PÁGINA DE INICIO 

 

Monasterio de Veruela (Real Monasterio de Santa María)

Introducción

Capilla principal de la iglesia del Monasterio de Santa María de Veruela, ZaragozaSi los monasterios del Císter de Aragón suponen siempre una agradabilísima sorpresa para el amante del arte medieval, no cabe duda que el Monasterio de Veruela, no muy lejos del Moncayo, impacta especialmente por su belleza. Además, puede presumir de haber sido uno de los más importantes de la orden del Císter en España, y con un grado de conservación muy bueno.

Ubicación

El MoncayoEl monasterio de Veruela se encuentra junto a Vera de Moncayo (perteneciente a la provincia de Zaragoza) a las puertas del Parque Natural de la Dehesa del Moncayo y escasa distancia de esta emblemática montaña del Sistema Ibérico.

Por tanto, desde el punto de vista geográfico, su localización lo sitúa en un punto de Aragón muy próximo a Castilla (provincia de Soria) y Navarra. Esta ubicación fronteriza le acarreó no pocos conflictos al cenobio, como veremos en el próximo apartado dedicado a su historia.

Historia

Sala Capitular del Monasterio de VeruelaLa fundación cisterciense del Monasterio de Veruela data del año de 1145.

El lugar era adecuado para una fundación del Císter gracias a lo retirado del lugar y a la abundancia de agua que provee el río Huecha.

No hay que pensar que el deseo cisterciense de regresar a la vida austera y recogida elegida por San Benito varios siglos antes, llevara a estas comunidades a la pobreza. Todo lo contrario, los monasterios medievales fueron auténticos poderes feudales -y el Císter no fue una excepción- por lo que el Monasterio llegó a ostentar la posesión de numerosas poblaciones en los alrededores de Tarazona y Borja: Ainzón, Alcalá de Moncayo, Vera de Moncayo, Bulbuente, Litago, etc.

Interior de la iglesia del Monasterio de VeruelaDurante la contienda entre Aragón y Castilla (La Guerra conocida como "de los Dos Pedros") las tropas castellanas ocuparon el monasterio y destruyeron el claustro románico, que debió ser reconstruido tras la finalización de las hostilidades (último tercio del siglo XIV) mediante los donativos de la familia Luna.

La primera mitad del siglo XVI es un momento de gran auge del monasterio y se acometieron importantes reformas, como la reconstrucción del recinto amurallado que daba protección a la comunidad, aunque se mantuvo la torre del homenaje medieval.

También se modificaron las bóvedas del dormitorio y del refectorio de los monjes y se añadió el segundo piso de galerías por encima de del claustro gótico.

Otra importante obra fruto de esta época fue la edificación del palacio abacial fuera del la estructura claustral, en concreto, junto al acceso del monasterio.

Sacristía NuevaEn el siglo XVII se acomete la construcción de un nuevo espacio de reposos para los monjes, construyéndose un total de 65 celdas individuales alrededor de un nuevo claustro barroco. También se lleva a cabo la espectacular sacristía nueva.

Detalle de la puerta occidental de la iglesiaEl poder del Monasterio de Veruela cesó abruptamente, como sucedería con el resto de las comunidades monásticas españolas, con la Desamortización de Mendizábal de 1835. Por fortuna, a diferencia de otros cenobios medievales españoles que quedaron abandonados a la ruina y el expolio a partir de ese momento, el de Veruela se mantuvo en buen estado gracias a la formación de una junta de conservación formada por algunas personas de Tarazona y Borja que impidieron su ruina total y merced a la creación de una importante hospedería frecuentada por la alta sociedad aragonesa y otros ilustres hombres de la segunda mitad del siglo XIX, como los hermanos Bécquer, de los que nos ocuparemos en el próximo apartado.

Capitel románico de la sala capitularEn 1875 el Monasterio de Veruela pasó a manos de los jesuitas hasta 1975 en que el Estado cedió a la Diputación de Zaragoza el usufructo y su conservación. En la actualidad, pertenece a la citada diputación que lo mantiene abierto al público, complementándolo con actividades culturales como conciertos y exposiciones.

Como consecuencia de tan dilatada historia el conjunto del Monasterio de Veruela mantiene una gran parte de sus estructuras iniciales de los siglos XII y XIII; también del XIV tras la destrucción parcial de la Guerra de los dos Pedros y de una etapa ya moderna (mediados del siglo XVI) coincidiendo con el mandato del abad Hernando de Aragón y sus sucesores.

Por último, citaremos la importante edificación, durante el siglo XVII, de un nuevo claustro rectangular barroco al sureste de la iglesia, rodeado por celdas individuales para los monjes.

Veruela y los hermanos Bécquer

Retrato de Gustavo Adolfo BécquerVeruela se encuentra ligado a los hermanos Bécquer (Gustavo Adolfo y Valeriano). En efecto, el romántico poeta y el pintor -junto a sus familias- se hospedaron aquí varios meses entre 1863 y 1864. No obstante, antes de esta visita, Gustavo Adolfo Bécquer ya estaba familiarizado con el lugar, puesto que su esposa Casta Esteban y Navarro era natural de la cercana población soriana de Torrubia.

Fruto de la relación entre Bécquer y Veruela es su producción de varias cartas tituladas "Desde mi celda" y leyendas fantásticas. En alguna de ellas se recoge la tradición de los aquelarres de brujería que supuestamente se practicaron en las ruinas del cercano castillo de Trasmoz.

No cabe duda, que la relación Bécquer-Veruela ha sido un factor determinante para la difusión del cenobio y su universalización. En su conmemoración, se ha instalado en la cilla del monasterio una exposición sobre los hermanos Bécquer, reproducción de pinturas y fragmentos literarios, etc.

Dependencias

Muralla y dependencias extraclaustrales

Muralla del Monasterio de Veruela: obra del siglo XVIEl conjunto monástico está cercado por una muralla de forma hexagonal de 1 Km. de perímetro jalonada por once gruesos torreones cilíndricos. La entrada al monasterio se efectúa por la torre del homenaje que nos conduce a un bello y romántico espacio arbolado que finaliza en la monumental fachada principal de la iglesia abacial.

A la derecha (sur) de este "parque" encontramos el Museo del Vino dedicado a la denominación de origen Campo de Borja, ubicado junto al aljibe medieval. Algo más al este veremos el antiguo palacio abacial del siglo XVI.

La iglesia abacial

Fachada de la iglesia abacialLa iglesia del Monasterio de Veruela se puede considerar de las más románicas del Císter en España. Cuenta con tres altas naves separadas por pilares cruciformes con columnas en sus frentes -las que miran a la nave central no llegan hasta el suelo- que soportan arcos todavía de perfecto medio punto. Las bóvedas son de crucería sencilla. Todo el conjunto impone al espectador por su armonía y monumentalidad (VER IMAGEN INFERIOR).

Cabecera con girola y capillas radiales

Las citadas naves terminan en una nave transversal o transepto y una espectacular cabecera con una capilla principal abierta a una girola que da paso, a su vez, a cinco absidiolos.

Interior de la capilla principalLa citada capilla principal tiene un alzado formado por tres niveles. El inferior es el de los vanos de comunicación con el deambulatorio, que presentan arcos apuntados que voltean sobre pilares con semicolumnas adosadas. El segundo nivel es de sencillos ventanales al exterior para la iluminación. Entre estas ventanas surgen columnas truncadas sin basas que recogen los nervios de crucería del tercer nivel que es del abovedamiento.

La girola es un espacio de enorme interés, donde se percibe un gran ambiente medieval, gracias a las armónicas y rítmicas formas que combinan las bóvedas de crucería, arcos apuntados y columnas. Los cinco absidiolos o capillas que emanan del deambulatorio son relativamente pequeños y de formas plenamente románicas: planta semicircular y bóveda de cuarto de esfera.

Imagen de la iglesia vista desde el interior de la girolaPor su parte, el citado transepto también cuenta con un par de capillas absidales.

Este tipo de cabecera convierte a Veruela en el modelo más avanzado de los tres monasterios cistercienses aragoneses que citamos al comienzo.

Las naves

La iluminación de la nave central, al ser más alta que las laterales, se práctica directamente a través de grandes ventanales abocinados sin molduras ni decoración.

Siguiendo las pautas de austeridad establecidas por Bernardo de Claraval, los capiteles son de carácter vegetal y geométrico, salvo uno que muestra esquemáticas arpías.

Aunque el aspecto interior es de bastante oscuridad, hay que imaginar esta iglesia mucho más luminosa en origen puesto que el claustro superior construido en el siglo XVI tapó las ventanas de la nave sur. Además, las paredes estarían revestidas de un enlucido de color blanco, como era preceptivo en el Císter.

La puerta occidental

Real Monasterio de Santa María de Veruela. Puerta occidental del templo monacalNo debemos obviar la hermosa y gran puerta occidental con seis arquivoltas sobre diez columnas.

En los capiteles se esculpieron motivos florales junto a otros figurados (zoomorfos y humanos) lo que, a buen seguro, habría enojado a San Bernardo, fallecido algunas décadas antes.

Por encima corre un juego de arquillos ciegos que apean sobre columnillas truncadas por las basas. También es perfectamente visible un crismón trinitario de buena factura, que no es el único que tiene esta puerta pues si nos fijamos bien, encontraremos otro de dimensiones mucho más pequeñas en la clave de la primera rosca del vano.

El claustro y las dependencias claustrales

Vista del claustro de Veruela desde el interior de una de las pandasEl claustro del Monasterio de Veruela es gótico puesto que el románico de la primera campaña constructiva se vio afectado por una incursión castellana durante la Guerra de los Dos Pedros. Así que debió reconstruirse a finales del siglo XIV.

Su estética es netamente gótica, de modo que sus galerías se comunican con el patio interior mediante arquerías apuntadas entre contrafuertes. Tres óculos lobulados por tramo, actualmente cegados, ofrecen la principal ornamentación. Hay que fijarse en la colección de ingeniosas y expresivas gárgolas que emanan de los contrafuertes.

Interior del LavatorioLas pandas se abovedan con crucería, siendo la base de sus nervios un conjunto de ménsulas esculpidas con cabezas de animales, personajes, etc.

También pertenece a esta campaña constructiva el monumental lavatorio que hallamos junto a la entrada al refectorio y que estaba destinado a la higiene de las manos de los monjes antes de entrar a comer. Tiene planta hexagonal con enormes vanos de comunicación con el exterior a base de numerosas arquivoltas apuntadas y columnillas de hojarasca gótica. Su abovedamiento es de crucería teniendo como clave un medallón con un guerrero tallado. La fuente se sitúa en el centro.

En el siglo XVI se añadió un piso de estilo renacentista plateresco mediante antepechos que soportan columnas toscanas y arcos con cada intradós decorado con cabezas de ángeles. Las enjutas muestran enormes cabezas de personajes relevantes como abades, reyes, etc.

Claustro alto renacentistaTambién hay que fijarse en los numerosos sepulcros y arcosolios funerarios que se practicaron en el claustro bajo.

De las dependencias claustrales que se conservan de la Edad Media hay que citar, por su importancia y/o buena conservación la sala capitular, el locutorio, el refectorio de los monjes, la cocina y la cilla.

Sala Capitular

La sala capitular es de gran belleza. Se comunica con el claustro a través de unas arquerías todavía románicas de exquisita belleza, gracias a sus anchas arquivoltas ajedrezadas y a sus elegantes columnas.

Sala capitular románica de VeruelaLa propia Sala Capitular también es la más románica de los tres monasterios cistercienses aragoneses. Es de la menor altura y las sencillas bóvedas de crucería se sostienen mediante el apoyo de elegantísimas columnas adosadas a los muros y otras cuatro repartidas en el espacio central.

En el muro opuesto a la entrada (el oriental) cuenta tres ventanales, uno por cada tramo.

En el muro septentrional de esta sala se halla el sepulcro gótico del siglo XIII de Lope Ximénez, señor de Agón, con buena parte de su policromía original. Por su parte, en la pared opuesta encontramos la sepultura del abad y cardenal Sancho Marcilla trabajado una centuria (finales del siglo XIV).

Como era preceptivo, existía una puerta de comunicación entre la iglesia y la panda del capítulo del claustro, próxima a la sala capitular. Esta puerta, llamada "de los monjes" porque por ella accedían éstos al templo se ha conservado de forma óptima. Tiene tres arquivoltas y dos columnas.

El Locutorio

LocutorioAl sur de la sala capitular encontramos el locutorio, lugar donde se explicaba verbalmente a cada monje su trabajo diario, puesto que en el resto del monasterio estaban prohibidas las conversaciones.
Se trata de una estancia rectangular de gran sencillez, aunque la fábrica es de sillería y con su correspondiente abovedamiento.

En la panda del refectorio tenemos el propio refectorio y la cocina.

La Sala de los Monjes

Éste era el lugar donde los monjes realizaban su principal trabajo manual que era el de la copia de códices. Se trata de un espacio bastante diáfano abovedado cuyos nervios caen sobre gruesas columnas de fustes agrupados y las ménsulas adosadas a las paredes.

El Refectorio de los Monjes

El refectorio es una sala rectangular con su eje longitudinal dispuesto en sentido perpendicular a la panda del claustro, como era preceptivo en los complejos del Císter, ya que de ese modo, en caso de aumento del número de monjes bastaba con eliminar el muro de cierre y añadir más tramos a la nave. Tanto los muros laterales como el de cierre están horadados por grandes vanos. El abovedamiento de crucería estrellada tardogótica es fruto de las reformas acaecidas en el siglo XVI.

La Cocina

La cocina con los muros ennegrecidosLa cocina es una sala contigua con vanos para evacuar los humos. La acumulación de hollín de siglos de uso ha impregnado de color negro los plementos de su bóveda de crucería.

La Cilla

Las estancias de los legos, adosadas a la panda oeste, sufrieron algunas modificaciones. No obstante tenemos en buen estado la cilla o almacén de víveres del cenobio que englobaba el callejón de conversos.

Se trata de un espacio rectangular de dos naves separadas por arcos apuntados que caen sobre columnas cilíndricas de sencillos capiteles. La techumbre es de madera.

También nos ha llegado en óptimo estado la llamada "Puerta de los Conversos", por donde accedían los legos a la iglesia para no mezclarse con los monjes que hacían lo propio por la de "Puerta de los Monjes" ya descrita en un apartado anterior. La Puerta de los Conversos de Veruela es de estilo románico y cuenta cuatro arquivoltas decoradas con secuencias de motivos geométricos y florales, además de con dos columnas.


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias