PÁGINA DE INICIO 

 

Iglesia de Vizcaínos de la Sierra, Burgos

Introducción

Canecillos del costado norte de la iglesia de VizcaínosVizcaínos de la Sierra o, simplemente "Vizcaínos" es un pequeño pueblo de la Sierra de la Demanda burgalesa, ubicado a más de mil metros de altitud junto al río Pedroso que desemboca en el legendario Arlanza.

Esta población, como todo el amplio territorio serrano que lo circunda, tuvo relevancia política y demográfica durante las últimas décadas del siglo IX y todo el siglo X, coincidiendo con en el avance repoblador del Reino de Asturias-León y el Condado de Castilla durante esa centuria.

Su monumento principal es la iglesia parroquial de San Martín de Tours, situada en uno de los extremos del caserío, junto a la carretera de acceso, cuya soberbia estampa aparece ante el viajero cuando llega desde Barbadillo del Pez. Lo primero que apreciamos son sus armoniosas formas arquitectónicas, mayoritariamente románicas, y el color cárdeno oscuro de su sillería de piedra arenisca.

Iglesia de San Martín de Tours, VizcaínosEste edificio es fruto de varias etapas constructivas medievales y remodelaciones modernas, de las que nos ocuparemos en los siguientes apartados.

Iglesia de San Martín de Tours

La primitiva iglesia de San Martín de Tours debió ser construida en época condal (siglos IX-X) aunque, más adelante, a finales del XI o comienzos del XII, se reemplazaría la cabecera prerrománica por otra románica de la llamada Escuela de La Sierra. Unas décadas más tarde (segunda mitad del siglo XII, todavía en época románica), se añadiría la galería porticada y el campanario, relacionados con otra escuela: la Silense.

En época moderna, volvió a sufrir algunas remodelaciones. La más relevante data del siglo XVIII, momento en que se desmontó y reconstruyó la citada galería porticada.

Nave

Aspecto de la iglesia  de Vizcaínos de la Sierra, desde el noresteComo se ha indicado, algunas excavaciones arqueológicas parecen confirmar que el cuerpo principal de la nave actual -construido con mampostería- no es otros que el de un templo muy primitivo, de época altomedieval y estilo prerrománico. La puerta original estaría en el hastial occidental, pero se perdió cuando se construyó el campanario románico.

La cornisa con los canecillos son un añadido de época románica. Aunque se viene diciendo que son de la primera reforma (comienzos del siglo XII) es bastante obvio que no tienen nada que ver con los de la cabecera y son, con bastante seguridad, relacionables a los de la galería porticada y, por tanto, fechables en la segunda mitad del XII (Escuela Silense). Citaremos entre ellos una cabeza monstruosa, un monje, un curioso espinario, un arquero, una cabeza de bóvido, un dragón, etc.

Cabecera

Ábside la iglesia de San Martín de Tours de VizcaínosA principios del siglo XII se sustituyó el ábside prerrománico -seguramente de planta cuadrada- por un magnífico ábside del románico pleno, con planta semicircular, dos columnas entregas, imposta y ventanal central.

Los canecillos y capiteles de esta parte del templo de San Martín de Tours de Vizcaínos de la Sierra son distintos, como ya hemos hecho notar, de los de la nave. Su labra es menos naturalista, más primitiva pero muy expresiva, como es propio de la Escuela de la Sierra.

El repertorio iconográfico es variado, donde abundan cabezas humanas y de animales. De toda la colección escultórica destacamos un hombre y una mujer que muestran sus respectivos sexos y un capitel con una persona sujetando dos leones por los cuellos mediante sendas cuerdas.

Estaríamos ante una vetusta iconografía llegada a la Europa medieval desde Mesopotamia.

Puerta

Columnas de la puertaTambién en el siglo XII se construyó una nueva portada en el muro sur, con arquivoltas baquetonadas sobre dos pares de jambas, con aves, arpías y parejas de leones y águilas apresando animales.

Para Félix Palomero, salvo los apoyos y la escultura monumental, la estructura de esta puerta sería muy reconstruida en el siglo XVIII.

Galería porticada

En la segunda mitad del siglo XII, se construyó una galería porticada similar a otras de la zona como la de Jaramillo de la Fuente, Pineda de la Sierra o Canales de la Sierra. Por tanto, se articularía mediante arcos de medio punto sobre capiteles dobles y columnas geminadas. Este pórtico fue desmontado en el siglo XVIII y se aprovechó parte del material, como los capiteles. La estructura se macizó bastante pues se reconstruyó mediante grandes pilares con columnas adosadas a los laterales.

Capitele con grifosLos citados capiteles ofrecen un panorama familiar en el bestiario románico: parejas de grifos, leones, arpías y dragones.

Torre campanario

También es una estructura de finales del S. XII, y como en el caso de la galería, habría que hablar de un taller relacionado con Santo Domingo de Silos. Este campanario se adosó a la nave prerrománica en su lado occidental, para lo que hubo de alargar dicha nave en un tramo, y se comunica con ella mediante un gran arco apuntado.

Este campanario, en alzado, tiene tres cuerpos: el primero es el de elevación y sustentación del resto de su estructura y está cubierto por una perfecta bóveda de medio cañón en sentido norte-sur.

Campanario románicoEl segundo es un cuerpo abierto e los cuatro costados por sendos ajimeces con mainel central.

El tercero y último también tiene troneras ajimezadas, con la particularidad de que dichos ajimeces están envueltos por un arco de medio punto sobre dos columnas exteriores.

Los capiteles muestran cestas vegetales rematadas en pomas, aunque también los hay con hojas similares a los helechos, cabezas humanas y animales como cuadrúpedos, arpías, águilas. Por su parte, los canecillos son todos de proa de barco.

Interior

Lo más destacable es la cabecera con su bóveda de medio cañón (presbiterio) y de horno (ábside). El arco triunfal y el ventanal absidal muestran escenas figuradas y zoomorfas con la estética de la Escuela de la Sierra, más expresiva pero menos fina que la Silense que vimos en la galería, portada y campanario.

También hemos de fijarnos en la pila bautismal que encontraremos a los pies del templo. Es un ejemplar románico de gran belleza. Su copa se decora con gallones y una cenefa superior con flores de aro.


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias