PÁGINA DE INICIO 

 

Guía de la Iglesia de San Miguel de Palencia

Introducción

Situada a orillas del río Carrión y delimitando hacia el sur lo que fue la ciudad de Palencia en la Edad Media, la iglesia de San Miguel con su inconfundible torre-campanario en la que a continuación nos centraremos constituye uno de los iconos más reconocibles de la capital palentina; destacando desde la distancia y, pese a su antigüedad, planteando en el "skyline" urbano una verdadera competencia con edificios y bloques de viviendas mucho más modernos.

Torre campanario de la iglesia de San Miguel de Palencia

Levantada sobre los restos de una construcción anterior fundada en tiempos del Rey Fernando I y del Obispo Don Miro en la que, según la tradición, contrajeron matrimonio Don Rodrigo Díaz de Vivar y su esposa Doña Jimena; el edificio actual es una obra comenzada en los albores del siglo XII y finalizada bien entrado en siglo XIII, constituyendo una de las construcciones religiosas castellanas en las que más claramente queda de manifiesto esa transición entre el estilo románico y el incipiente gótico.

Distinguida como Monumento Histórico Artístico desde nada menos que el año 1931, fue declarada Bien de Interés Cultural en diciembre de 1992, conservándose en notable buen estado con escasos aditamentos y reformas tardías.

Torre campanario y portada de la iglesia de San Miguel de Palencia

Exterior

El conjunto de torre campanario y portada

Sin lugar a dudas, el elemento más reconocible del templo de San Miguel es su torre campanario, levantada a los pies de la nave central y elevada en aproximadamente 70 metros respecto al nivel del suelo.

Se trata de una torre de eminente vocación defensiva y fortificada, la cual durante la Edad Media jugaría un papel importante dado su emplazamiento en un extremo de la urbe y en la misma orilla del río Carrión.

Iglesia de San Miguel de Palencia: fachada sur con torre campanario

Este carácter fortificado perfectamente reconocible por su remate almenado es muy posible que, sin embargo, no fuese fruto de su planteamiento original, si no que las almenas que hoy vemos fueran el resultado de quedar incompleto por la razón que fuese un último cuerpo de la torre y que para ellas fuesen aprovechados los ya iniciados vanos para huecos de campanas.

Otra imagen de la emblemática fachada

Sea como fuere, en su estado actual el campanario de San Miguel de Palencia queda estructurado en cuatro cuerpos en altura. En el cuerpo inferior y entre dos contrafuertes se abre una elegante portada de seis arquivoltas ligeramente apuntadas y abocinadas cobijadas por una chambrana de arquillos calados.

Portada sur

Dichas arquivoltas, bastante deterioradas y en las que aún quedan visibles signos de figuración escultórica en sus roscas, descansarían sobre columnas acodilladas rematadas en capiteles, aunque lamentablemente no han llegado a nuestros días.

Detalle de las arquivoltas

Sobre el cuerpo de la portada y también entre contrafuertes se abre un bonito ventanal típicamente gótico en arco doblado, apuntado y ajimezado.

En el tercer cuerpo se horadan dos modestos vanos gemelos también apuntados sobre los cuales, en el cuarto y último cuerpo se abren en los dos lados principales sus bien reconocibles y elegantes ventanales puramente góticos de tracería calada. El remate, tras una moldura animada por bolas, las ya citadas almenas que, como ya ha quedado reseñado, bien podrían ser los restos de ese último cuerpo de remate nunca ejecutado.

Cuerpo de campanas

Adosado al cuerpo principal rectangular se aprecia lo que parece ser un husillo de acceso de planta dodecagonal y rematado muy armónicamente y en consonancia con la estructura principal a base de almenas. Esta torre quedó profundamente dañada tras el terremoto de Lisboa de 1755, siendo objeto tras él de una exhaustiva reforma de consolidación.

Cabecera y naves

El resto del edificio conserva su estructura de tres naves de cinco tramos cada una en la cual, la central es notablemente más alta y ancha que las laterales. Desembocan en un crucero de tres tramos no marcado en planta pero sí en alzado que, a su vez, abre a una estructura de triple ábside en la que el central, también de mayor tamaño, presenta planta poligonal marcada por contrafuertes.

De las dos absidiolas laterales, perfectamente visibles al interior, tan solo ha llegado a nuestros días visible al exterior la que remata la nave norte ya que, la meridional, queda enmascarada por una construcción aneja auxiliar de cronología más tardía.

Interior

Al interior, las naves quedan separadas por arcos apuntados que descansan sobre potentes pilares a cuyos frentes y codillos adosan semicolumnas pareadas y simples; una articulación de raigambre hispano-languedociana como tantas construcciones de finales del siglo XII y comeinzos del XIII en España.

Soportes interiores

Las bóvedas del cuerpo de naves se resuelven mediante crucerías nervadas, mientras que el ábside hace lo propio por medio de una bóveda de gajos en la que los nervios apean sobre contrafuertes. La iluminación interior queda resuelta por los amplios ventanales ojivales sobre las naves laterales y el amplio óculo abierto justo por encima del arco triunfal.

Interior de la iglesia de San Miguel de Palencia

Además de unos pocos restos de pinturas murales góticas descubiertas hace pocas décadas, en cuanto a bienes muebles se refiere destaca por encima de todo un magnífico cristo crucificado de finales del siglo XIV y la pila bautismal.

Pila bautismal

Otros monumentos medievales de la ciudad de Palencia

La visita a la capital palentina ofrece multitud de alicientes medievales. En un entorno de unos cuantos cientos de metros encontramos la catedral de San Antolín con su museo diocesano, el convento de Santa Clara, El Convento de San Francisco, la iglesia de San Juan Bautista y el propio Museo de Palencia que conserva piezas de gran interés.

Crucero de la Catedral de Palencia

La Catedral

A la Catedral de San Antolín de Palencia se le llama "La Bella Desconocida" pues siempre ha resultado el patito feo de las catedrales castellanas, ensombrecida por otras notables como la de Burgos o León. Sin embargo, una visita tranquila y documentada nos descubrirá una de las más importantes seos medievales españolas.

Más información de la Catedral de Palencia

Naves de la Catedral de Palencia

No sólo es el inmenso edificio gótico lo que vale la pena, sino la cripta de San Antolín con cabecera del siglo VII y nave de comienzos del XI. No dejemos de entrar en el Museo Catedralicio y Diocesano, con innumerables obras de arte mueble.

Museo Catedralicio de Palencia: imaginería medieval

Monasterio de Santa Clara

Uno de los grandes lugares de espiritualidad de la ciudad palentina es el Monasterio o Convento de las Claras. Su fundación acaece en la Baja Edad Media, de la que se ha conservado impecablemente una monumental iglesia gótica de tres naves.

Monasterio de Santa Clara: portada tardogótica

Iglesia del desaparecido Convento de San Francisco

El que fuera convento franciscano medieval no es un sitio demasiado conocido. A pesar de las reformas y reconstrucciones todavía conserva una bonita fachada gótica con un pórtico de arquerías.

Fachada oeste de la iglesia del antiguo Convento de  San Francisco de Palencia

Iglesia de San Juan Bautista de Villanueva de Río Pisuerga

La iglesia románica de San Juan Bautista se encuentra en el Parque de la Huerta de Guadián, donde se montó piedra a piedra en el siglo pasado tras desmontarla de su emplazamiento original: el pueblecito de Villanueva de Río Pisuerga cuando se construyó el Pantano de Aguilar. Es una pequeña construcción pero muy armónica y elegante.

Más información de la Iglesia de San Juan Bautista de Villanueva de Río Pisuerga

Detalle de la iglesia de San Juan Bautista de Villanueva de Río Pisuerga

Museo de Palencia

Antiguamente conocido como Museo Arqueológico de Palencia, exhibe innumerables piezas arqueológicas, de arte antiguo, medieval etc. A nosotros nos parece especialmente interesante la colección de capiteles originales procedentes de San Martín de Frómista, desmontados en la época de la restauración de Aníbal Álvarez.

Más información del Museo Arqueológico de Palencia

Capitel originario de San Martín de Frómista en el Museo de Palencia

 

(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
José Manuel Tomé)


Próximos Seminarios y
Viajes de Arteguias