PÁGINA DE INICIO 

 

Crónica e imágenes del Viaje Guiado: Ruta de los Nazaríes en Jaén, 17 y 18 de noviembre de 2018

Durante el fin de semana del 17 y 18 de noviembre tuvo lugar el último de los Viajes Guiados de ARTEGUIAS del año 2018, teniendo como destino la Ruta de los Nazaríes a su paso por la provincia de Jaén.

Desde nuestro punto de encuentro en la madrileña Glorieta de Puerta de Toledo, el autobús partió puntual en dirección sur, realizando la pertinente parada técnica en la encantadora y pintoresca Venta de Don Quijote, en la población de Puerto Lápice.

Nuestro grupo llegando al castillo de Baños de la Encina

Apenas rebasado el estratégico paso de Despeñaperros, nuestra primera visita tuvo como escenario la localidad de Baños de la Encina, más concretamente su fastuoso Castillo de Burgalimar, situado en uno de los extremos del casco urbano y con amplísimas vistas sobre las campiñas aledañas cuajadas de olivares.

Explicaciones sobre los restos arqueológicos  que contiene el castillo de Burgalimar

De la mano de una de las guías locales del castillo, comenzamos la visita por su exterior, accediendo a continuación a su inmenso patio de armas en el que nos fue explicada el origen y la funcionalidad de los restos arqueológicos aparecidos en él.

Finalizada la visita, los más audaces ascendieron a su torre del homenaje y a los adarves, desde donde pudieron contemplar espectaculares panorámicas tanto del casco urbano como del entorno.

Nuestros viajeros disfrutando de las vistas desde la torre del homenaje

Desde Baños de la Encina y en poco más de diez minutos llegamos a Guarromán, donde disfrutamos de una reconfortante comida en un restaurante cuya curiosísima decoración no dejó indiferente a nadie.

La jornada de tarde se centró en el importantísimo yacimiento íbero-romano de Cástulo, primero sobre el propio terreno y a continuación en el Museo monográfico instalado en Linares.

Camino de la ciudad íbera y romana de Cástulo

De esta manera y aprovechando la agradable luz del atardecer, recorrimos los diferentes espacios del enorme yacimiento de Cástulo, deteniéndonos con especial atención como no podía ser de otra forma en su obra clave: el Mosaico de los Amores, descubierto hace pocos años y protegido por una cubierta que lo pone a salvo de las inclemencias meteorológicas.

Mosaico de los Amores

De regreso al autobús y tras una breve parada técnica en el Centro de Recepción de Visitantes del yacimiento, nos dirigimos a la cercana ciudad de Linares con el fin de visitar el interesantísimo Museo monográfico allí habilitado, cuya colección se compone en su totalidad de piezas extraídas de las ruinas de la ciudad íbero romana.

EN el Museo Arqueológico de Cástulo en Linares

Tras un exhaustivo recorrido por sus salas, regresamos al autobús para dirigirnos a nuestro hotel, situado a las mismas puertas de la capital jiennense.

León ibero-romano en el museo

La mañana del domingo tal y como vaticinaban las predicciones meteorológicas amaneció totalmente encapotada, aunque afortunadamente durante la primera parte de nuestro recorrido por la capital del Santo Reino la lluvia nos respetó.

Frente al teatro Infanta Leonor, que vendría a coincidir con el extremo norte del casco viejo, iniciamos el largo periplo por la capital jienense.

El grupo en el interior de la iglesia de La Magdalena de Jaén

Tras comentar la muralla y algunos inmuebles históricos de interés en el entorno, nos detuvimos en primera instancia frente a la actual parroquia de La Magdalena, antigua mezquita que conserva su fotogénico patio de abluciones así como el alminar hinspanomusulmán.

Explicaciones sobre la torre alminar de la iglesia

Desde ahí, apenas a pocos metros, accedimos a uno de los monumentos más renombrados de la capital jiennense, concretamente al Palacio de Villardompardo, en cuyos sótanos se conservan uno de los Baños Árabes más completos y mejor conservados de España.

En los espectaculares Baños Árabes de Jaén

A la salida y a través de la calle Maestra nos encaminamos hacia la Catedral, cuya visita iniciamos por el interior deteniéndonos en sus capillas más importantes, en la sillería del coro y, por supuesto, en la sacristía o sala capitular.

Foto de grupo ante la Catedral de Jaén

Tras unos minutos de tiempo libre para reponer fuerzas o hacer compras en las calles comerciales del centro de la ciudad, terminamos de comentar la fachada principal de la seo y nos dirigimos hacia el autobús con el fin de llegar hasta el Museo Provincial.

Ruta por Jaén

El Museo Provincial de Jaén es uno de esos museos de pequeñas capitales que suelen ser injustamente ignorados en las principales rutas turísticas pero que merecería ser visita obligada para cualquier amante de la historia y del arte.

En el Museo de Jaén. Espacio dedicado a las esculturas ibéricas de Cástulo

En él, iniciamos la visita en el pabellón adyacente en el que se exponen las principales obras de arte íbero procedentes de Porcuna, piezas que en pocas fechas terminarán en el enorme y aún semi vacío Museo íbero.

Famosa estatua de guerrero triunfante

A continuación, y ya en la colección principal, fuimos deteniéndonos en las piezas más valiosas prestando especial atención a varias esculturas y al magnífico sarcófago paleocristiano de Martos.

La visita por la ciudad de Jaén culminó con el ascenso al castillo de Santa Catalina y a su magnífico mirador popularmente conocido como "de la Cruz", cuyas vistas de la ciudad no se quiso perder una acompañante inesperada: la lluvia, que arreció con especial fuerza en ese momento.

En el mirador de la Cruz

Desde Jaén, en apenas media hora de trayecto nos desplazamos a la población de Porcuna, donde nos esperaba la comida en un céntrico restaurante.

Domingo por la tarde: entrada a la Torre de Boabdil de Porcuna

La visita a Porcuna se centró en los restos de la muralla de su antigua alcazaba y en la llamada Torre Nueva o Torre de Boabdil, construcción encargada por la Orden de Calatrava y en la que, según la tradición, estuvo preso el último rey nazarí Boabdil el Chico tras ser hecho prisionero por los Reyes Católicos e la Batalla de Lucena.

Explicaciones

En la actualidad la Torre de Boabdil acoge un pequeño museo en el que se exponen piezas procedentes de los distintos yacimientos íberos del término municipal de Porcuna, disfrutándose desde su terraza almenada superior de unas vistas dignas del esfuerzo que supone ascender.

Vistas desde lo alto de la torre

Finalizada la visita a Porcuna y tras despedirnos de su amable guía local, emprendimos el viaje de regreso a Madrid, donde llegamos tras la parada técnica de rigor dentro del horario previsto, despidiéndonos y citándonos -no sin antes felicitarnos el año- hasta el próximo viaje ya en 2019. Muchas gracias por acompañarnos.


Próximos Seminarios y
Viajes de Arteguias