PÁGINA DE INICIO 

 

Guía del Museo Diocesano de Jaca

 

Introducción

El Museo de Jaca se asocia a las pinturas de Bagüés, pero tiene mucho mñas, como este fragmento de Navasa (Huida a Egipto)El actual Museo Diocesano de Jaca es fruto de varias campañas de edificación y recuperación de obras de arte pertenecientes a la diócesis de Jaca (Huesca). En la actualidad es uno de los más interesantes, en lo relativo a pintura medieval, de todo el mundo.

Si bien el Museo Diocesano de Jaca está asociado a las famosas pinturas de la iglesia de los santos Julián y Basilisa de Bagüés, un error imperdonable sería acudir a la sala donde se exponen y dedicar poca atención al resto de la exposición, repleta de pinturas murales diversas, escultura en piedra y madera del románico y el gótico, orfebrería, etc.

Ubicación del museo

Libro: ICONOGRAFÍA Y SIMBOLISMO ROMÁNICOSe ubica en las antiguas dependencias claustrales de la catedral -que se ubicaba al norte del templo- y son las propias estancias las que constituyen los recintos o espacios donde se exponen las piezas museísticas. De modo que el acceso al mismo se realiza por una de las puertas del costado norte de la seo jaquesa.

Por tanto, catedral y museo componen un conjunto extraordinario, que hace las delicias del amante del arte medieval. Recomendamos vivamente que el visitante a la seo jaquesa no se marche sin haber dedicado, al menos, una hora a este museo.

Panda Oeste del Claustro

En la panda oeste del claustro se exponen interesantes capiteles procedentes -en su mayoría- del propio y destruido claustro románico de la catedral jaquesa.

Entre ellos hay que destacar el de un hombre que lleva atado a un oso, otro en que serpientes muerden (o maman) de pechos femeninos, o el de sagitarios lanzando flechas.

Refectorio

El refectorio de la catedral era un espacio alargado y articulado mediante arcos diafragma. En él se expone una excelente colección de pinturas murales románicas y góticas:

San Juan de Ruesta: se conservan pinturas románicas de mitad del siglo XII procedentes del ábside de esta iglesia con un Maiestas Domini, rodeado por el Tetramorfos, un Apostolado y una Crucifixión.

Al margen, también se conserva un pequeño panel con el primer Cristo en Majestad que tuvo esta iglesia y que luego se sustituyó por el actual.

Nuestra Señora del Rosario de Osia: en el otro extremo, se exponen las pinturas, pertenecientes al llamado gótico lineal (siglo XIII), de la iglesia de La Virgen del Rosario de Osia. Por un lado están muy completas pero, de igual modo, se ha perdido la mayor parte de la policromía restando, sobre todo, las líneas de contorno de las siluetas. En la parte del cascarón absidal se encuentra la inhabitual escena de la Coronación de la Virgen y, en otros registros, algunos momentos del martirio de Santa Lucía.

Adoración de los Reyes Magos original de NavasaLa Asunción de Navasa: en una de las paredes tenemos un fragmento de las pinturas románicas del de la iglesia de la iglesia de La Asunción de Navasa. Son magníficas estéticamente, gracias a su buena figuración y las tonalidades azuladas dominantes. En ellas aparece una Adoración de los Magos y parte de la Huida a Egipto.

Iglesia de Urriés: el fragmento expuesto de esta iglesia pertenece al primer tercio del siglo XIV y se adscribe el estilo gótico lineal, no demasiado alejado de la pintura románica, pero con más vivacidad en las posturas. La escena expuesta es el prendimiento de Cristo y la traición de Judas. Los soldados que detiene a Jesús llevan cotas de malla y una buena colección de armamento medieval, como una espada, un hacha y una pica.

Ermita de Concilio: de este antiguo templo románico se exhibe una pequeña parte de la decoración mural, pintada alrededor del año 1300 y que se encuentra muy desvaída salvo las líneas de contorno. Iconografícamente, corresponde al Descendimiento de Cristo por Nicodemo y José de Arimatea, en presencia de la Virgen.

Iglesia de Sorripas: Del segundo cuarto del siglo XIV. Son dos escenas las que mejor se interpretan por conservase casi completas.

La primera muestra el momento en que las Tres Marías se encuentran vacío el sepulcro de Cristo en presencia del ángel.

La segunda es la escena del "Noli me tangere", con María Magdalena arrodillada ante Jesús.

Además de las ya citadas, también se exponen diversos fragmentos de pinturas murales góticas de las iglesias de , Sieso de Jaca, Ipas, Cerésola, etc.

Sala Bagüés

Pinturas de BagüésAdosada a la sala anterior está la llamada "Sala Bagüés" que contiene las excepcionales pinturas murales románicas de esta iglesia, que ocupaban buena parte de la cabecera y los muros meridional y septentrional del templo.

Las pinturas de la cabecera tienen la particularidad de no ofrecer el habitual Maiestas Domini rodeado de los Evangelistas (Tetramorfos) en el centro de la bóveda absidal, sino la escena de la Ascensión de Cristo. La directora de este museo piensa que en el muro de los pies existiría la representación del Juicio Final presidida, en la parte superior, por el Cristo en Majestad citado.

Los muros laterales están divididos en bandas superpuestas donde se recorren los episodios más relevantes de la Biblia. El maestro de Bagüés muestra una gran capacidad narrativa, más propia del gótico que del románico.

Capillas claustrales

En las capillas claustrales del lado este, el Museo Diocesano de Jaca atesora magníficas obras de imaginería románica y gótica, además de otras obras de arte como orfebrería y el sepulcro del conde Sancho Ramírez.

Es muy destacable la verja de la Ermita de Iguacel, un fragmento de la pintura mural de la iglesia de Santa Eulalia de Susín, donde dos apóstoles aparecen afligidos llevando una mano a sus ojos, motivo por el que se conocen popularmente como "los llorones de Susín". Posiblemente se trata de un fragmento de una escena de la Ascensión de Cristo o de la Dormición de María.

Imaginería: Cristo románico en el Museo de JacaEn lo relativo a imaginería, destacamos la talla románica de madera conocida por la Virgen de Iguácel, dos Cristos románicos estupendos, como el de la catedral de Jaca y el de la Ermita de San Vicente de Ardisa.
También hay que citar aquí, algunas Vírgenes góticas, relicarios, aguamaniles, etc.

Sala Capitular

en el pasillo que comunicaba el patio claustral con la sala capitular se expone, singularizado, el extraordinario capitel del rey David Músico, cuya réplica se encuentra en la Lonja Chica del muro sur de la catedral.

El prestigio de este capitel se debe a su relativa buena conservación, a su iconografía, especialmente por mostrar e este personaje veterotestamentario coronado tocando un rabel y, sobre todo, a la compañía de músicos empleándose con una amplia colección de instrumentos, abarcando toda la superficie del capitel, para lo que adoptan posturas forzadas, casi escorzos.

De la propia sala capitular se salvó la puerta de ingreso y los ventanales ajimezados que la flanquean, con sus columnas y capiteles.

Algunos de estos capiteles se atribuyen al Maestro Esteban, que sería discípulo del Maestro de Jaca-Frómista.

Patio del claustro

Desde el museo se puede acceder al patio cuadrado del original claustro. Lo más interesante es que desde él se tiene una visión perfecta y detallada del costado norte de la catedral, que hasta hace poco era inaccesible.

 


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias