PÁGINA DE INICIO 

 

Iglesia románica de Nuestra Señora de la Asunción de Sequera de Fresno (Segovia)

Los cenecillos y metopas del alero conserva una buena colección de canecillos. Sequera del FresnoSequera de Fresno es una aldea silenciosa y tranquila situada a la misma orilla de la carretera que conduce de Fresno de Cantespino a Grajera y Boceguillas.

Sequera de Fresno tiene una muy interesante iglesia parroquial, cuyo precioso ábside es uno de los más elegantes del románico rural de Segovia.

En su estado primitivo, la construcción debía ser de una única nave rematada con cabecera tradicional de ábside en hemiciclo, y dos puertas en sus costados sur y norte. Más aventurado es apuntar que tuviera galería porticada, pero es probable su existencia y posterior sustitución por el actual porche cerrado.

Portada clasicista de la iglesia de SequeraLa cabecera es lo que mejor se conserva, tras las graves modificaciones sufridas a finales del siglo XVIII, en tiempos de Carlos III y de las que sobresale la grandilocuente fachada meridional.

La cabecera tiene fábrica de perfecta sillería, y se secciona en tres calles con sendos ventanales por dos columnas y en tres cuerpos por dos impostas, que como es habitual corren respectivamente a la altura de cimacios y alféizares.

Especialmente sobresale por la riqueza escultórica de ventanales, capiteles, canecillos y metopas. En concreto, los ventanales son únicos en todo lo encontrado en la provincia, al reunir dos originales elementos de gran belleza. Nos referimos a los tímpanos esculpidos bajo las arquivoltas y a los ricos guardapolvos que trasdosan el conjunto.

Los tímpanos tallados en ventanales no son habituales en nuestro románico, más propios de comarcas del norte de Burgos y Palencia. En Sequera hay tallados un combate entre infantes, un grifo de inspiración silense y una lucha entre guerrero y oso. Los anchos guardapolvos tienen una rica talla de róleos y flores de aro, rematados en su parte baja por cabecitas humanas. Los capiteles de las ventanas llevan representaciones de águilas agarrando a sus presas, parejas de arpías que recuerdan algunas tallas de Pecharromán, combate entre guerreros, la degollación de los inocentes, etc.

Ábside de Sequera del FresnoEl alero va decorado con cuatripétalas inscritas en círculos, y es soportado por canecillos de diversa iconografía, que representan cabezas de animales, monos, y bustos de personajes. También alternan con motivos geométricos: nacela, proa de nave, bolas, etc.

Las metopas, alternan los dibujos geométricos y florales de siempre con figuración de personajes en diferentes actitudes, muy similares a las cornisas del pórtico de Duratón y a la cornisa del ábside de Sotillo. Por último, los capiteles de las columnas muestran cuadrúpedos y cesta vegetal.
Tras el porche posterior se abre una sencilla portada en el muro del mediodía, de tres arquivoltas; la intermedia de baquetón que descansa sobre una pareja de columnas con capiteles destrozados en que se adivinan algunos personajes.

Puerta norteEn el muro septentrional se descubrió no hace mucho una portada que se encontraba tapiada. Tiene la interesante disposición que se repite en algunas construcciones de la comarca, consistente en tres arquivoltas. La interior es polilobulada con flores talladas en cada dovela. La segunda es de baquetón, y la exterior muestra la moldura formada por baquetones paralelos en zigzag. El único capitel a la vista lleva esculpidos unos personajes con guerreros. La puerta, lamentablemente se halla medio tapada por un muro y ha sufrido muchos destrozos.

En el interior, lo más destacable es el arco de triunfo semicircular y doblado, con grandes capiteles de buena talla, representando aves afrontadas y cesto de hojas.

El retablo barroco oculta el muro de la capilla, que por lo demás, muestra arquerías ciegas en el presbiterio.
Combate entre guerreros en  uno de los tímpanosParece que diferentes influencias se cruzan en este templo, por un lado, la burgalesa, de Moradillo y Gredilla de Sedano. Inés Ruiz Montejo ha relacionada Sequera con este taller en base a la presencia de tímpanos historiados en los ventanales y la presencia en Sequera de Fresno de flores de aro, tan presenten en los talleres silenses.

Por otro lado, algunos artífices parecen venir de las iglesias del alto Duratón, mientras que otras tallas muestran alguna relación con el taller de Fuentidueña, en concreto con Pecharromán.


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias