Viajes guiados
ARTE ROMÁNICO rutas libros ARTEGUIAS PÁGINA DE INICIO 

 

Guía del Monasterio de Santa Clara a Velha de Coímbra, Portugal

Libro: ICONOGRAFÍA Y SIMBOLISMO ROMÁNICOIntroducción

Coímbra es una de las ciudades históricas más importante de Portugal. Cuenta con 140.000 habitantes y se encuentra a 44 metros sobre el nivel del mar.

La ciudad es atravesada por el enorme río Mondego que será uno de los grandes protagonistas del monumento de este artículo: el Monasterio de Santa Clara a Velha.

La actual ciudad de Coímbra fue un asentamiento conocido como Æminium, población vecina de la ciudad de Conímbriga a la que terminaría por "robarle" su nombre y su importancia.

Fue sede episcopal durante el Bajo Imperio Romano y el reino hispanovisigodo de Toledo. Con la ocupación musulmana de comienzos del siglo VIII pasó a denominarse Qulumriyah y permaneció bajo el dominio andalusí hasta el año 1064 en que fue reconquistada por el rey Fernando I de León.

Monasterio de Santa Clara a Velha de Coímbra, Portugal

Enrique de Borgoña y Teresa de León la convertirán en capital del condado de Portugal, siendo el lugar de nacimiento del primer rey portugués: Alfonso Enríquez. Coímbra se mantuvo como capital de este joven reino hasta 1256 en que es trasladada a Lisboa. Pero Coímbra no dejó de tener importancia puesto que se encontraba en el Camino Central a Santiago que partiendo de Lisboa hacia el norte cruzaba estas tierras hasta llegar a Oporto, Tui y finalmente a Compostela.

Esta relevancia histórica durante la Edad Media fue la causante del rico patrimonio con que cuenta Coímbra: la Catedral Vieja y la iglesia de Santiago, ambas románicas; los monasterios de Santa Cruz y Santa Clara a Velha, la Universidad (Patrimonio de la Humanidad), etc.

Monasterio de Santa Clara a Velha de Coímbra

Introducción

Los restos de lo que fue un importante convento de monjas franciscanas (clarisas) de Coímbra se encuentran al oeste del río Mondego.

Su fundadora fue la noble Mor Dias durante el siglo XIII. Aunque hubo bastantes oposiciones durante aquella época, el monasterio logró salir adelante, colocándose la primera piedra del conjunto edificativo en 1286. Pero los problemas no cesaron tras la fundación y no muchos años después, este monasterio de clarisas quedó abandonado.

Monasterio de Santa Clara a Velha de Coímbra desde el sureste

Por fortuna, la reina Isabel de Portugal tuvo la iniciativa de volver a fundar un convento de clarisas en el mismo lugar donde se había establecido un siglo antes. En 1314, Doña Isabel obtuvo el permiso del Papa y, mediante su impulso y su mecenazgo, una comunidad de monjas lo ocupaba en 1317. La reina eligió un palacio junto a este monasterio para vivir cuando quedó viuda y fue enterrada en la iglesia conventual.

Iglesia del monasterio o convento

Sin embargo, el lugar elegido no era el más adecuado porque se hallaba demasiado cerca de las aguas del río Mondego que lo anegaban con frecuencia, provocando todo tipo de daños materiales, grandes molestias e insalubridad. Fueron necesarias modificaciones estructurales importantes con la intención de minimizar los efectos de las inundaciones, como construir un piso en alto que quedara aislado de las aguas que solían ocupar varios metros de altura desde el suelo.

El enorme río Mondego a su paso por Coímbra

La situación llegó a ser insoportable y en el año 1647 se ordenó el traslado de la comunidad de monjas. En 1649 comenzó la construcción de un nuevo convento en un lugar cercano pero mucho más elevado, siendo ocupado por las clarisas en 1672. A este nuevo convento se le conoce como Santa Clara a Nova.

Por tanto, desde el siglo XVII, el antiguo complejo conventual fue abandonado, siendo sepultado progresiva y parcialmente por sedimentos dejados por el río. En 1976 se empezó a excavar para sacarlo a la superficie, siendo restaurado a finales del siglo XX. En la actualidad se ha convertido en museo. Además se ha construido al sur del complejo monástico un centro de interpretación.

Maqueta del monasterio de Santa Clara a Velha en e´poca medieval

Arquitectura

Interior

La iglesia conventual -lo que mejor se ha conservado- es un notable edificio muy alargado, de tres naves de siete tramos, que se unen a una cabecera con tres presbiterios y tres ábsides poligonales (los laterales sólo al interior pues son cuadrados por fuera). Las citadas naves se separan por arcos formeros de perfil ojival que se apoyan sobre pilares de sección cuadrada con semicolumnas en los frentes.

Interior de la iglesia monástica o conventual. Nave central

A pesar de que el templo se construyó en el siglo XIV, una fecha muy tardía propia de un gótico ya maduro, la bóveda de la nave central es de medio cañón apuntado con arcos fajones. Las naves laterales, sin embargo, se cubren con bóvedas de crucería con nervio espinazo.

Bóveda de crucería de la nave lateral

Exterior

Exteriormente, el edificio guarda una gran unidad de estilo ya que sus muros tienen rítmicos contrafuertes laterales y en los paños, ventanales apuntados y ajimezados, salvo algunos sencillos óculos. De la cabecera, el ábside principal se ha perdido casi por completo como consecuencia del abandono que sufrió el complejo.

Fachada meridional con su gran espadaña

La puerta norte tiene arquivoltas apuntadas sobre columnas de sencillos capiteles. También se conserva en la fachada meridional la puerta de comunicación con el claustro que es de hechuras muy similares.

Las puertas norte y sur de  la iglesia

La iglesia tiene una espadaña muy esbelta sobre el muro meridional del templo.

Fachada meridional de la iglesia del monasterio

Claustro

Una de las partes del Monasterio de Santa Clara a Velha que resulta más interesante es el claustro o lo que queda de él, pues está muy arruinado.

Iglesia y claustro del Monasterio de Santa Clara a Velha de Coímbra

Es de forma cuadrangular no regular y tenía arquerías sobre parejas de columnas pareadas elevadas sobre podios.

Elementos de las arquerías del claustro

También se pueden ver los arranques de los muros de las diferentes estancias claustrales, como la sala capitular, la cocina, el refectorio o el dormitorio.

Muros perimetrales de las dependencias claustrales

En una de la pandas se puede reconocer el lavatorio -o lo que queda de él- con su fuente en el centro.

Lavatorio

Un aspecto interesante a tener en cuenta es que en el citado Centro de Interpretación se conservan cientos de piezas recuperadas de este claustro que fueron extraídas del barro cuando se acometió el desescombro. Hay columnas, fustes, capiteles, basas, dovelas, pilares, claves, molduras, etc. Quizás algún día se puedan reintegrar a su lugar de origen montándolas como si de un puzzle se tratara. Sería espectacular volver a presenciar como nuevo el que, sin duda, fue uno de los claustros más espectaculares de Portugal.

Piezas del claustro en el centro de interpretación

ANEXO. Imágenes antiguas expuestas en el Centro de Interpretación

A continuación exponemos imágenes del estado del monasterio anegado por las aguas del río Mondego antes de las labores de recuperación. Son fotografías que se exponen en el Centro de Interpretación del monasterio.

Monasterio de Santa Clara a Velha de Coímbra, Portugal anegado por las aguas del Mondego

"navegando" entre las naves

Las aguas llegaban hasta la mitad de la altura del templo

Imagen en blanco y negro que muestran la altura de las inundaciones


Libros,Seminarios y
Viajes de Arteguias
Cursos y seminarios presenciales Arteguias
Arteguias Seminarios por Internet
Viajes guiados
Libro: ICONOGRAFÍA Y SIMBOLISMO ROMÁNICO

 

Aviso Legal