PÁGINA DE INICIO 

 

Guía del Arte Románico en Alt Empordà. Girona

Enlaces Relacionados








Campanario de Castelló d'Empúries. Alt Empordà El Alt Empordà es la comarca que ocupa la esquina noreste de la provincia de Girona, limitando al este con el Mar Mediterráneo, al norte con Francia y los Pirineos y al oeste y sur con otras comarcas gerundenses.

Arquitectura románica en Alt Empordà

Alt Empordà es una de las comarcas románicas más importantes de toda Cataluña.

Muestra un repertorio románico maduro y cargado de simbolismo en portadas y claustros.

En este abundante y cualificado repertorio románico hemos elegido algunos emblemáticos monumentos como Sant Pere de Rodes, el curioso claustro de Sant Domènec de Peralada, Sant Miquel y Sant Tomàs de Fluvià. Pero no son, ni mucho menos, la únicas muestras del románico del Alt Empordà.

Monasterio de Sant Pere de Rodes
Sant Pere de Rodes se encuentra en Port de la Selva, cerca del cabo de Creus, dominando la bahía de Llançà.

Sin duda, El monasterio de Sant Pere de Rodes es una de las construcciones emblemáticas de la Edad Media en Alt Empordà y en toda Cataluña.

Sant Pere de Rodes. Joya del románico del Alt EmpordàSu fundación se pierde en la lejanía de los tiempos altomedievales, siendo citado ya en los siglos IX y X.. A partir del siglo XVII empieza la decadencia y progresivo abandono que llevó a una situación crítica al monumento, siendo objeto de bárbaros saqueos y expolios.

Aunque normalmente se asigna el carácter románico a la iglesia, no cabe duda de que Sant Pere de Rodes es un edificio singular y que se sale de las normales clasificaciones. Se sabe que fue consagrada en el año 1022.

Tiene planta de cruz latina con tres naves separadas por pilares y columnas adosadas pero no embebidas con capiteles romanos y prerrománicos de gran elegancia. La nave central consigue una inusitada altura para un edificio de la época.
A tantas peculiaridades se suma la existencia de un deambulatorio y la cripta.

Por lo visto hasta ahora, la iglesia del monasterio de Sant Pere de Rodes bien pudiera ser uno de esos escalones intermedios entre la arquitectura carolingia y la puramente románica.

Capitel del  Claustro de Sant Pere de RodesEl elevado campanario del siglo XII sí muestra el aspecto esperado para su época pues tiene hechuras lombardas, con su habitual disposición en pisos con arcos sobre columnas y decoración de arquillos. Al lado de esta torre hay otra torre defensiva del siglo X.

En el centro del complejo monástico, está el claustro románico, muy reconstruido. Tiene arquerías sobre parejas de columnas separadas. Existen algunos capiteles historiados interesantes como el que muestra a un grupo de monjes.

Claustro de Sant Domènec de Peralada
Claustro de Sant Domènec de PeraladaEl de Sant Domènec de Peralada es un curioso claustro completamente al aire libre, de un monasterio agustiniano desaparecido del que sólo queda esta dependencia.

Sus capiteles son generalmente fitomórficos aunque hay alguno historiado.

Monasterio de Sant Miquel de Fluvià
La iglesia del Monasterio de Sant Miquel de Fluvià es uno de los más interesantes templos construidos en la comarca de Alt Empordà. Es obra de la segunda mitad del siglo XI.

En él se funden las características del románico puramente lombardo con el románico internacional.

Tiene tres naves rematadas en cabecera con tres ábsides de planta semicircular.

Monasterio de Sant Miquel de FluviàLos citados ábsides llevan las características arcuaciones y lesenas lombardas, pero incorporan ventanales con arquivolta sobre columnillas.

En época bajomedieval se construyeron muros almenados sobre los ábsides para fortificar la iglesia.

En el interior también se combinan románico lombardo e internacional pues los pilares no llevan adosadas pilastras sino columnas con buenos capiteles.

Además, de lo citado, cabe destacar la imponente torre campanario, de hechuras puramente lombardas.

Sant Tomàs de Fluvià
Sant Tomàs de Fluvià es otro buen edificio románico del Alt Empordà. Muy cerca de Sant Miquel de Fluvià en dirección a Torroella.

El edificio es austero, hecho a base sillarejo. Su cabecera presenta tres ábsides semicirculares de gran austeridad.
Sin embargo el interior reserva la gran sorpresa de sus pinturas murales, con su Pantrocrátor en el ábside rodeado por los Evangelistas y Ancianos.


Próximos Seminarios y
Viajes de Arteguias