PÁGINA DE INICIO 

 

Guía del Monasterio de Nuestra Señora de la Piedad, Casalarreina (La Rioja)

Introducción

El monasterio de Nuestra Señora de La Piedad se ubica en la localidad riojana de Casalarreina, cerca de la frontera burgalesa. Es un interesante edificio tardogótico, construido en los primeros años del siglo XVI, que se encuentra ocupado por monjas Dominicas Contemplativas. En 1977 fue declarado Bien de Interés Cultural. Durante muchos años, junto a las dependencias monásticas, existió un colegio femenino, que ha sido recuperado recientemente como un hotel.

Monasterio de Nuestra Señora de la Piedad, Casalarreina

Historia

El monasterio de La Piedad fue fundado en 1514 por Juan Fernández de Velasco, obispo de Calahorra (1508-1514) y Palencia (1514-1520). El eclesiástico, perteneciente a una de las familias más poderosas de la nobleza castellana, dispuso en su testamento que tras su fallecimiento fuese su hermano, el condestable Íñigo Fernández de Velasco, el encargado de continuar la financiación de las obras. Éste lo entregó a su sobrina, Isabel de Velasco, quien instauró una comunidad de dominicas dependientes del convento de San Pablo de Burgos.

Cabecera de la iglesia del Monasterio de Nuestra Señora de la Piedad, Casalarreina

La construcción de la iglesia comenzó el mismo año de la fundación del cenobio, siguiendo las trazas del arquitecto Juan Gil de Hontañón. En 1522 se consagró, y dos años más tarde las obras habían finalizado, como se lee en la inscripción situada en el muro de la epístola del interior del templo.

elevadísimas bóvedas de crucerías estrellada de la iglesia del Monasterio de Casalarreina, La Rioja

La iglesia

El exterior de la iglesia es un cuerpo prismático, realizado en cantería. Los lienzos se dividen en dos cuerpos, uno inferior macizo, y el superior, horadado con grandes ventanales que dotan de gran luminosidad al interior. Tiene una cabecera poligonal, con contrafuertes cilíndricos en los ángulos, que contrarrestan los empujes de las bóvedas inferiores. En el cuerpo de la nave los contrafuertes, que sostienen el sistema de arbotantes, quedan ocultos por el muro perimetral, tras el cual se encuentran las capillas laterales.

Exterior de la cabecera de la iglesia del Monasterio de La Piedad de Casalarreina

Se accede a la iglesia por medio de una portada localizada en el tercer tramo del costado septentrional, que se precede de un pórtico con una cúpula de media naranja, y abierto en sus tres frentes con arcos de medio punto. La portada se estructura mediante un arco apuntado que acoge al vano adintelado de acceso, enmarcado por dos pilastras, y rematado con un retablo pétreo en la parte superior. Toda la portada está labrada con decoración de candelieri, característico de nuestro primer renacimiento.

Portada de acceso

En el tímpano puede verse un relieve de la Piedad, y en las pilastras laterales las figuras de Adán y Eva. En la parte superior hay diferentes escenas de la Pasión. Esta iconografía tiene su correlato con la representada en la parte interior de la portada, aunque aquí las formas ya son completamente renacentistas. En las jambas puede verse a Hércules y Baco, sobre las cuáles hay una decoración de candelieri, y bustos de emperadores romanos, que se han identificado con Adriano y Trajano. En el muro interior, se encuentran las representaciones alegóricas de la Prudencia y la Justicia. Algunos autores han afirmado que la portada pudo ser realizada por el taller de Felipe Bigarny, junto a otros imagineros como Juan de Balsameda, Cristóbal de Forcia y Juan de Cabreros.

Tímpano

En el mismo lienzo se abre otra portada, en un muro que prolonga el perímetro de la iglesia por la cabecera, que se abre al claustro del monasterio. Este acceso está formado por un arco apuntado rodeado de cuatro arquivoltas decoradas con cenefas vegetales, que rematan en un florón cruciforme, y se enmarca con dos pilares recambiados. En el tímpano se encuentra el escudo obispal del fundador del cenobio, Juan Fernández de Velasco.

Otra puerta del monasterio de Casalarreina

El templo tiene una única nave, cubierta con bóvedas tardogóticas, y capillas laterales comunicadas entre sí. En el interior destaca el retablo mayor, realizado en el primer tercio del siglo XVII por Juan de Garay, y con lienzos de Juan de Lumbier y Pedro de Fuentes.

Monasterio de Nuestra Señora de la Piedad de Casalarreina, La Rioja: interior de la cabecera

Asimismo, debe llamarse la atención sobre la lápida sepulcral de Juan Fernández de Velasco, situada en el pavimento de la nave. La iglesia cuenta también con un coro alto, localizado a los pies del templo, con una magnifica sillería tallada en madera de nogal.

Majestuosas bóvedas estrelladas con terceletes y combados

El claustro

El claustro se encuentra en el costado meridional de la iglesia, y en torno a él se articulan las diferentes dependencias monásticas. Tiene una planta cuadrangular, con dos alturas, articuladas por medio de arquerías. El piso inferior tiene arcos apuntados separados por contrafuertes, con cinco tramos en cada una de las pandas, y bóvedas de terceletes. El piso superior presenta los mismos tramos, y se abre al patio mediante unos pilares de fuste cilíndrico tallados con formas geométricas, entre los cuáles se encuentra una balaustrada. En este segundo piso las galerías no son abovedadas, sino que se cubren con una techumbre plana de madera.

Claustro del monasterio


(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
Víctor López Lorente)


Próximos Seminarios y
Viajes de Arteguias