PÁGINA DE INICIO 

 

Crónica e imágenes del Viaje Guiado: Ruta de Jaime el Conquistador. 22, 23 y 24 de febrero de 2019

Durante el fin de semana del 22, 23 y 24 de febrero tuvo lugar el primero de los Viajes Guiados ARTEGUIAS programados para el año 2019, una ruta que nos acercaría a conocer algunos de los enclaves más importantes recorridos por el Rey Jaime el Conquistador durante el proceso de Reconquista de Valencia.

Como estaba previsto y con una puntualidad digna de admirar y agradecer a todos los asistentes, fuimos llegando hasta el punto de encuentro previsto en la Glorieta del Conde de Casal, donde tras los reencuentros y saludos pertinentes, iniciamos nuestro camino hacia tierras valencianas, aprovechando como es habitual para introducir nuestro viaje y, por supuesto, para realizar en áreas de servicio intermedias las paradas técnicas reglamentarias.
Tras una agradable comida en un restaurante-terraza aprovechando el magnífico clima primaveral con que nos acogió la Comunidad Valenciana, nos dirigimos a nuestra primera parada temática del viaje, que no era otra que la histórica e importantísima ciudad de Sagunto.
Allí nos recibió nuestro guía Amir, que nos acompañaría durante toda la jornada de tarde iniciando nuestro recorrido cultural por el Museo Arqueológico saguntino, en el cual, pudimos admirar interesantísimas piezas prerromanas y romanas extraídas de diferentes espacios de la ciudad.
A continuación, siempre a través de pintorescas callejas del casco viejo de Sagunto, llegamos a su famosísimo Teatro Romano, donde explicamos sus diferentes estancias y funcionalidades antes de acceder a la zona más alta de la montaña en la que, además de su enorme castillo, se situaba el foro de la ciudad romana, todo ello disfrutando de las magníficas panorámicas marítimas y terrestres que se vislumbran desde tan elevado lugar.
Tras descender del castillo por la sugestiva judería saguntina y tras dejar un tiempo de libre disposición para recuperar fuerzas, la parte final de la visita a Sagunto se centró en su patrimonio religioso medieval, empezando por su monumental iglesia parroquial de Santa María, interesantísimo ejemplo de gótico mediterráneo.
Como inmejorable colofón a la jornada de viernes nos desplazamos a uno de los extremos del casco urbano para conocer la iglesia del Salvador, una de las más antiguas de Valencia y estupendo ejemplo de las llamadas "Iglesias de Reconquista" de las que tendríamos la ocasión de visitar alguna más durante el viaje. Finalizada la visita y tras despedirnos de su encantador y hospitalario párroco, el autobús nos recogió para llevarnos, en poco más de quince minutos, a nuestro hotel para repartir las habitaciones, cenar y descansar.
La mañana del sábado la iniciamos visitando el histórico monasterio de Santa María del Puig, una de las plazas imprescindibles en el proceso de Reconquista de Valencia por parte de las tropas cristianas capitaneadas por el rey Jaime. Lo primero que hicimos fue visitar la fachada septentrional donde se reedificó una antigua portada tardorrománica del siglo XIII. Allí estuvimos identificando las escenas del Nuevo Testamento que se esculpieron en sus capiteles.
Allí, en compañía de su guía oficial María José fuimos recorriendo sus diferentes estancias hasta llegar a su iglesia gótica, en la cual, la mayoría de objetivos de nuestras cámaras se centraron en la Virgen bizantina que preside el retablo y cuya iconografía dio lugar a un interesante debate sobre las diferentes manares de representar a la Virgen.
Desde El Puig en escasos minutos desembarcamos en la ciudad de Valencia, uno de nuestros principales hitos del fin de semana y cuya riqueza histórica y monumental suele pasar desapercibida para buena parte de los turistas que llegan a ella ávidos de sol, playa y paella.
Frente a las icónicas Torres de Serranos que ya se estaban engalanando de cara a las próximas Fallas nos esperaba Baltasar Lozano, guía oficial de la ciudad y profundo conocedor de cada rincón valenciano, en cuya compañía fuimos recorriendo diversos puntos de interés, no sin antes realizar una parada técnica en la animadísima Plaza de la Virgen.
A continuación nos dirigimos a uno de los lugares más sorprendentes y desconocidos de la ciudad como es la llamada Cripta o Cárcel de San Vicente, un espacio subterráneo que formaba parte del primitivo complejo episcopal visigodo y que hoy se muestra al visitante a través de audiovisuales de exquisito gusto.
Dadas las pequeñas dimensiones del recinto, formamos dos grupos para después intercambiarse y mientras unos visitaban la Cripta, otros hicieron un pequeño recorrido por la Almoina, el exterior de la Basílica de los Desamparados (patrona de la ciudad), la Puerta de los Hierros, el Miguelete y la Puerta de los Apóstoles, donde aún hoy tiene lugar el acto del Tribunal de las Aguas.
Tras la comida en la céntrica Plaza del Negrito, iniciamos nuestro recorrido de tarde visitando el interior de la catedral, la capilla del Santo Grial y el Museo Catedralicio, prestando especial atención a nuestra salida a la Puerta del Palau.
Desde la Catedral nos acercamos a la iglesia de San Juan del Hospital, la más antigua de la ciudad y que, además de su primitiva estructura gótica, conserva interesantes pinturas murales del gótico lineal.
A continuación visitamos la también bajomedieval iglesia de Santa Catalina, considerablemente reformada pero que, además de un elegantísimo campanario barroco, conserva la típica morfología del gótico mediterráneo.
Otro de los platos fuertes de recorrido urbano por Valencia fue la Lonja de la Seda, refinadísima construcción del gótico civil que se ha hecho acreedora a la declaración de Patrimonio de la Humanidad.
Para terminar, ya de camino al autobús nos detuvimos frente al conocido Mercado Central y nos adentramos brevemente en el Museo de la Ilustración y la Modernidad, en cuya planta baja se expone una maravillosa maqueta de la ciudad a través de la cual pudimos apreciar con la ayuda de Baltasar el recorrido realizado. A continuación, nos recogió el autobús para regresar al hotel.
La jornada de domingo, en la que como todo el fin de semana pudimos disfrutar de un tiempo más propio de mayo que de febrero, la dedicamos íntegramente a la visitar ciudad de Lliria; uno de esos enclaves del área metropolitana de Valencia que entre su industria y su expansión urbanística desmesurada esconde en su casco viejo la herencia de un pasado cargado de historia y arte.
En Lliria nos acompañó durante toda la mañana su guía oficial Reme, con quien realizamos un ambicioso pero agradable recorrido a través de la herencia que las diferentes civilizaciones han dejado allí, empezando por los restos del Santuario Oracular de Mura y los Mausoleos Romanos.
A continuación nos adentramos en tiempos de la dominación musulmana que tienen en sus Baños Árabes como su vestigio mejor conservado para, a continuación y ascendiendo ya a la zona más elevada de la población, acceder a la sorprendente iglesia del Bon Pastor (antiguo hospital), en cuyo interior se conserva una encantadora pintura mural gótica con los temas de la Anunciación y la Crucifixión.
Tras el Bon Pastor desembocamos frente a la Iglesia de la Sang, otro interesantísimo ejemplo de iglesia de Reconquista y, desde ahí, a través de intrincadas callejas, llegamos al pintoresco horno comunal (Forn de la Vila), desde donde descendimos hasta la plaza principal de la localidad para despedirnos frente a la majestuosa fachada retablo de la iglesia parroquia.
Desde Lliria, iniciando viaje de regreso, paramos a comer en un precioso Mesón de La Pobla de Vallbona, tras lo cual, continuamos viaje hacia Madrid con la consabida parada técnica.
Muchas gracias a todos por acompañarnos en este primer viaje del año y esperamos volver a coincidir con vosotros en futuras ocasiones.

Próximos Seminarios y
Viajes de Arteguias