PÁGINA DE INICIO 

 

Guía del Palacio de los Reyes de Navarra, Estella

Introducción e historia

Palacio de los Reyes de Navarra desde San Pedro de la Rua de EstellaEl Palacio de los Reyes de Navarra, también conocido como de los Duques de Granada de Ega en alusión a sus últimos propietarios, se sitúa en pleno casco urbano de la localidad Navarra de Estella, al mismo pie del Camino de Santiago y a escasos metros de la escalinata que conduce a la iglesia de San Pedro de la Rua, la más antigua de cuantas construcciones románicas se conservan en la villa estellesa.

Pese a estar más que contrastado histórica y documentalmente que Estella fue lugar de residencia real, no ha podido ser probada la vinculación entre los reyes navarros y el palacio que nos ocupa, siendo varios los especialistas que sitúan la morada regia en el encumbrado castillo cuyos restos son aún visibles sobre la peña que domina el casco urbano estellés. Sin embargo, la propia nobleza de la arquitectura ha hecho que, desde tiempo atrás, la historiografía haya acabado dando por buena su relación con la Corona.

Erigido a finales del siglo XII durante el reinado del monarca Sancho el Sabio, el llamado Palacio de los Reyes de Navarra es una de las más relevantes construcciones románico-civiles conservadas no solo en Navarra, sino en toda la Península Ibérica.

El Palacio

Fachada sur del Palacio de los Reyes de NavarraPese a las numerosas reformas de las que fue objeto a lo largo de su dilatada historia, en el transcurso de las cuales perdió la práctica totalidad de su disposición interior y vio como le fue añadido un tercer piso y dos torreones cúbicos angulares, el Palacio Real estellés conserva buena parte de su primitiva apariencia románica, concentrándose su interés, sobre todo, en su fachada este.

Dicha fachada principal, dispuesta al borde mismo de la rúa de los peregrinos que atraviesa el casco urbano de Estella, fue levantada en un noble aparejo a base de sillares perfectamente escuadrados, quedando enmarcada por dos columnas superpuestas en casa uno de los ángulos y dividida en dos cuerpos en altura separados por una sobresaliente moldura horizontal.

El cuerpo bajo, a pie de calle, se abre mediante una galería de cuatro arcos de medio punto dovelados y trasdosados por salientes guardapolvos que descansan sobre gruesos pilares prismáticos, los cuales, tan solo se aligeran mediante pequeñas molduras a la altura de los arranques de los arcos. Llama poderosamente la atención como, el más oriental de los cuatro arcos, presenta una luz notablemente menor que la de los tres sucesivos, un hecho que podría deberse a un error en el cálculo por parte del arquitecto.

capitel de la galeríaEl piso superior, separado del inferior mediante una moldura horizontal de esquemática decoración incisa, presenta cuatro galerías de cuatro arquillos cada una que vienen a coincidir con los arcos del piso bajo. Los arquillos de las galerías, que acusan un ligerísimo apuntamiento, descansan sobre finas columnas cilíndricas rematadas en capiteles de variada decoración, algunos de ellos, recompuestos tras su restauración.

Remata la fachada una interesante colección de canecillos -veintiuno en total- que sostienen un alero volado decorado mediante una esquemática labor de malla o panal de abeja. Entre los motivos decorativos de los canes, se reconocen modillones de cierto aire andalusí, piñas, peces e incluso alguna cabecita humana.

Amén de lo particular de su arquitectura, prácticamente única en contextos hispánicos, el Palacio de los Reyes de Navarra de Estella presenta gran interés por su decoración escultórica, contando, como veremos a continuación, con uno de los capiteles más interesantes de la iconografía románica hispana.

El capitel de Roldán y Ferragut

Capitel de Roldán y FerragutNos referimos por supuesto al conocido como capitel de Roldán y Ferragut, situado en la parte inferior izquierda de las dos columnas superpuestas que enmarcan la fachada. El episodio narrado en la cesta resulta del todo reconocible gracias a la inscripción incisa en la que aparecen los nombres del citado guerrero carolingio y el gigante sirio Ferragut.

Junto a ambas cartelas, se conserva también, haciendo al capitel doblemente especial, el nombre de su autor, llamado Martín de Logroño, junto con al tradicional "me fecit".

Parece indudable que la fuente directa en la que se basó Martín para representar tan peculiar iconografía en el palacio estellés procede del Códice Calixtino, en cuyo libro IV, conocido como el "Pseudo Turpin", se narra la batalla entre el caballero carolingio Roldán y el gigante musulmán Ferragut.

Combate entre el carolingio y el sirioEn el frente principal, aparecen tanto el caballero cristiano con un escudo alargado y una cruz inscrita como el gigante musulmán portando una rodela sobre sus respectivas cabalgaduras; acometiendo éste con su lanza sobre el escudo de Martín, quien a su vez, alcanza a Ferragut en su ombligo, a la postre, su único punto vulnerable. Bano las lanzas, en el centro de la composición aparece una cebeza y unas manos.

En su cara lateral menor, continua la "narratio" con el combate entre ambos personajes ahora a pié, y es que, según el relato del Códice, la batalla entre ellos se prolongó durante más de una jornada.

Otro capitel de iconografía interesante

Capitel del asno y los avarosTanto el capitel superior del ángulo sur, como el inferior de la doble columna superpuesta que enmarca la fachada hacia la esquina opuesta, limitan su decoración a fórmulas vegetales bastante estereotipadas aunque de buena labra.

Sin embargo, volvemos a hallar una interesante figuración en el capitel superior de la semicolumna adosada a la derecha de la fachada principal, siendo reconocible la figura de un asno tañendo un arpa cuyos sones parece escuchar atentamente un cuadrúpedo en una graciosa posición sedente.

Prosigue la narración con dos avaros, identificables por sus bolsas de caudales colgadas del cuello, siendo conducidos por un demonio a un caldero hirviente cuyo fuego es custodiado y avivado por varios seres diablescos. Completa la composición una figura femenina cuyos pechos son mordidos por serpientes, en clarísima alusión al pecado de la lujuria.

Las galerías de arcos

Capiteles de la galeríaEn cuanto a las galerías de ventanales geminados del piso superior, conviene tener en cuenta que varias columnas con sus respectivos capiteles son de factura moderna, habiendo sido allí recolocados tras una relativamente reciente intervención.

Entre los capiteles, predominan los de temática vegetal, apareciendo aisladas algunas cestas decoradas con diferentes seres del bestiario fantástico de ciertos aires silentes (arpías, esfinges, etcétera), cabecitas humanas, y una escena en la que dos combatientes a pie se baten en duelo ataviados con ropajes y armas semejantes a los del capitel de Roldán y Ferragut.

Tanto la fachada lateral del palacio, donde se conservan muy restaurados varios grupos de ventanas semejantes a los del muro este, como la occidental, en cuyo ángulo se erigió una segunda torre en fechas tardías, apenas se conserva resto alguno del edificio original, habiendo sido recrecido mediante la adición de un tercer piso abierto al exterior mediante la típicamente aragonesa galería de arquillos de ladrillo.

Rutas desde el Palacio de los Reyes de Navarra

Detalle escultórico de la puerta norte de San MiguelEl Palacio de los Reyes de Navarra de Estella se encuentra en el corazón monumental de Estella. Por consiguiente, es inexcusable la visita a los principales monumentos medievales de esta importante población del Camino de Santiago en Navarra, como son:

  • Iglesia de San Miguel.
  • Iglesia y claustro de San Pedro de la Rúa.
  • Iglesia del Santo Sepulcro.
  • Iglesia de Nuestra Señora de Rocamador.
  • Iglesia de San Juan.
  • Iglesia de Santa María Jus del Castillo.

Más información sobre Estella

 

 

(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
José Manuel Tomé)


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias