PÁGINA DE INICIO 

 

Monasterio de San Pedro de Ramirás, Ourense

Introducción

El que fuera antiguo Monasterio de San Pedro de Ramirás se encuentra ubicado al oeste de la provincia de Ourense (Galicia) perteneciente al lugar conocido como O Mosteiro, dentro del municipio de Ramirás, en una ladera de la sierra de Moura que desciende hasta el río Tuño, afluente del Arnoia.

Lo que se conserva del cenobio, que es la iglesia, es una de las manifestaciones más equilibradas y nobles del románico orensano, ya de por sí notable por su cantidad y calidad.

Monasterio de San Pedro de Ramirás, Ourense

Desde el punto de vista histórico, el monasterio de San Pedro de Ramirás ha pasado por numerosas vicisitudes. Su fundación pudiera datar de una fecha tan remota como la segunda mitad del siglo X, cuando tendría la función de de comunidad familiar de tipo dúplice. No obstante, la primera fecha documental que tenemos de Ramirás es del siglo XI (1021), cuando Alvaro Gudesteiz y su mujer Munia donan algunas propiedades a Ramirás, que sería por entonces monasterio masculino.

Iglesia del Monasterio de San Pedro de Ramirás, Ourense

A comienzos del siglo XII, debió de producirse un importante cambio en el monasterio de Ramirás pues pasa a convertirse en cenobio femenino. Además, se sabe documentalmente que en el año de 1137 ya se regía por la Regla de San Benito (monasterio benedictino).

La iglesia tardorrománica que ha llegado has nosotros debió construirse entre finales del siglo XII y comienzos del XIII. Es precisamente en esta última centuria cuando llegó el momento de máximo esplendor del monasterio, albergando una comunidad de una treintena de monjas. Dos siglos después (1420) se redujo drásticamente hasta llegar sólo a contar con dos únicamente.

Cornisa con algunos canecillos figurados con cabezas de animales

En 1504 San Pedro de Ramirás pasa a integrarse en la Congregación benedictina de Valladolid, convirtiéndose en priorato de San Pelayo de Antealtares.

Siglos después, sufre, como tantos otros, la exclaustración de Mendizábal de 1835 quedando abandonado. En 1950 vuelve a ser ocupado por una nueva comunidad de monjas que restauran el edificio, hasta que de nuevo lo abandonan en 1993. Desde entonces forma parte de una residencia de mayores.

Canecillos con cabezas de león y cabra

Exterior

La iglesia del antiguo monasterio de San Pedro de Ramirás es un notable edificio románico de tres naves que se engarzan a una cabecera de tres ábsides de planta semicircular. La iglesia cuenta con tres puertas, en las fachadas sur, oeste y norte.

Cabecera

Esta fotogénica iglesia sorprende al visitante que circula por la carretera OU-400 en dirección al oeste porque se encuentra encaramada sobre un pequeño altozano, como si fuera un podio natural, con la soberbia cabecera de tres ábsides escalonados. El central tiene columnas entregas y tres ventanales de tipo portada en sus paños.

Cabecera de la iglesia. Monasterio de San Pedro de Ramirás, Ourense

Como excepción al románico orensano de esta zona, la cornisa no se apoya sobre un friso de arquillos sobre ménsulas sino directamente sobre canecillos al modo tradicional. La mayoría de ellos lleva elementos geométricos esculpidos, si bien hay algunos con cabezas de animales.

Canecillos de la cornisa

Los absidiolos colaterales son más sencillos al disponer sólo de un ventanal.

Ábside meridional

Desde la lejanía, el visitante puede percatarse de que el muro de cierre oriental de la nave central que emerge sobre el nivel de la cabecera dispone de un óculo con cinco huecos circulares.

La iglesia del Monasterio de San Pedro de Ramirás desde el este

Fachadas

Además de la cabecera, las fachadas oeste y norte son las únicas que se pueden ver en la actualidad pues la sur se encuentra dentro del conjunto residencial de mayores ya citado.

Puerta del muro norte

En el flanco norte hay contrafuertes y se abre una puerta de no muy grandes dimensiones con tres arquivoltas muy ligeramente apuntadas y con un motivo poco frecuente en el románico gallego: zigzags. El tímpano lleva en su centro una cruz patada con botón central inscrita en una circunferencia. Los apoyos son las mochetas, las jambas y cuatro columnas de capiteles vegetales sencillos a base de pencas y volutas.

Capiteles románicos de la puerta septentrional

Por encima de esta puerta hay cuatro ventanales de tipo portada muy elegantes y encima el alero ya se vuelve a adoptar el tipo de cornisa orensana de arquillos sobre ménsulas.

Muro norte de la iglesia del Monasterio de San Pedro de Ramirás. Ventanal tipo portada y alero con arquillos sobre canecillos

En la fachada meridional que se sitúa junto a una zona ajardinada de la residencia se abre otra puerta románica.

La fachada oeste, a pesar de haberse perdido el sector más meridional al adosarse otras edificaciones, es de gran sencillez y belleza. Debió tener dos contrafuertes que la articulan señalando las tres naves interiores, si bien sólo podemos ver el septentrional.

Fachada occidental con la puerta y el rosetón

La puerta tiene tres arquivoltas baquetonadas y guardapolvos con ancho ajedrezado. El tímpano es liso pero seguramente dispondría de alguna escena pintada. De hecho, se observan en esta puerta restos de policromía.

Puerta occidental

Encima hay un rosetón de curiosas tracerías. En el centro, el hueco está constituido por un círculo central rodeado de ocho lóbulos de menor tamaño. Alrededor hay figuras lobuladas, medias lunas y huecos con forma de flor de lis.

Rosetón

Interior

En el interior, las naves se separan mediante arcos apuntados que caen sobre pilares de núcleo cuadrado con semicolumnas en sus cuatro caras. La cubierta es de madera.

Al fondo queda la cabecera con sus arcos triunfales y sus bóvedas habituales en el tardorrománico: cuarto de esfera para los ábsides y medio cañón apuntado para los presbiterios.

Hay que subrayar que los capiteles interiores de la iglesia abacial de San Pedro de O Mosteiro de Ramirás son de diseño muy variado, pero todos fitomórficos. Parece que, aunque Ramirás no llegó a pertenecer nunca a la Orden del Císter, sí se vio muy influida por la austeridad y aniconismo de los cenobios cistercienses, especialmente el de Santa María de Oseira.


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias