiata y quien así lo deseo, se asomó a la réplica de la carabela de Colón "La Pinta" o a su castillo.

Como colofón a la jornada de viernes, ya en el ensanche metropolitano de Vigo visitamos la tan poco conocida como interesante iglesia de Santa María de Castrelos, con sus tres portadas, sus ventanales y sus característicos rosetones absidiales.

Tras hacer noche en la propia ciudad de Vigo, el sábado iniciamos nuestro recorrido desde el corazón de las Rías Baixas visitando la antigua iglesia monástica de Santa María de Sobran, cerca de Vilagarcía de Arousa.

A continuación ascendimos al monasterio cisterciense de Santa María de Armenteira, donde visitamos su claustro, su iglesia monástica así como su tienda monacal, en la que se venden productos naturales elaborados por la propia comunidad que lo habita.

De camino al restaurante situado en el Concello de Moraña, hicimos una breve parada para visitar la encantadora iglesia de San Pedro de Rebón, precioso exponente de ese románico rural gallego no tan conocido.

Ya por la tarde, de camino a la ciudad de Pontevedra, aprovechamos a asomarnos también a la iglesia de San Martiño de Gargantáns, enclavada en un exuberante paraje de norme verdor y que, además, conserva uno de los ábsides románicos más fotogénicos de Galicia.

 

El resto de la jornada lo dedicamos íntegro a la ciudad de Pontevedra, cuyo casco urbano conquistó a todos nuestros viajeros dada su comodidad, su carácter cien por cien peatonal, su ambiente y por su profusión monumental.

En Pontevedra además de recorrer sus calles más emblemáticas, nos detuvimos en las ruinas del antiguo convento de Santo Domingo, en la Basílica de Santa María la Mayor, así como en el convento de San Francisco y su icónica iglesia de la Peregrina, punto de encuentro para regresar al autobús y volver a nuestro hotel, donde nos esperaba la cena y una sorpresa en forma de "Queimada".

Y como epílogo a cuatro días cargados de arte, historia y paisaje, aprovechando el viaje de regreso a Madrid no dejamos escapar la oportunidad de visitar dos monumentos propicios por quedar en el propio camino:

En primer lugar, el santuario de A Franqueira, uno de los de mayor tradición y devoción de Galicia que conserva una portada románico presidida por un tímpano de enorme personalidad, y a continuación, ya de nuevo en tierras ourensanas, el Monasterio de San Clodio de Leiro, hoy en día convertido en un lujoso hotel.

Desde allí, tras comer de nuevo en la encantadora terraza fluvial del restaurante Acea da Costa de Allariz, emprendimos nuestro viaje de retorno a Madrid.

Muchas gracias a todos y todas por vuestra fantástica compañía.


Próximos Seminarios y
Viajes de Arteguias