PÁGINA DE INICIO 

 

Crónica e imágenes del Viaje Guiado: históricas comarcas de El Somontano y El Sobrarbe, Huesca: 28, 29 y 30 de mayo de 2021

Tras varios meses de obligatoria inactividad debido a las restricciones sanitarias y con el fin del Estado de Alarma, el pasado fin de semana del 28 al 30 de mayo tuvo lugar el primer y esperadísimo viaje del año 2021, el cual tuvo como destino, tras quedar aplazado el año pasado, las históricas comarcas oscenses del Sobrarbe, el Somontano y una breve pero interesantísima incursión en la zona de los Monegros.

Como estaba previsto y siempre cumpliendo estrictamente tanto las recomendaciones como los protocolos sanitarios, la expedición, con autobús nuevo además, salió de la Avenida de América para, tras dos paradas protocolarias, adentrarnos en territorio altoaragonés, más concretamente en la conocida Sierra de Guara, puerta de entrada al Somontano de Barbastro.

Tras la comida en una bucólica hostería de Bierge, nos dirigimos a pie a la ermita de San Fructuoso de la misma localidad, antigua parroquia hasta la construcción de una más moderna y que conserva un interesantísimo programa pictórico del gótico lineal magníficamente conservado y que tuvimos ocasión de desgranar al detalle.

Pinturas murales de San Fructuoso de Bierge

Desde allí, a través de carreteras de precioso trazado y paisajes impresionantes llegamos a la localidad monumental de Alquézar, donde tras un tiempo de asueto frente a un espectacular mirador con vistas al conjunto monumental, iniciamos el ascenso hasta su colegiata.

Dividiéndonos en grupos tal y como marca la normativa, la mitad del grupo accedió al interior de la iglesia de la colegiata mientras la explicación para la otra mitad se centró en los interesantísimos capiteles figurados de la panda norte de su claustro.

Desde allí, a través de las pintorescas calles de la localidad regresamos al autobús para dirigirnos al hotel de Barbastro para, tras distribuir las habitaciones, cenar e ir a descansar.


La visita de la mañana del sábado la iniciamos precisamente en Barbastro, donde de nuevo con el fin de ceñirnos a la normativa sanitaria, dividimos el grupo en dos, accediendo el primero de ellos a la catedral, y el segundo al Museo Diocesano para el posterior intercambio.

Desde Barbastro, unos pocos kilómetros en dirección sur y llegamos a la ciudad de Monzón, donde iniciamos nuestra visita en el espectacular y encumbrado castillo templario, en cuyo recinto se conservan varios restos de interés amén de disfrutarse de impresionantes vistas tanto de la localidad como de buena parte del Somontano.

Descendiendo del castillo y ya camino del restaurante, nos detuvimos en la Concatedral de Santa María del Romeral, normalmente cerrada pero que nosotros no podíamos dejar pasar por alto ya que conserva buena parte de su estructura interior original.

Tras la comida en un agradable restaurante montisonense, abandonamos el Somontano para adentrarnos en la histórica comarca del Sobrarbe para visitar su capital histórica, que no es otra que la villa de Aínsa, donde de nuevo, divididos en dos grupos, recorrimos su castillo, su inconfundible plaza mayor, sus callejas y, de remate, la preciosa iglesia románica de Santa María con su famosa cripta.

Justo antes de finalizar la última de las visitas y emprender camino de regreso al hotel fuimos testigos de una espectacular tormenta que, aunque por fortuna no supuso impedimento alguno para la visita, quedará en el recuerdo de todos como una simpática anécdota.


Tras recorrer tanto Sobrarbe como Somontano en los dos días precedentes, la jornada de domingo la dedicamos a una comarca oscense que generalmente suele quedar bastante apartada de las rutas monumentales aún conservando monumentos de notable interés, empezando por la iglesia de Santa María de Chalamera, una espectacular construcción románica emplazada en medio de un desolado páramo que llamó poderosamente la atención de toda la concurrencia.

Desde allí, ya ganándole kilómetros al viaje de regreso, tuvimos ocasión de visitar la exposición de los bienes del Monasterio de Sijena recientemente devueltos desde Cataluña a Aragón y que se muestran en una de las alas anexas rehabilitadas del histórico cenobio.
Desde allí, tras comer en la localidad de Sariñena, iniciamos nuestro viaje de regreso a Madrid para, tras las dos paradas reglamentarias, llegar a nuestro destino dentro del horario previsto.

Muchas gracias a todos y todas por vuestra compañía. Hasta la próxima cita.


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias