PÁGINA DE INICIO 

 

Guía de la iglesia de Santa María del Camino, Carrión de los Condes (Palencia)

Introducción

Eclipsada en parte por el celebérrimo friso de su vecina iglesia de Santiago, así como por la enorme relevancia histórica del recientemente rehabilitado monasterio de San Zoilo, la iglesia de Santa María del Camino, antiguamente bajo la advocación de Nuestra Señora de las Victorias es quizás la iglesia medieval menos conocida de las llegadas a nuestros tiempos en la localidad palentina de Carrión de los Condes.

Iglesia de Santa María del Camino, Carrión de los Condes: portada sur

Estratégicamente levantada junto a uno de los lienzos de la muralla por los que se accedía al viejo burgo medieval a través del Camino de Santiago, se trata para la mayoría de estudiosos de la construcción románica más antigua de la población, habiendo servido en parte de inspiración para la propia iglesia de Santiago.

Muralla medieval de Carrión de los Condes

Levantada en noble sillería, sus orígenes se remontan al segundo o tercer cuarto de la duodécima centuria, presentando en origen una estructura de tres naves de cuatro tramos cada una (siendo más alta y ancha la central) separadas por arcos ligeramente apuntados sobre pilares cruciformes. Llama la atención que a estas alturas del desarrollo del románico de mediados del siglo XII, los arcos formeros y fajones no graviten sobre columnas sino sólo sobre pilastras.

Interior de la Iglesia de Santa María del Camino, Carrión de los Condes

El edificio también incluye un crucero marcado en alzado aunque no sobresaliente en planta y cabecera de triple ábside conformada por un ábside semicircular y sendas absidiolas laterales de menor relieve.

Nave central

Ya en la Edad Moderna el templo fue objeto de varias reformas, algunas de ellas obligadas como se aprecia en los potentísimos contrafuertes que reforzaban el muro sur por los problemas de estabilidad y sujeción de la bóveda y que hoy sirven de pórtico lateral, y que lamentablemente acabaron siendo baldíos ya que el sistema de contrapesos no aguantó y la bóveda primitiva de la nave central se vino abajo siendo sustituidas por las barrocas que apreciamos hoy y en las que aún quedan huellas de los arranques de los arcos originales.

Iglesia de Santa María del Camino, Carrión de los Condes: pórtico que protege y refuerza el muro meridional del templo

Igualmente en el siglo XVII el ábside central fue sustituido por una capilla mayor más acorde a las modas de la época siguiendo planos del arquitecto Felipe Berrojo a instancias del Arzobispo de Palencia Juan del Molino Navarrete, oriundo de Carrión de los Condes y cuyo panteón funerario se conserva en el propio templo.

También hacia el muro norte fueron levantadas nuevas capillas laterales enmascarando parte del hastial y la aún hoy oculta absidiola septentrional, como la del Cristo del Amparo o los Calderones, o la dedicada a Nuestra Señora del Pópolo también conocida como del Clérigo Pastor. Por tanto, al exterior sólo nos ha quedado el ábside meridional.

Ábside meridional

En el interior se conserva una espléndida escultura de piedra policromada que representa a la patrona: Nuestra Señora del Camino o de las Victorias, muy venerada en esta localidad palentina. Se trata de una preciosa escultura gótica (segunda mitad del siglo XIII) de la Virgen como Trono de la Sabiduría sosteniendo al Niño.

Imagen pétrea policromada de Nuestra Señora del Camino o de las Victorias

La portada sur

El elemento más destacado del conjunto de Santa María del Camino es sin lugar a dudas su portada sur, protegida como antes señalábamos por el improvisado pórtico que se concibió una vez fueron techados los contrafuertes de refuerzo erigidos en el siglo XVI con el fin de dotar de mayor estabilidad a la iglesia.

Preciosa portada meridional de  la iglesia de Santa María de Carrión

Fechada a mediados del siglo XI, consta de cinco arquivoltas de medio punto animadas con cenefas y guirnaldas decorativas que descansan sobre pilastras las roscas impares y columnas acodilladas rematadas con capiteles figurados las pares. De las cinco roscas, la más interesante es la cuarta, decorada en toda su extensión con una sucesión de figuras en posición radial entre las que se distinguen músicos, personajes desempeñando diferentes oficios, animales.

Sobresaliendo de las jambas interiores de la portada apreciamos sendas mochetas decoradas con cabezas de bóvidos pareadas que bien podrían haber sostenido un tímpano desaparecido.

Mocheta con dos cabeza de bóvidos

Los capiteles de la derecha representan grifos la cesta más interna y, bastante más erosionados dificultando su identificación, personajes encaramados a leones, por lo que podría tratarse de la escena de Sansón desquijarando al león, simétricamente duplicada. Este tema es muy habituial en el románico porque Sansón es una prefiguración veterotestamentaria de Cristo como vencedor definitivo de la muerte.

Capitel con dos escenas simétricas de Sansón desquijarando al león

También muy interesantes son los capiteles del costado izquierdo de la puerta, apareciendo en la primera cesta un grupo de hombres con barba, y en su contigua otro de mujeres. Estas dos escenas han sido identificadas como la representación del Milagro de las Cien Doncellas, por el cual, cuando las cuatro doncellas que le correspondía entregar a Carrión como tributo a Miramamolín salían del pueblo, estas pidieron despedirse de la Virgen, quién en respuesta a sus plegarias hizo aparecer cuatro bravos toros (representados en las mochetas) que provocaron la huída de los musulmanes.

Capitel de la portada sur

En las enjutas y algo mutiladas por la adición de los antes mencionados contrafuertes se ven dos personajes cabalgando sendos animales. El de la izquierda tiende a identificarse con Sansón desquijarando al león, aunque hay quien lo ha interpretado como el rey David.

Relieve de la enjuta izquierda

En la enjuta contraria el caballo parece pisar a un personaje tendido en el suelo. Se trata de la iconografía conocida como "El caballero victorioso", muy abundante en el románico francés. La interpretación de esta escena ha sido estudiada por numerosos expertos y no ha dado un resultado claro. En ocasiones se identifica al jinete como el emperador Constantino o, incluso al emperador franco Carlomagno. Si bien, lo más probable es que se trata de una alegoría del triunfo del Cristianismo sobre el mal puesto que el personaje vencido no resulta normalmente un ser humano real sino una caricatura o mascarón grotesco (personificación de los maligno).

Iglesia de Santa María de Carrión: relieve superior dedicado al Ciclo de la Natividad

De especial interés resulta el friso que corona la fachada, no tan famoso como su homónimo de la iglesia de Santiago pero sí más antiguo y más que probable inspirador de aquel. Dada la advocación mariana de esta iglesia no sorprende que abarque pasajes de la Natividad de Jesús.

Rey Herodes

En concreto, aparece labrado un completísimo y muy narrativo Ciclo de la Epifanía o Adoración de los Reyes Magos al Niño, iniciándose con la efigie de Herodes en el trono dando la orden de acabar con los infantes menores de dos años, los Magos dirigiéndose primero al palacio y después a Belén, así hasta finalizar en una bellísima Adoración. Llama la atención como los relieves que hubieran quedado tapados por los contrafuertes, fueron recolocados en posición perpendicular.

Adoración o Epifanía

Por último, no carece de importancia la interesante colección de canecillos y metopas que animan el tejaroz que protege friso y puerta, distinguiéndose canecillos zoomorfos (reales y fantásticos), personajes en distintas actitudes (un arpista, un contorsionista, etcétera) y en las metopas entre modillón y modillón, hay quien ha querido ver parte de un zodiaco.

Iglesia de Santa María del Camino, Carrión de los Condes:  puerta oeste

Bastante más desapercibida pasa la portada occidental, de triple arquivolta de medio punto sobre columnas culminadas en capiteles de sencilla figuración. Sobre ella se conserva horadada una hornacina en la que se veneraba una talla de la Virgen en madera que fue sustituida por una réplica moderna.

Otra imagen de la puerta oeste

Otros monumentos de Carrión de los Condes

Sin lugar a dudas, la construcción más conocida y que ha colocado en el mapa de cualquier amante del románico a Carrión de los Condes es su iglesia de Santiago, más concretamente su friso escultórico tardorrománico (del llamado Maestro de Carrión de los Condes, que expresa ya unas maneras naturalistas protogóticas), cuya importancia fue tal que inspiró otros muchos en Palencia como el de Moarves de Ojeda.

Cristo en Majestad en la iglesia de Santiago de Carrión de los Condes

En él aparece representada una monumental efigie de Cristo en Majestad flanqueado por el Tetramorfos y por todo el Colegio Apostólico. Tampoco conviene perder de vista los capiteles y la figuración de la arquivolta labrada de la puerta.

Detalle de la arquivolta figurada de la portada de Santiago de Carrión

A las afueras de la localidad y convertido hoy en un encantador establecimiento hostelero, el Monasterio benedictino cluniacense de San Zoilo presume de ser uno de los cenobios con más historia de Castilla.

San Zoilo (Carrión de los Condes): portada románica del siglo XI

Varias veces reformado y ampliado, durante una intervención en la década de los 90 de la pasada centuria fue descubierta y puesta en valor una interesantísima portada del románico pleno íntimamente emparentada con Frómista, San Isidoro de León o Jaca.

Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
José Manuel Tomé)


Próximos Seminarios y
Viajes de Arteguias