PÁGINA DE INICIO 

 

Catedral de Huesca

Breve historia de la catedral

Virgen gótica en el tímpano de la puerta principalLa ciudad de Huesca adquirió importancia durante la ocupación romana, pero su historia se remonta a la cultura íbera.

La ocupación musulmana rindió Osca (siglo VIII), la antigua ciudad de Huesca, donde convivieron cristianos y árabes: murallas, mezquitas (la catedral conserva un arco), y empuje cultural, comercial y agrícola basado en el mejor recurso local, el agua. Lejano el Califa y el próximo Carlo Magno, hubo conflictos de leyenda como Roldán, guerrero que saltó a caballo entre las peñas que presiden la ciudad. El escudo medieval de la ciudad de Huesca representa esta leyenda, además de la topografía típica de la zona.

La catedral de Huesca está situada en pleno casco antiguo, en lo alto de una colina. Fue erigida sobre lo que quizás fue un templo romano y la antigua mezquita mayor musulmana.

Cabecera de la catedral de HuescaForma parte fundamental de la configuración de la plaza donde se encuentra, que además lleva su mismo nombre, Esta plaza tiene gran amplitud. La catedral de Huesca empezó a edificarse en 1273 a partir de la mezquita Misleida y fue terminada en 1515.

El proyecto de edificación de la catedral de Santa María de Huesca se inició en tiempos de Jaime I de Aragón (1213-1276); algo tardío, si la comparamos con otras iglesias de la zona, que datan del románico.

La iglesia de Santa María de los Gozos

Aunque la mezquita musulmana fue cristianizada y convertida en la catedral, se erigió junto a ella un pequeño templo románico en el siglo XII, dedicado a Santa María, de la que queda un pórtico románico.

Esta puertecita románica está compuesta por tres arquivoltas, una pareja de pilastras y dos pares de capiteles, con sus correspondientes fustes, de sencilla decoración incisa. De las tres arquivoltas, la interior es dovelada, con rollos exentos en su intradós; la central de moldura tórica y la exterior de puntas de diamante. La arquivolta más interna, se orna con rollos zamoranos. Este tipo de decoración se usa por primera vez en la puerta del obispo de la Catedral de Zamora y posteriormente se repite con asiduidad en otros muchos lugares.

La construcción de la catedral gótica

Monumental puerta de la catedral de HuescaResulta chocante que una ciudad como Huesca, capital de una de las provincias más ricas en arte románico no posea una catedral de este estilo, al modo de Jaca o Roda.

Esto se debe a que en Huesca se ofició el culto en la mezquita aljama hasta finales del siglo XIII, aunque la ciudad ya había sido hacía tiempo tomada a los musulmanes. Jaime I el conquistador consideró indecorosa la celebración del culto cristiano en la mezquita musulmana, por lo que en 1273, propuso la construcción de una nueva Catedral, asignando para ello los primeros recursos económicos. La razón fue la recién consagración del obispo de Huesca, Jaime Sarroca, que era sobrino suyo y del que se dice que redactó la Crónica de Jaime I. Sin embargo, varios litigios demoraron las obras hasta 1294.

El diseño inicial proponía una construcción de tres naves y cinco capillas en la cabecera y transepto. Entre 1294 y 1309 se levantaron la cabecera con sus cinco ábsides: su ábside mayor y los cuatro laterales; el muro norte del crucero con su puerta de arco de medio punto y el edificio anexo, que cumple las funciones de sacristía y archivo, además de ara, todo ello a costa del cabildo.

Más tarde se confió la construcción de las capillas laterales a la iniciativa de particulares, que sufragaban las costas a cambio del derecho de enterramiento.

Bóvedas de crucería estrelladaDurante casi dos siglos, la nave central y el transepto quedaron sin abovedar, con techumbre de madera. A finales del siglo XV, por orden del obispo Juan de Aragón y Navarra se acometen decisivas obras para finalizar el templo de manera adecuada. Encarga al maestro Juan de Olotzaga el recrecimiento de la cabecera, el transepto y la nave central abovedándolas con crucería estrellada.

También en esta campaña se remata la fachada principal con maneras a los gótico flamígero.

Dependencias claustrales y Museo Diocesano

Arquerías del claustro románico de la Catedral de HuescaPuede verse una parte del primitivo claustro románico, que queda adosado al lado norte del templo. Recientemente restaurado, conserva y expone arquerías y columnas del claustro románico, así como imaginería, orfebrería, laudas sepulcrales y una apreciable colección de pinturas murales románicas y góticas.

El proyecto de levantar tres hermosas naves se llevó a cabo. El estilo de esta catedral tiene el nombre de gótico primitivo. Además, su portada presenta las figuras de los apóstoles talladas en altorrelieve de piedra.

El retablo del Altar Mayor es obra de Damián Forment; es de estilo renacentista y está hecho en alabastro. Lo más importante a destacar de esta catedral gótica es que cuenta con un importante tesoro documental, de orfebrería e imaginería.

Más información del Museo Diocesano de Huesca

Importante es conocer, por otra parte, la historia de la sede episcopal de Huesca en esa época. Superado el largo y poco afortunado pontificado de García de Gudal (1201-1236), se produjo la elevación del nivel cultural del cabildo, culminando con la figura del obispo Vidal de Canellas (1237 - 1252), acreditado jurista, a quien Jaime I encomendó la compilación del derecho aragonés, promulgada en las Cortes de Huesca de 1247. Autor también del comentario jurídico "In excelsis Dei thesauris", conocido como "Vidal Mayor".

El renacer cultural del cabildo se produce bajo la dirección de Domingo Sola (1252-1269), profesor de derecho canónico y obispo de Huesca.

Le sucedió Jaime Sarroca, sobrino de Jaime I (1273-1290), a quien se atribuye la redacción material de la Crónica de Jaume I, como ya aventurábamos.

Cerró la sede episcopal del XIII otro catalán: fray Ademar (1290 - 1300), que era dominico.

 

 


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias