PÁGINA DE INICIO 

 

Iglesia románica de Pelayos del Arroyo (Segovia)

Pelayos del Arroyo. Iglesia de San VicentePelayos del Arrollo -como así denominan al río Viejo que vierte sus aguas al Pirón- es una pequeña aldea cuya cercanía a la importante N-110 no ha evitado su progresiva despoblación hasta no tener más de veinte familias residentes.

Su templo parroquial de San Vicente, Monumento Histórico Artístico nacional (16-01-1981), está situado en uno de los extremos de la pequeña aldea, hacia el noreste.

Portada románica en Pelayos del Arroyo, SegoviaLa iglesia de San Vicente de Pelayos del Arroyo aparece externamente como una construcción muy modesta, sin demasiado interés aparente, mientras que su interior aporta elementos destacables. Construida con modesto calicanto, presenta una sola nave, con cabecera semicircular, espadaña y linterna de acceso a la misma, además de porche cerrado al lado sur.

Ábside de la iglesia de San Vicente de Pelayos del ArroyoExteriormente el ábside de calicanto sólo se engalana con un ventanal sencillo. Más interesante es la colección de expresivos canecillos, conservados en la nave y la cabecera.

De toda esta colección de sugerentes esculturas, destacan los del muro septentrional, perfectamente conservados, donde aparecen bustos humanos, aves zancudas, ciervos y demonios.

El que más llama la atención por su expresividad casi cómica es, sin duda, el que muestra a un extraño demoniejo, con ropa corta, los brazos en jarras y una cabeza de pelo alborotado o llameante, grandes orejas picudas y rostro simiesco.

Para acceder al interior se ha de atravesar la puerta del porche cerrado. Esta construcción vino a sustituir la anterior galería porticada de la que aún queda el arranque de la misma. Tras ella aparece la bonita y bien conservada portada de acceso a la iglesia con tres arquivoltas.

Capitel con leones. Pelayos del ArroyoEscultóricamente presenta parecidos primores vegetales a Tenzuela, Torreiglesias, La Higuera, etc. Flores con formas de estrella, de ocho pétalos, inscritas en círculos, flores de aros, rosáceas, y un pavo tallado en idéntica posición que en la puerta de la iglesia La Higuera, son los motivos de las arquivoltas.

Aunque la relación de esta ornamentación con la de las otras iglesias del Pirón ya mencionadas no deja lugar a la duda, se aprecia en Pelayos una evolución tendente a geometrizar el naturalismo vegetal de los templos citados. El pavo de la arquivolta inferior imita más esquemáticamente el modelo de la puerta de La Higuera.

Todo ello parece indicar que en la evolución que cada taller va sufriendo en su dispersión geográfica y temporal, la construcción de Pelayos es uno de sus últimos eslabones.
Los capiteles de esta portada muestran esfinges y arpías.

Esfinges aladas en uno de los capiteles de la puertaEn el interior, el arco triunfal es apuntado y abre paso a un tramo recto con dos arcos ciegos sobre tres pares de columnas, bóveda de cañón apuntado y ábside oculto por retablo, cubierto con bóveda de horno.

Los capiteles vuelven al repertorio animalístico, aunque sobresale uno de ellos en que una pareja de arpías soportan sobre sus espaldas dos dragones demoniacos, entre follaje silense. Como excepción, un capitel muestra una escena caballeresca de un guerrero emprendiendo la marcha ante dos mujeres, y otros personajes.

En el muro meridional se han descubierto frescos románicos sobre la vida de San Vicente y escenas de caza, como un centauro disparando flechas a un ciervo.

En uno de los rincones del templo se conserva la correspondiente pila bautismal románica en forma de cáliz. Es de importantes dimensiones y su copa está decorada con globulosos gallones y una cenefa superior sogueada.


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias