PÁGINA DE INICIO 

 

Castillos de Tarragona

Enlaces Relacionados




Castillos de Tarragona: MilmandaTarragona es, por su situación geográfica - zona costera regada en su interior por el Ebro, el más caudaloso de los ríos españoles- una tierra privilegiada. Así fue entendido por distintas culturas que en ella se asentaron, desde los romanos a los musulmanes y cristianos.

Castillo de Miravet

El ejemplo de la mezcolanza y los cambios lo representa perfectamente el Castillo de Miravet, situado en el pueblo que le da nombre, a orillas del rio Ebro y frontera natural entre Tortosa y Zaragoza.

Castillo e Miravet. TarragonaEl castillo fue mandado construir en el siglo X por Abd-al Rahman III, siendo uno de los últimos reductos del islamismo en el norte de la Península. Una vez que la zona es conquistada por los cristianos, Ramón Berenguer IV lo dona a la orden del Temple quien lo readapta convirtiéndolo en el mejor ejemplo de arquitectura del Temple en toda Cataluña.
La misma situación de privilegio que su situación le reporta, ha supuesto para este magnífico edificio, que haya sido escenario de las más cruentas batallas y es que por él han pasado nada menos que seis guerras, entre ellas la Guerra Civil y su famosísima pero devastadora batalla del Ebro.

El castillo de Miravet preside el pueblo, alzado en lo alto de la colina, deja ver su figura alargada e impoluta. La distribución de la edificación se hace a partir de un patio central desde el que parten las habitaciones y otras dependencias divididas en tres plantas, cada una de ellas dedicadas a una función.

En los muros pude aún observarse resto moriscos aunque son realmente pocos debido a la reforma templaria, orden que dejó su impronta en los muros. Así lo demuestra el carácter sobrio que todo lo invade, siendo el edificio dedicado en partes iguales a lo espiritual y lo guerrero, las dos facetas que los propios Templarios practicaban.

Castillo de la Zuda (Tortosa)

Castillo de la Zuda, en Tortosa (Tarragona)Siguiendo la línea que marca el Ebro descubrimos el Castillo de la Zuda en la población de Tortosa, localidad de larguísima historia como su arquitectura militar nos cuenta.

La historia de la fortificación de Miravet y la Zura parece ser casi idéntica, casi paralela. La construcción de Zura data del siglo X, siendo su precursor el mismo Abd-al- Rahman III, y conquistado por Ramón Berenguer IV, se convirtió con el tiempo en otro de los espléndidos castillos que la orden del Temple poseía en Cataluña. Tras el fin de la Orden, el castillo llegó a ser vivienda del rey Jaime I.

Hoy en día ha sido restaurado y pertenece a la red de Paradores Nacionales.

Al igual que el anterior, el castillo fue construido en lo más alto de la localidad, el mismo lugar que siglos antes había sido una necrópolis romana. Esta misma situación aporta a la construcción una importantísima traza defensiva, hecho que se confirma tras observar las gruesas murallas que, mezcladas con torres de distintas formas, lo protegen de amenazas externas.

Castillo de Barberá

Un tercer castillo de origen templario en Tarragona es el de Barberá, situado en la localidad de Barberá de la Conca.

El castillo de Barberá comienza a construirse a principios del siglo X -o época pre-templaria- con una torre, cimientos que hoy en día aún pueden observarse. En siglos siguientes el castillo fue ampliándose hasta resultar la configuración definitiva.

En el siglo XII el castillo pasa a manos de los Templarios quienes lo dirigirán hasta su propia extinción, tras lo que se pone bajo en mando de los Hospitalarios, orden también militar de origen anterior incluso a las Cruzadas que en sus inicios asistieron a los enfermos y que con posterioridad centraron su actividad en la lucha contra los infieles, siempre bajo los preceptos de la religión.

En la actualidad poco se conserva del castillo- algo derruido por los embates del tiempo y el abandono al que ha sido sometido- sólo se aprecian parte de los cimientos y una capilla adosada a la torre.

Castillos de Tamarit y Altafulla

Castillos de Tarragona: TamaritSi nos trasladamos hasta la costa mediterránea, dos son los castillos que llaman nuestra atención: Tamarit y Altafulla, éste último una magnífica obra de arte románico de planta poligonal con torres angulares.

En Tamarit el primer rastro de construcción que se percibe es la torre, erigida por mandato de Ramón Berenguer en el año 1051- al igual que lo haría con el castillo palacio de Altafulla- con el fin de mantener una protección contra los piratas y otros ataques provenientes del mar. Situado al borde de un acantilado, el mar sirve como arma natural, estando por tanto esta cara protegida por las rocas y el agua.

Castillo de Altafulla, en TarragonaLa ampliación de la torre se produjo en el siglo XII a manos de los señores de Clarmunt, cuando se añade el resto de la edificación, dando lugar al castillo que hoy en día conocemos. El castillo hoy en día está en manos de un particular, quien lo compró a inicios del siglo XX.

Del castillo destaca su torreón almenado y su iglesia de traza típicamente románica. La torre del homenaje también se ha conservado de forma fantástica.

Otros Castillos de Tarragona

Murallas de Montblanc, TarragonaDignos de ser resaltado es tambiénel conjunto de Ulldecona, levantado sobre un antiguo poblado íbero y que a finales del siglo XII, quedaría bajo el dominio de los Caballeros Hospitalarios de San Juan de Jerusalem.

Igualmente, el perímetro fortificado que rodea la localidad de Montblanc, planteado en origen con una longitud de 2 kilómetros y 34 torres, conserva en buen estado 17 de ellas además de dos puertas: la de Sant Jordi y la de Bori.

(Autora del texto del artículo/colaboradora de ARTEGUIAS:
Ana Molina Reguilón)


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias