PÁGINA DE INICIO 

 

Guía monumental de Rejas de San Esteban, Soria

Rejas de San Esteban  
Soria
El Burgo de Osma
50
873

 

Introducción a la guía de Rejas de San Esteban, Soria

El principal encanto de Rejas de San Esteban es la pareja de iglesias románicas que poseeEn la comarca de El Burgo de Osma, se encuentra la población de Rejas de San Esteban, a escasos kilómetros de San Esteban de Gormaz, a cuyo municipio pertenece.

Se trata de una villa medieval enclavada entre dos cerros, que fue declarada Conjunto Histórico-Artístico en el año 2007, fundamentalmente por la importancia de las iglesias románicas de San Martín y de San Ginés, aunque la localidad alberga también unos ejemplos muy interesantes de arquitectura popular, como las numerosas bodegas características de toda esta zona o los tres molinos con los que llegó a contar el pueblo, de los cuáles tan sólo se conserva uno.

La existencia de estas construcciones, así como la riqueza de las dos iglesias medievales, demuestran el poder y la riqueza que antaño se acumuló en esta localidad.

Rejas de San Esteban presume de iglesias porticadas románicas, tan habituales en el oeste de la provincia de SoriaEn esta guía del pueblo de Rejas de San Esteban nos ocuparemos exclusivamente de sus dos interesantes templos románicos porticados dedicados a San Ginés y a San Martín, respectivamente.

La iglesia de San Ginés

La iglesia de San Ginés de Rejas de San EstebanLa iglesia de San Ginés es una construcción de origen románico, seguramente levantada a mediados del siglo XII, pero que fue completamente modificada a principios del siglo XVIII, hasta tal punto que lo único que conserva de época medieval es su monumental portada, la galería porticada que la cobija en el muro meridional, y una pequeña ventana románica, en aspillera, que se encuentra a los pies del templo, bajo la espadaña barroca.

 

La galería porticada

Galería y puerta de ingresoEl pórtico medieval se encontraba en un estado lamentable, hasta el año 1998. En un momento indeterminado los arcos habían sido cegados, y se había abierto uno de mayor luz, para acceder al interior, que se habilitó como trastero, de forma que su aspecto se modificó por completo.

Gracias a una ambiciosa campaña de restauración que finalizó en el año 2001, la iglesia de San Ginés recuperó al menos una parte de su esplendor medieval, devolviendo a esta galería porticada y la portada que cobija en su interior el lugar que se merecen.

Vista de la localidad de Rejas de San Esteban desde el interior del pórtico románicoOriginalmente este pórtico debía de contar con seis arcos de similar luz, tres a cada lado de la portada, y otro, más estrecho, en la parte occidental, por donde se accedería.

Se cree que en el lado oriental pudo existir también un doble arco de medio punto con una columna central.

Los cinco arcos medievales que han sobrevivido en el frente del pórtico son de medio punto, con chambrana de tacos, y que se apoyan sobre dobles columnas de fuste monolítico, que rematan en capitel y cimacio. Estos últimos presentan todos una decoración similar, a base de formas vegetales.

Capitel de aves y un árbol en el centroTodos los capiteles tienen motivos figurados, en el lado occidental vemos, en el primero de ellos, dos aves que entrecruzan sus cuellos y picotean las patas del contrario, y un pequeño árbol con frutos esféricos entre los dos animales.

En el siguiente hay, sucesivamente en cada una de las caras de la cesta, un centauro sagitario que dispara a un monstruo de dos cabezas, y una tercera en la cola, y un cuadrúpedo atacando a otro.

En el último capitel, el más cercano al arco de acceso, se encuentra representadas tres figuras remando en una barca, la escena de Sansón desquijarando al león, y un animal de cuatro patas, con una larga y esbelta cola.

Sansón y el leónAl otro lado del arco de acceso hay otros cuatro capiteles con motivos figurados e historiados. En el primero pueden verse una pareja de bestias afrontadas, con cuatro patas muy alargadas.

En el siguiente se puede ver dos animales monstruosos junto a dos seres humanos que, quizás puedan representar a los condenados tras el pesaje de las almas por parte de San Miguel (escena exterior deteriorada).

A continuación, en el siguiente capitel, vemos una escena de martirio, tal vez el de san Vicente o san Lorenzo, dado que parece que al personaje le están quemando en un potro o una parrilla.

Capitel con escena de martirioEn el último de los capiteles de esta zona aparece lo que para algunos podría ser un cordero que está siendo ferozmente atacado por lobos o bien una escena cinegética donde los perseguidores serían perros de presa.

La cornisa de la galería tiene una decoración de bolas, y se apoya sobre canecillos de rollos, o con motivos figurados un tanto abstractos. Si bien el de la esquina oeste muestra la cabeza de un animal.

La puerta

La portada de la iglesia se abre al hastial meridional, cobijada por el pórtico. Sus formas son muy similares a la de la vecina iglesia de San Martín.

Puerta de ingreso a la iglesia de San Ginés de Rejas de San EstebanConsta de un arco de medio punto rodeado por tres arquivoltas, de las cuáles sólo la central apoya sobre columnas con basas de tipo ático y unos capiteles sin decoración (posiblemente raspados), mientras que las otras dos descansan sobre jambas.

La más exterior, más ancha que las inferiores, se adorna con decoración de baquetones y bandas de bolas, la intermedia con puntas de diamante, y la inferior, con rosetas inscritas en círculos. La portada se corona con una cornisa apoyada sobre canecillos, algunos de los cuáles también presentan decoración figurada como un sagitario, un eclesiástico con capucha y libro, un animal agazapado y una pareja en lucha tipo pancracio.

La iglesia de San Martín

Al contrario que San Ginés, la iglesia de San Martín ha conservado su estructura original y, tras las diferentes restauraciones emprendidas, su aspecto se asemeja bastante al que debió de tener originalmente. Se encuentra en la zona occidental de la localidad, sobre un pequeño altozano y fue construida en torno al siglo XII.

Iglesia de San Martín, Rejas de San EstebanEs una iglesia sencilla, sin grandes pretensiones, con una nave única sin división en tramos, con presbiterio rematado en ábside, un pequeño pórtico adosado al hastial meridional, y una sacristía de reducidas dimensiones de planta cuadrangular adosada en el muro septentrional.

El ábside

El ábside es semicircular, y, al igual que el resto del edificio, de formas sencillas. Sobre un basamento pétreo se levanta el muro, de mampostería, al igual que el resto del edificio a excepción del pórtico.

Iglesia de San Martín de Rejas de San Esteban: exterior del ábsideEn el centro se encuentra una ventana cegada, con un arco de medio punto rodeado por dos arquivoltas con decoración de bolas, que descansan sobre jambas y columnas, cuyos capiteles tienen representación figurada con aves de doble cabeza y parejas de leones.

La cornisa tiene decoración de bolas, y se apoya en canecillos de rollos, y con formas vegetales y figuradas.

La galería porticada

La galería porticada se abre al muro sur, cobijando la portada principal de la iglesia y, al igual que en San Ginés, permaneció tapiada hasta que se recuperó en los años 80.

Consta de siete arcos en el frente, y otro más en el lado occidental. Se accede por medio del arco central, y también por el que se encuentra en el oeste.

Galería porticadaA diferencia del resto de la iglesia, está construido con aparejo de sillería. Los arcos son de medio punto rodeados tanto en el interior como en el exterior por una chambrana decorada con puntas de diamante y listel perlado. Los arcos apoyan sobre columnas de fustes dobles o cuádruples, alternativamente, con capiteles decorados con formas vegetales.

La puerta

En el interior de esta galería porticada se encuentra la portada principal de la iglesia, cuya estructura también es muy similar a la de San Ginés: tejaroz que descansa sobre canecillos de rollos y formas vegetales, bajo el cual se encuentra un arco de medio punto rodeado de siete arquivoltas, apoyadas en jambas y columnas.

Puerta sur de la iglesia de San MartínLos capiteles están decorados con una labra tosca y un tanto primitiva, con formas figurativas. En el izquierdo se puede distinguir a una pareja de leones, con largas patas y robustas melenas.

En el derecho aparece una representación de una bestia atacando a un hombre, junto a la figura de Sansón.

En el lado norte se abre otra portada, de formas más sencillas, que consta de un arco de medio punto rodeado por dos arquivoltas, con flores inscritas en círculos y decoración de bolas, que descansan sobre jambas.

La espadaña

A los pies del templo, sobre el muro se levanta una espadaña, que debió ser construida a finales del siglo XII. Presenta dos vanos de medio punto que acogen en su interior a las campanas, rematando toda la estructura con un tejadillo a dos aguas.

El interior

En el interior, la única nave se cubre con un tejado de madera a dos aguas. Ésta cubierta no es la original, se colocó en el año 1912, siendo restaurada en la década de los 80, pero originalmente el edificio también debió de cubrirse con una estructura de madera, dado que el exterior carece de contrafuertes en los muros de la nave. El presbiterio al contrario, sí se cubre con una bóveda de cañón apuntada, y el ábside con la característica bóveda de horno.

El presbiterio se separa del ábside por medio de un gran arco del triunfo apuntado, que descansa sobre capiteles decorados con motivos vegetales. En ambos muros del presbiterio hay dos arcos ciegos, apoyados sobre unos capiteles de factura similar. Tanto en el presbiterio como en el ábside se conservan algunos restos de pinturas murales, realizadas seguramente en el siglo XIII, que representan, quizás, escenas hagiográficas de san Martín de Tours.

(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
Víctor López Lorente)


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias