PÁGINA DE INICIO 

 

Iglesia de San Bartolomé de Logroño, La Rioja

Introducción

La ciudad de Logroño está indisolublemente ligada al cauce del río Ebro, cuyo paisaje configura su contorno urbano. El origen de esta urbe debe situarse, como la de tantas ciudades de la Península, en época romana. Durante la ocupación musulmana varias fuentes nos hablan de su prosperidad. Pero el verdadero desarrollo urbano tuvo lugar a partir del siglo XI, gracias a los fueros que le fueron concedidos por Alfonso VI el Bravo (1065-1109) en el año 1095. La gran cantidad de peregrinos que viajaban a Santiago convirtió a Logroño en una población pujante.

Detalle de la portada gótica de la iglesia de San Bartolomé de Logroño

Como todas las ciudades medievales, Logroño contó con un recinto amurallado, todavía visible en algunos tramos. En la Edad Media llegó a albergar hasta diez iglesias y otros tantos hospitales y hospederías para los peregrinos. El templo más importante fue sin duda el consagrado a Santiago, del que tan sólo hemos conservado de época medieval la imagen de su santo titular, ya que el resto del edificio fue demolido en el siglo XVI para edificar la construcción actual. Junto a él se encuentra la Fuente de los Peregrinos, cuyo nombre nos habla de su función primigenia, y que fue rehecha en varias ocasiones, siendo las intervenciones más importantes en los siglos XVI y XVII. Muy cerca de allí se encuentra un vestigio de la muralla medieval: la Puerta de Carlos V, antigua Puerta del Camino. Allí también podemos ver el Cubo del Revellín, una construcción que también ha sido rehecha en varias ocasiones, cuya fama se debe al protagonismo que adquirió en el sitio a los franceses en 1521.

Escena de los milagros de San Bartolomé.  Iglesia de San Bartolomé de Logroño, La Rioja

Además de la iglesia de San Bartolomé y la de Santa María de Palacio, que son los edificios más antiguos de Logroño, la ciudad no conserva muchos restos medievales. Hay algunos fragmentos escultóricos de la primitiva iglesia de Santiago el Real y también el yacimiento de Santa María de Valcuerna, un templo altomedieval situado a extramuros de la ciudad, vinculada al Camino de Santiago. En el Museo de La Rioja pueden verse numerosos testimonios que evidencian el esplendor de la ciudad en tiempos pasados. Allí hay piezas procedentes de otras fábricas románicas de la ciudad. También se conservan una gran cantidad de obras de otros lugares de la región, como Navarrete, o el monasterio de Yuso, en San Millán de la Cogolla.

Interior románico y gótico de la iglesia de San Bartolomé, Logroño

La iglesia de San Bartolomé

La iglesia de San Bartolomé de Logroño fue declarada Monumento Nacional en la tempranísima fecha de 1866. Es un edificio que se ubicaba en el interior de la muralla de la ciudad medieval. De hecho, la cabecera se encontraba inserta en el lienzo de la cerca. No tenemos constancia de la fecha de su construcción, pero ya estaba levantada en el año 1230, cuando consta entre las mandas piadosas que un clérigo otorgó en su testamento. En los siglos XIV y XV se multiplican los testimonios en la documentación, lo que indica la importancia que el templo adquirió en el conjunto urbano de Logroño.

Cabecera de la iglesia aprovechando los muros de la muralla logroñesa

Exterior

Hasta hace poco, el exterior estaba prácticamente oculto por las construcciones de alrededor, siendo visibles tan sólo la portada de los pies, el muro meridional, y la torre, construida encima del ábside central.

Detalle de la gran portada de la iglesia logroñesa de San Bartolomé

Recientemente se han eliminado edificaciones que tapaban la cabecera incrustada en la muralla. Ahora se puede contemplar perfectamente desde la calle cómo el ábside central semicircular al interior se convierte en rectangular al exterior y por encima se alza la torre. Retranqueados y más pequeños también observamos los ábsides laterales. En cada uno de ellos aparecen ventanales románicos restaurados, siendo el mejor elaborado el de la capilla principal con dos capiteles de gloutons (hombre y león).

Ventanal románico en el ábside principal

La citada torre campanario es una construcción esbelta, de cuatro alturas, realizadas la inferior en sillería, la segunda con ladrillo y sillería en los ángulos, y las dos superiores enteramente en ladrillo. Presenta dos vanos de medio punto en cada uno de sus flancos, y una franja decorativa de ladrillos que forman líneas entrecruzadas, y que configuran una red de rombos de estilo mudéjar tardío.

Torre campanario de estilo románico y gótico

La portada

La portada es realmente monumental, a pesar de las reformas del siglo XVI, cuando se desplazaron el tímpano y el dintel de su posición para permitir la iluminación del coro.

Portada principal de la iglesia de San Bartolomé

Se estructura por medio de un gran arco apuntado rodeado de seis arquivoltas molduradas, bajo las cuáles se disponen dos cuerpos. El superior presenta una franja de doseletes, que cobijan un nutrido grupo escultórico con escenas de la vida de san Bartolomé, tomada de La "Leyenda Dorada" de Jacobo de la Voragine: exorcismo de la hija del rey Polemón destrucción de ídolos del templo, martirio cuando es mandado desollar y luego decapitar por Astiages y predicación después del martirio.

La portada de la iglesia está dedicada parcialmente a la vida y los milagros de San Bartolomé según la Leyenda Dorada

Por debajo, otra serie de arquillos de medio punto trilobulados. Merece la pena detener la mirada en los capiteles de esta franja, decorados con escenas historiadas y motivos zoomórficos, que muestran una estética híbrida, de rasgos tardorrománicos y góticos. Están muy desgastados y recolocados pero se adivinan algunos temas como un Anuncio a los Pastores que visten ropajes de lana (con perro y ovejas alrededor), La Natividad con el Niño rodeados por el buey y la mula, mientras la Virgen descansa en la cama.

Escenas diversas colocadas en las enjutas de las arquerías inferiores

En el tímpano puede verse la segunda venida de Cristo en el día del Juicio (Parusía) como Cristo Varón de Dolores (enseñando las llagas de la Pasión) entre María, San Juan Evangelista y ángeles con instrumentos de la Pasión.

Martirio de San Bartolomé

A la derecha puede observarse otro acceso, bajo un sencillo arco de medio punto, que en la actualidad se encuentra cegado. En el muro meridional otra puerta de factura moderna permite entrar directamente a la sacristía desde la calle.

Interior

El interior presenta tres naves, la central más ancha y alta que las laterales. Se cubren con bóvedas de crucería las laterales, y con terceletes la principal. Las naves se separan por medio de pilares octogonales, y arcos formeros apuntados. Tiene una cabecera tripartita con bóveda de cañón apuntado, y un ábside semicircular en la nave mayor.

Interior románico de San Bartolomé

En la cabecera de las tres naves hay ventanas saeteras, que fueron descubiertas en la segunda mitad del siglo XX, tras retirar los retablos barrocos que hasta entonces las habían cegado. El ábside central tiene dos impostas, la superior decorada con ajedrezado.

Nave de la Epístola

En esta zona se conservan algunos restos pictóricos que evidencian la policromía original, en tonos pardos y azules. En el muro meridional también se observan algunos restos, más abundantes. Se han identificado con las escenas del pecado original.

A los pies, en la Capilla de los Márquez, encontramos dos sepulcros góticos.

Uno de los sepulcros góticos

(Autores del texto del artículo de ARTEGUIAS:
Víctor López Lorente y David de la Garma)

 


Próximos Seminarios y
Viajes de Arteguias