Viajes guiados
ARTE ROMÁNICO rutas libros ARTEGUIAS PÁGINA DE INICIO 

 

Guía de la iglesia de San Juan de Barbalos, Salamanca

Libro: ICONOGRAFÍA Y SIMBOLISMO ROMÁNICOIntroducción

La iglesia de San Juan Bautista de Barbalos o de Bárbalos es uno de los templos románicos menos conocidos de Salamanca y, sin embargo, es una pequeña joya que merece ser visitada y contemplada.

Su ubicación es al noroeste del casco antiguo salmantino, que era la zona que correspondía a la repoblación de gentes venidas de Castilla durante el siglo XII.

Este barrio y su parroquia quedaban fuera de la antigua muralla romana pero ya dentro de la que Alfonso VII el emperador mandó alzar en 1147.

Iglesia de San Juan de Barbalos, Salamanca

En la actualidad, esta zona de la capital salmantina -la Plaza de San Juan Bautista- está completamente urbanizada por edificios modernos que rodean la iglesia a mucha mayor altura que ésta, lo que genera un choque estético difícil de expresar. A pocos metros hacia el este se encuentra la histórica Plaza de los Bandos y la comercial calle de Zamora.

La iglesia de San Juan de Barbalos, Salamanca desde el suroeste

El prestigioso arqueólogo e historiador Manuel Gómez-Moreno dató su construcción en 1139 y para él sus fundadores fueron los caballeros de la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén. Otros autores también han lanzado hipótesis sobre su fecha de edificación, dentro siempre del siglo XII.

Pequeña puerta norte de la iglesia

Estos autores, extrañamente, no citan una inscripción pintada situada en el muro interior norte, sobre la puerta correspondiente. Abarca varios sillares y su texto en latín, traducido al castellano, dice:

En el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo fue dedicada (consagrada) esta iglesia en honor del bienaventurado Juan Bautista y de otros numerosos santos. La dedicó Gonzalo Fernández, obispo de Salamanca, y la hicieron dedicar el hermano Juan Ovéquiz, comendador de esta misma casa, y Pedro Peláez del Pozo y su mujer María de Aguilar. Era MCCXXXVIIII, el día decimoquinto de las kalendas de mayo

Inscripción interior que indica la fecha de consagración

El texto de la inscripción cita la consagración del templo en la era de 1239, y por tanto en el año 1201. Se ha comprobado la identidad de los personajes citados que vivieron en la época mencionada, por lo que se ha dado la fecha por válida. Como sabemos que la consagración de una iglesia no correspondía con la finalización de la obra sino de la parte más importante que era la cabecera, se puede pensar que la construcción se llevó a cabo entre finales del siglo XII y comienzos del XIII.

Por tanto, hay que descartar la hipótesis de Gómez-Moreno de su comienzo en 1139, al menos del edificio que ha llegado hasta nosotros. Además, hay un elemento que por sí mismo descarta esta fecha tan temprana: la cabecera -primera parte construida- tiene el arco triunfal y la bóveda presbiterial muy apuntada, mientras que el empleo de arcos ojivales no comenzó en España hasta la década de 1160 aproximadamente.

Arquitectura

San Juan de Barbalos es una iglesia no demasiado grande, pero bien edificada con sillería de piedra arenisca de color rojizo por su contenido en hierro. Orientada canónicamente, tiene una única nave y una cabecera con un presbiterio bastante largo y un ábside semicilíndrico más estrecho, como marcan los cánones del románico internacional.

Cabecera de San Juan de Barbalos de Salamanca

Escritores del pasado informaron de la existencia de un claustro ubicado en el costado norte del templo del que, desgraciadamente, no quedan restos en la actualidad.

Exterior

Nave y puertas

El exterior de la nave muestra varias modificaciones, sobre todo en el muro sur donde se abrieron tres ventanas rectangulares modernas y se retocó la puerta original que ha quedado sin gracia como un vano rodeado de un par de arcos semicirculares.

Puerta de ingreso en el muro septentrional

La puerta románica mejor conservada es, si duda, la del costado norte. Tiene dos arquivoltas de medio punto algo irregulares con una chambrana decorada con palmas y dos columnas cuyos capiteles son de diseño vegetal.

Capitel vegetal de la puerta

Encima hay dos ventanales retocados posteriormente pues los arcos de medio punto originales se modificaron para convertirlos en escarzanos.

Ventanal del costado norte de la iglesia de San Juan de Barbalos

Por su parte, los canecillos del muro meridional son los que más elementos figurados ofrecen de toda la iglesia. Aquí encontramos cabezas de cuadrúpedos, un músico, una contorsionista, etc.

Cornisa con canecillos románicos figurados

Cabecera

De la cabecera de la iglesia de San Juan de Barbalos de Salamanca nos importa especialmente su bonito ábside de semitambor. Tiene cuatro columnas entregas que parten casi del suelo. Sus capiteles son fitomorfos y de volutas.

Perfecto ábside románico

Las citadas semicolumnas articulan verticalmente el tambor en tres paños o calles verticales.

Vista desde el este del ábside de la iglesia de San Juan Bautista

En cada uno de ellos se abrió un ventanal de tipo portada con arquivolta de medio punto sobre parejas de columnas cuyos capiteles son troncocónicos, lo que conllevó que los cimacios fueran de base circular, lo que es bastante infrecuente.

Ventanal del ábside

Los canecillos de la cabecera son -salvo uno que tiene una cabeza animal- de relieves geométricos, casi todos de proa de barco.

Canecillo con cabeza de felino

Interior

La nave se cubre con techumbre de madera y no contó nunca con bóvedas medievales de piedra.

Iglesia de San Juan de Barbalos, Salamanca: interior

El arco triunfal es doblado y de perfil muy apuntado. Arranca de dos semicolumnas de gruesos fustes y capiteles vegetales.

La bóveda de medio cañón apuntado del presbiterio tiene un arco fajón en el medio que cae sobre pilastras con capiteles también vegetales. El ábside se cubre con bóveda de cuarto de esfera sin apuntamiento.

Interior de la cabecera

Por fortuna, el muro del hemiciclo absidal no está tapado por retablos. Así podemos admirar la armonía de sus tres ventanales que guardan total correspondencia en sus formas con los exteriores.

Uno de los ventanales interiores del ábside

El Cristo de la Zarza

Uno de los mayores alicientes de visitar el interior de la iglesia de San Juan de Barbalos es contemplar la imagen románica en madera de un Cristo crucificado conocido como "Cristo de la Zarza". Se encuentra a los pies del templo y si no se está atento puede pasar desapercibido.

Es una talla románica del siglo XII que muestra a Jesús vivo y sin la más mínima mueca de sufrimiento. Se encuentra semidesnudo con un paño de pureza que le alcanza por delante hasta las rodillas y por detrás a las pantorrillas.

Notable es la postura completamente geometrizada y antinatural de los brazos totalmente horizontales, lo que niega la sensación de colgar, pareciendo que está acostado sobre la cruz. Pectorales y costillas están representados de forma esquemática. Como todo Cristo románico tiene cuatro clavos.

Cristo de la Zarza


Libros,Seminarios y
Viajes de Arteguias
Cursos y seminarios presenciales Arteguias
Arteguias Seminarios por Internet
Viajes guiados
Libro: ICONOGRAFÍA Y SIMBOLISMO ROMÁNICO

 

Aviso Legal