PÁGINA DE INICIO 

 

Pinturas murales del Románico de Toledo

Enlaces Relacionados






Integración del románico con el mudéjar en la arquitectura de Toledo

Pinturas en San RománNi Toledo capital, ni la provincia de Toledo conservan edificios o restos del románico puro.

La añorada capital del reino hispanovisigodo y posterior taifa musulmana fue reconquistada en el año 1085 por el ejército castellanoleonés de Alfonso VI.

Teóricamente, esta fecha hubiera permitido, durante el siglo XII y las primeras décadas del siglo XIII, la erección de templos de estilo románico puro.

Alfonso VI, reconquistador de Toledo en el año 1085Sin embargo, tal cosa no sucedió. Primero se prefirió reconvertir y consagrar mezquitas musulmanas para culto cristiano.

Décadas después, cuando se saborea una mayor estabilidad política y militar en esta ciudad adelantada de la Castilla meridional, nace un arte mestizo, mitad cristiano y mitad musulmán que es el mudéjar.

Para justificar la renuncia al románico puro, no es difícil imaginarse el influjo que debieron ejercer la riqueza y suntuosidad de los edificios del Toledo islámico y la pericia de sus alarifes con el ladrillo sobre los rudos conquistadores cristianos.

Mucho se ha hablado del mudéjar: de su valor artístico, de su identidad como estilo propio o como mera "mezcla híbrida" de artes cristianos y musulmanes. También se ha escrito con acierto sobre la pérdida del carácter trascendente que el románico ofrecía, al no tener escultura monumental, etc.

Nosotros no entramos en ese dabate. Sólo citamos aquí el hecho constatable de que el edificio del "primer mudéjar" (aquél que se levanta en el siglo XII y primera mitad del XIII) guarda otras relaciones ineludibles con el románico, más allá de las obviamente arquitectónicas.

Aun perdiendo la escultura monumental del románico puro y alterar ciertos rasgos decorativos del gran arte europeo internacional, comparte, como mínimo, con éste, el valor artístico y simbólico que ofrece la pintura mural.

En efecto, a medida que han ido levantándose enfoscados y retirado retablos de templos mudéjares, se ha comprobado la existencia del mismo tipo de pintura mural tardorrománica que en otros edificios considerados románicos puros.

Pinturas románicas de la iglesia de San Román de ToledoMencionamos aquí las pinturas murales tardorrománicas de Valdilecha, Camarma de Esteruelas y Torremocha, en el vecino y semejante mudéjar madrileño y seguirán apareciendo más ejemplos en mejor o peor estado.

Si somos rigurosos, no podemos considerar este hecho como irrelevante. Para ello hay que recordar aquí, aunque nos cueste reconocerlo, que el edificio que admiramos como románico presentaba en su origen un aspecto radicalmente distinto al actual. Exteriormente estaba enlucido y presentaba colores blancos o grises. En el interior, la pintura mural historiada cubría, como mínimo, las paredes de toda la cabecera.

Como hemos dicho ya, los edificios del primer mudéjar se cubrían con idénticos temas iconográficos ejecutados con el mismo estilo pictórico.

Pantocrator del Cristo de la LuzEsto nos lleva a la conclusión de que el aspecto visual estético y la capacidad para comunicar mensajes catequéticos o simbólicos del interior de una iglesia románica o mudéjar no eran tan irreconciliablemente diferentes.

Desde cabeceras románicas y mudéjares, el mismo solemne y paternal "Cristo en Majestad" descendía bendiciendo del Cielo rodeados de los mismos "Cuatro Vivientes" y de la misma Corte Celestial.

Pinturas murales románicas en iglesias mudéjares de Toledo

De las pinturas murales románicas que, con seguridad, cubrirían la numerosas iglesias del primer mudéjar de Toledo, sólo se conservan testigos en dos de ellas.

Nos referimos a las iglesias de San Román (actualmente empleada como Museo de los Concilios de Toledo o de la Cultura Visigoda) y la cabecera de la iglesia del Cristo de la Luz.

Cristo de la Luz

La famosa iglesia del Cristo de la Luz de Toledo es el resultado de la adición, en las primeras décadas del siglo XIII, de una cabecera del primer mudéjar toledano añadida a la mezquita de Bab-al-Mardum (siglo X) para convertirla en templo cristiano.

Cabecera mudéjar del Cristo de la LuzEn el interior del ábside, muy deterioradas se encuentran frescos románicos que representan al habitual "Maiestas Domini" rodeado del Tetramorfos. Lo mejor conservado es la propia imagen de Cristo en la mandorla y la figura de San Juan. A pesar del deterioro, se vislumbra un pintor que sigue las pautas del hieratismo románico con gran elegancia.

También hay restos de pinturas bajo las arquerías ciegas de los muros presbiteriales.

Estas pinturas están datadas en el primer cuarto del siglo XIII.

San Román

La iglesia de San Román fue un templo mudéjar consagrado en el año 1221.

Originalmente, esta importante iglesia de Toledo tenía tres naves separadas por tres pares de arcos de herradura, unidas a una cabecera tripartita, siendo la central poligonal y las laterales cuadradas. La cabecera casi desapareció completamente en las reformas del siglo XVI.

Se han conservado aceptablemente bien grandes superficies de frescos románicos en los intradós y enjutas de los arcos, así como del muro de la nave de la epístola, crucero y pies de la iglesia.

Resurrección de los muertosEl estilo, según Sureda, hay que relacionarlo con la miniatura de códices de la época y del mundo bizantino que entra en España con fuerza a partir del año 1200.

Joan Sureda reclama el papel de estos frescos en las iglesias mudájer deToledo como las pintura románicas má meridionales conservadas en España y les atribuye una calidad y valor que anteriores autores les han negado.

 


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias