PÁGINA DE INICIO 

 

Guía monumental de Luna, Zaragoza

 

Luna  
Zaragoza
Cinco Villas
775
476

 

Introducción

Iglesia de San Gil, LunaA unos 25 kilómetros al este de Ejea de los Caballeros y muy cerca de los límites provinciales oscenses, Luna es otra de las poblaciones de la histórica comarca de las Cinco Villas que ha sabido conservar buena parte de su rico patrimonio monumental medieval.

Antigua Gallícolis romana según los especialistas, se situaba en plena vía de comunicación entre las ciudades de Caesaraugusta e Iluro (hoy Oloron, en Francia), formando parte en los siglos altomedievales del cinturón defensivo y de avanzadilla del codiciado valle del Ebro.

Según diversas fuentes documentales, consta que una vez en manos cristianas, fue donada a San Juan de la Peña, siendo repoblada de la mano del rey Sancho Ramírez en 1093, viviendo su época de mayor esplendor durante el siglo XII una vez conquistada Zaragoza y quedando definitivamente alejada la línea fronteriza.

Perdido su castillo principal que se situaba en la parte más alta de la villa, conserva Luna la Torre defensiva de Obano, la del Reloj, las iglesias románicas de Santiago y San Gil, y la hoy iglesia parroquial de San Miguel y Santiago, obra dieciochesca en la que puede apreciarse algún vestigio aislado de su primitiva obra medieval.

Iglesia de San Gil de Mediavilla

Situada en la parte más alta de Luna junto al lugar en el que se erigía el desaparecido castillo, la Iglesia de San Gil Abad, que bien pudiera haber sido una capilla regia de Alfonso II de Aragón. Tal circunstancia se constata con la similitud entre la construcción interior de este edificio y el de la llamada Sala de Doña Petronila en el palacio real de Huesca.

La construcción de este templo viene siendo atribuida a maestros ultrapirenaicos llegados del Languedoc, siendo levantada en torno a 1170.

Edificio de gran empaque, consta de una sola nave rectangular abierta a un ábside de planimetría poligonal definida por contrafuertes angulares, abriéndose en tres de sus paños sencillos ventanales en arco de medio punto. Recorre la cornisa una interesante colección de canecillos figurados, la mayoría de ellos a base de cabezas animales y antropomorfas.

Por su aspecto, la sensación de que la construcción pudo quedar inconclusa por alguna circunstancia indeterminada, cerrándose de urgencia su hastial occidental, en el cual, se habilitó una sencilla portada de arco de medio punto dovelado en cuya clave fue esculpido un crismón trinitario.

Más interesante y bastante anómala en cuanto a su orientación es su portada norte, de doble arquivolta de medio punto que descansaría sobre columnas en cuyos frentes, a modo de cariátides, fueron labrados personajes (una de ellas hoy desaparecida).

En el tímpano se adivina una curiosa escena narrativa alusiva a uno de los milagros atribuidos a San Gil, santo patrón del templo.

Interior con su juego de arqueríasEsa monotonía y desnudez casi cisterciense que caracteriza el exterior de la iglesia de San Gil contrasta llamativamente con su riquísimo interior, el cual se articula en sus muros laterales a base de arcos de medio punto sobre columnas rematadas en capiteles, y que tiene su continuidad en tramo recto y cabecera.

En el ábside, bajo un primer registro de arcos sencillos a la altura de las ventanas, recorre el hemiciclo un segundo cuerpo de arcos de medio punto entre los cuales parten columnillas adosadas que, a la altura del cascarón absidial se convierten en nervios que acaban convergiendo en la clave central de la bóveda.

Tanto la arquería absidial como la que recorre los muros norte y sur rematan sus columnas en bellísimos capiteles figurados, distinguiéndose escenas alusivas a la vida de Cristo y, de nuevo, a las del santo titular de la iglesia: San Gil. También hay un grupo de capiteles que se ocupa del martirio del escribano romano San Ginés en el siglo IV.

Magnífico aspecto interior del ábsideEn lo referente al estilo escultórico, algunos especialistas han visto dos manos o talleres trabajando en esta iglesia:

Un primer artífice (maestro de un taller) que se conoce como "Primer maestro de San Gil" se ocuparía de la arquería interna del ábside y del tímpano de la puerta norte.

Otro/s escultor/es relacionados con el Maestro de Agüero se encargaría de los capiteles de la zona elevada de la cabecera.

Iglesia de Santiago

Libro: ICONOGRAFÍA Y SIMBOLISMO ROMÁNICONo lejos de la iglesia de San Gil se yergue la antigua parroquia de Santiago, de construcción algo anterior a la primera aunque consagrada, según las fuentes, en el año 1179 de mano del arzobispo de Zaragoza.

Claramente condicionada por el escarpe junto al que fue levantada, presenta una única nave cubierta con bóveda de cañón apuntado reforzada por fajones que desemboca, tras tramo recto, en un ábside semicircular bajo el cual, semiexcavada en la roca, se abre una pequeña cripta con bóveda de cañón en su primer tramo y cuarto de esfera en el espacio absidial.

Dicha cripta motivó que el altar mayor se encuentre a considerable altura respecto al espacio para fieles, siendo accesible a través de dos escalinatas que flanquean el vano de acceso a la cripta.

Al exterior, bastante encajonada entre construcciones en sus muros laterales, y al borde mismo del barranco hacia la cabecera, destaca su portada occidental, dispuesta en cuerpo en resalte o arimez bajo tejaroz sustentado por canecillos figurativos.

Trasdosada por una chambrana ajedrezada, consta de tres arquivoltas de medio punto que descansan sobre jambas decoradas a base de fórmulas vegetales y líneas zigzagueantes. En la dovela central fue labrado un crismón trinitario.

 

(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
José Manuel Tomé)

 

 

 


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias