PÁGINA DE INICIO 

 

Crónica e imágenes del Viaje Guiado: Zaragoza universal, 22 y 23/02/20

Durante el pasado fin de semana del sábado 22 y domingo 23 de febrero tuvo lugar la segunda Edición del Viaje Guiado ARTEGUIAS "Ruta por la Zaragoza Universal", un itinerario que nos condujo a través de la riquísima y variada historia y arte de la capital aragonesa, y que tuvo su colofón en el recientemente reabierto Monasterio de Nuestra Señora de Rueda.

El grupo en el interior de la Aljafería

A la mañana del sábado y con una puntualidad digna de agradecer por parte de todos nuestros amigos, salimos desde la Avenida de América para, tras una parada técnica, llegar a la ciudad de Zaragoza, donde aprovechamos para hacer una primera parada a modo de toma de contacto para sacar la inconfundible foto de la Basílica del Pilar con el Ebro a sus pies desde el Puente de Santiago.

Por la mañana, al llegar, paramos para ver el Ebro con la Basílica del Pilar como referencia

A continuación, ya en compañía de nuestra fantástica guía Asunción, nos adentramos en el corazón de Zaragoza para visitar el exterior de la iglesia de La Magdalena, que luce magnífica tras su reciente y dilatada restauración y en la que expusimos las características de ese mudéjar aragonés Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Explicando la iglesia de La Magdalena

Muy cerca de La Magdalena desembocamos junto al antiguo teatro romano de Caesaraugusta, hoy musealizado y perfectamente explicado gracias a didácticos paneles y maquetas.

Visita al Teatro romano de Caesaraugusta

Tras una agradable comida en un restaurante junto al Paseo Independencia, iniciamos la jornada de tarde visitando la interesante Catedral de Zaragoza, popularmente conocida como "La Seo" y que, si bien en ocasiones queda eclipsada por la universal Basílica del Pilar, se trata de una de las construcciones más interesantes del arte medieval aragonés.

Antes de entrar en la Seo del Salvador

Iniciamos la visita por su exterior, comentando su cabecera románica y la suntuosidad decorativa mudéjar de la llamada "parroquieta". A continuación, accedimos a su magnífico y luminoso espacio interior donde explicamos su retablo y sus capillas laterales más interesantes.

Por último, accedimos al museo catedralicio donde nos recreamos con la belleza de su maravillosa colección de tapices.

Tras un tiempo de libre disposición para reponer fuerzas y hacer acopio de productos típicos en torno a la Plaza del Pilar, continuamos la visita por el Museo del Foro de Cesaraugusta, un espacio también musealizado en el propio subsuelo de la plaza donde además de restos aparecidos, se explica el urbanismo de la importante ciudad romana.

En la cloaca del Foro de la ciudad romana

A continuación, visitamos La Lonja de los Mercaderes, edificio ranacentista que fue construido para albergar las reuniones, gestiones y acuerdos entre comerciantes del pujante territorio aragonés del siglo XVI.

La Lonja

Luego, accedimos a la Basílica del Pilar, donde además del retablo y algunas piezas de sumo interés en ella albergadas como los frescos de Goya, explicamos al detalle la historia de la construcción, la segunda de mayor tamaño de España y una de las primeras de toda la Cristiandad.

EN el interior de la Basílica del Pilar

Acabada la jornada, regresamos al autobús pasando de nuevo por el Puente de Santiago e inmortalizando la estampa nocturna de la Basílica antes de dirigirnos al hotel para repartir las habitaciones, cenar y descansar.

La jornada del domingo, que amaneció soleada y especialmente luminosa, la iniciamos visitando otro de los monumentos claves de la capital maña: el Palacio Taifa de La Aljafería, obra clave del arte hispanomusulmán peninsular.

Domingo por la mañana: llegada al palacio de La Aljafería

Tras comentar desde el exterior sus particularidades arquitectónicas y los diferentes procesos de restauración, accedimos a su interior, donde nos maravillamos con la elegancia de sus patios. A continuación fuimos recorriendo sus diferentes salones.

En el Salón del Trono de la  Aljafería

Finalizada la visita, regresamos al autobús para poner rumbo al restaurante, ya en la Ribera Baja del Ebro, concretamente en la localidad de Escatrón.

Desde Escatrón, en apenas diez minutos llegamos a uno de los monumentos clave del viaje, que no era otro que el monasterio cisterciense de Nuestra Señora de Rueda, que tras años cerrado al público por diferentes razones, ha vuelto a abrir sus puertas para deleite de visitantes.

Se trata de un monasterio ciertamente aislado y alejado de la mayoría de rutas artísticas, pero bien merece la pena una visita; empezando por su sugestiva noria fluvial aprovechando las aguas del Ebro.

Tras visitar la noria y la cabecera desde el exterior, accedimos al recinto monacal propiamente dicho, empezando nuestro recorrido por su suntuosa iglesia, acorde al cien por cien con los preceptos de la Orden del Císter.

Fto de familia junto a la sala capitular del Monasterio de Rueda

Continuamos la visita por su claustro y las diferentes estancias articuladas en torno a él y en el que, muy especialmente, llamaron la atención de nuestros acompañantes la sala capitular, de las mejores de España, y el refectorio con su particular púlpito.

Refectorio

Finalizada la visita, emprendimos nuestro viaje de regreso a Madrid. Muchas gracias por acompañarnos.


Próximos Seminarios y
Viajes de Arteguias