Viajes guiados
ARTE ROMÁNICO rutas libros ARTEGUIAS PÁGINA DE INICIO 

 

Guía de la iglesia de Las Henestrosas de las Quintanillas, Cantabria

Libro: ICONOGRAFÍA Y SIMBOLISMO ROMÁNICOIntroducción

Las Henestrosas de las Quintanillas es una localidad cántabra del municipio de Valdeolea, dentro de la comarca homónima. Dista unos 7 kilómetros de la capital municipal que es Mataporquera. Se ubica a 950 metros sobre el nivel del mar y en la actualidad sólo queda en ella aproximadamente una decena de habitantes censados.

La visita a este localidad tiene diversos alicientes. Por un lado el ambiente paisajístico que la rodea es de gran belleza con campos verdes de cereal y bosques de robles rebollos. La orografía no es demasiado accidentada, predominando los suaves valles verdes pero en ocasiones afloran colinas como la que se aprovechó para construir la iglesia románica de Santa María la Real, de la que luego nos ocuparemos. En efecto, las vistas que se tiene cuando se recorren las carreteras locales hacia Las Henestrosas de las Quintanillas es un verdadero deleite.

Iglesia de Las Henestrosas de las Quintanillas, Cantabria

Otro de los alicientes es la contemplación de su iglesia parroquial de Santa María la Real que, a pesar de las muchas reformas que sufrió, sigue siendo uno de los ejemplares más interesantes del románico de Cantabria y del que nos ocuparemos en este artículo. Disfrutaremos de su curiosa torre campanario resultado de varias intervenciones, su bien resuelto ábside semicilíndrico románico y una pequeña pero coqueta puerta con arquivoltas y columnas.

Campanario de la iglesia de Las Henestrosas de las Quintanillas, Cantabria

Además, comprobaremos la calidad de su arquitectura y escultura vinculada a los talleres que trabajaron a finales del siglo XII en el entorno monástico del norte de Palencia, como Aguilar de Campoo, villa de la que dista pocos kilómetros.

Capitel con grifos del ventanal del ábside

Por otro lado, la población cuenta con casonas y casas-torre de los siglos modernos de calidad histórica y artística. Indudablemente, sobresale de este conjunto de arquitectura civil palaciega el llamado Palacio de la Corralada, magnífico edificio del siglo XVIII que se considera de lo mejor de este tipo de arquitectura del sur de la comunidad cántabra. Declarado Bien de Interés Local en el año 2003, pertenece al estilo arquitectónico llamado Clasicismo Regional.

Palacio de la Corralada

Destaca su amplia fachada construida con una muy cuidada sillería. Queda articulada verticalmente mediante pilastras de orden toscano junto a varias puertas de medio punto. Muy destacable es su enorme escudo de armas flanqueado por dos grandes leones rampantes enfrentados. También se aprecia una pequeña espadaña correspondiente a una capilla. En el interior hay diversas estancias alrededor de un patio cuadrado.

Escudo nobiliario del Palacio de la Corralada

La iglesia de Santa María la Real de Las Henestrosas de las Quintanillas

La iglesia de Santa María la Real no se encuentra en el cogollo urbano de las Henestrosas sino a algo más de un kilómetro de distancia. En efecto para llegar hasta ella desde el caserío debemos tomar la carretera que se dirige a Bercedo. No obstante, es casi imposible perderse porque el edificio se ubicó en lo alto de una loma que se avista desde cientos de metros. Este trayecto, además, nos deleita por sus amables paisajes que nos preparan para la sorpresa final que es esta iglesia románica y gótica.

Si hemos llegado en algún vehículo habrá que aparcarlo en la cuneta de la carretera local. Antes de subir a lo alto de la colina hay que aprovechar para tener una visión de conjunto -y hacer algunas fotografías si es del gusto del visitante- contemplando su equilibrada estampa desde el suroeste.

La iglesia de Santa María la Real de Las Henestrosas de las Quintanillas desde el suroeste

Y es que buena parte del encanto de esta iglesia de Santa María de Las Henestrosas de las Quintanillas es el lugar en que se ubica. No siempre podemos disfrutar del románico rural en un lugar solitario, sin otras viviendas apiñadas a su alrededor (limitando frecuentemente su contemplación) y rodeadas de una feraz naturaleza.

Corona de canecillos del ábside

Éste sí es el caso de nuestro templo de Las Henestrosas de las Quintanillas. Dejamos el coche en la cuneta. La subida a lo alto de la colina es agradable pues nos rodea el intenso verdor del la montaña cántabra y una buena colección de flores si acertamos en la época.
Una vez en lo alto, comprobaremos que esta iglesia es el mejor ejemplo del románico de la Comarca de Valdeolea y como consecuencia fue declarada Bien de Interés Cultural en el año 1982.

Primer plano de la iglesia de Santa María la Real de Las Henestrosas de las Quintanillas desde la lejanía

Precisamente en la elevación de la colina también se han hallados importantes restos arqueológicos de época romana y una necrópolis tardorromana y altomedieval, lo que atestigua la importancia ancestral del lugar.

Arquitectura

Cuando se construyó la iglesia de Las Henestrosas de las Quintanillas alrededor del año 1200 era un templo edificado con buena sillería. Tenía una nave rectangular con cabecera formada por presbiterio y ábside. Sobre el imafronte existía un campanario de tipo espadaña. También disponía, al menos, de una puerta.

Columnas y arquivoltas de la puerta

Pero poco tiempo después, en el siglo XIII, se decidió ampliar el templo añadiendo a los costados meridional y septentrional, otras dos naves.

Siglos más tarde, en el XVI se cubrieron estas tres naves bóvedas de crucería estrelladas tardogóticas. Como resultado de esta intervención, el aspecto interior es de aspecto esencialmente gótico.

Campanario de la iglesia construida a partir de una espadaña románica

Además, se aprovecha la espadaña románica para que sirviera de muro occidental de una nueva torre campanario edificada con planta cuadrada.

Exterior

Cabecera

De la cabecera románica se aprecia visualmente el ábside con su forma semicilíndrica. Se articula verticalmente mediante dos parejas de columnas geminadas que se apoyan en altos plintos. Sus capiteles dobles están decorados con motivos vegetales.

Ábside románico

En el paño central ha un grande y bonito ventanal de dos arquivoltas y gran derrame exterior. Una de las arquivoltas tiene el intradós hexalobulado y la chambra es lisa.

Ventanal del ábside

Los capiteles de este ventanal son de muy buena calidad y vinculados estilísticamente a la escultura de Santa María de Piasca (Cantabria) y Rebolledo de la Torre (Burgos). Uno lleva una pareja de grifos enfrentados y el otro un basilisco de cuya boca sale una cinta perlada, rematada en un vegetal con forma espiral, motivo decorativo bastante habitual en el románico cántabro y del norte palentino.

Capitel de una de las columnas del ventanal

El alero decorado con una red de rombos es soportado por una corona de canecillos, que por desgracia se encuentran bastante meteorizados.

Canecillos antropomorfos

No obstante, además de los de diseño geométrico, se identifican sin problema algunos figurados como, por ejemplo, a dos clérigos, uno leyendo un libro y otro escribiéndolo; una pareja formada por un músico con fídula y una bailarina; una mujer que parece que enseña su sexo; un león, un ciervo; un hombre haciendo sonar un cuerno de caza mientras lleva sobre sus rodillas un barril o un dolio; una zancuda que tiene enroscada una serpiente, etc.

Dos canecillos de clérigos

Puerta

La puerta románica se encuentra actualmente en el costado meridional y se abre en un profundo arimez cuyo tejaroz es sostenido por once canecillos de perfil de nacela. Tiene cinco arquivoltas apuntadas con muy escasa ornamentación: dos son planas, dos aboceladas y la central muestra dientes de sierra.

Portada románica del sur

Los apoyos son las jambas y cuatro pares de columnas de anchos fustes cilíndricos. Tanto los capiteles como las jambas encapiteladas se decoran con hojas vegetales terminadas en cogollos parecidos a crochets, similares a los que se emplearon en la arquitectura cisterciense y en las primeras etapas del gótico.

Puerta de la iglesia de Santa María la Real de Las Henestrosas de las Quintanillas

Campanario

La iglesia románica tuvo una bonita espadaña convertida en torre en la reforma del siglo XVI. Nos queda su estampa occidental con dos pisos de troneras, aunque las del cuerpo inferior fueron cegadas. Sus arcos son moldurados y son acompañados de columnas románicas de capiteles vegetales.

Antigua espadaña románica

Interior

Cabecera

La cabecera románica se respetó incluyendo su arco triunfal apuntado de arquivolta plana con trasdós de dientes de sierra. La bóveda del presbiterio es de medio cañón apuntado y la del ábside de cuarto de esfera.

Los apoyos del citado arco triunfal son dos parejas de columnas geminadas con muy buenos capiteles dobles que se vinculan con la escultura de las iglesias de Santa Eufemia de Cozuelos y Vallespinoso de Aguilar, ambas en la provincia de Palencia.

Capitel del arco triunfal: Sansón desquijarando al león

Uno de ellos lleva representado el frecuente pasaje veterotestamentario de Sansón desquijarando el león de Timná, mientras detrás un personaje tira de la cola del felino. En la cara lateral, delante de la representación principal, hay un basilisco con cinta perlada.

Hombre tira de la cola del león

En la pareja de capiteles de enfrente, lo que se esculpió fue un conjunto de cuatro grifos con la cabeza girada hacia atrás, cuyas patas se apoyan en otra cinta perlada.

Las Henestrosas de las Quintanillas: capitel de grifos en la cabecera

En cuanto al cuerpo de naves, las tres de que consta la iglesia tras las reformas de los siglos XIII y XVI se separan mediante arcos formeros de medio punto que se poyan en pilares que llevan dos semicolumnas en sus frentes oriental y occidental con capiteles vegetales. No cabe duda que estos apoyos corresponden a la ampliación tardorrománica del siglo XIII cuando se amplió el cuerpo de una nave a tres.

Posteriormente, en el siglo XVI, se añadieron bóvedas estrelladas con terceletes para las tres naves, cuyos nervios se hicieron apoyar en ménsulas añadidas a los anteriores pilares.

Pinturas y arte mueble

En la los muros del presbiterio y del ábside, incluyendo el espacio que quedan detrás del retablo, se conservan varios fragmentos de pinturas murales del siglo XV atribuidos al llamado Taller del Maestro de San Felices de Castillería y que dejó numerosas obras en el norte de Palencia y sur de Cantabria (iglesia de La Loma, Mata de Hoz, Valberzoso, etc.). En ellas se representan pasajes del Ciclo de la Natividad de Jesús, como la Epifanía, la Matanza de los Inocentes, la Huída a Egipto interpretada según los apócrifos, etc. Igualmente se pintó al apóstol Santiago como guerrero, a San Pedro, San Pablo, Santa María Magdalena y Santa Bárbara, además de la Misa de San Gregorio.

Presidiendo el retablo barroco del interior del ábside hay una imagen gótica de la Virgen sedente con el Niño, del siglo XIV.

Imagen gótica de la Virgen con el Niño

A los pies del templo se encuentra la antigua pila bautismal que podría ser la original medieval. Su copa tiene forma troncocónica y por dentro tiene un serie de hendiduras o gallones para simular las ondulaciones de las conchas de los moluscos.


Libros,Seminarios y
Viajes de Arteguias
Cursos y seminarios presenciales Arteguias
Arteguias Seminarios por Internet
Viajes guiados
Libro: ICONOGRAFÍA Y SIMBOLISMO ROMÁNICO

 

Aviso Legal