PÁGINA DE INICIO 

 

Arte Románico en el Pallars Sobirŕ

Enlaces Relacionados








Introducción

El Pallars Sobirà desde el campanario de  SonAl norte de la provincia de Lleida, lindante con el Valle de Arán y muy cerca de la frontera francesa, el antiguo condado de Pallars se extendía, rodeado de elevadísimas cumbres pirenaicas, a lo largo del curso alto del río Noguera Pallaresa y de sus valles tributarios.

Escindido del Jussá a principios del siglo X, el Pallars Sobirá gozaría de relativa independencia política, desarrollándose en sus pequeñas poblaciones un estilo románico muy personal, de marcado influjo lombardo y en cuyos templos, gracias a la actividad de distintos maestros activos en el territorio entre finales del siglo XI y durante el siglo XII, fueron representados completísimos ciclos de pinturas murales al fresco que, en buena medida gracias a su secular aislamiento, han logrado sobrevivir al paso de los siglos, conservándose la mayoría de ellos a día de hoy en diferentes museos catalanes.

Gerri de la Sal

Monasterio de Santa María de Gerri (Lleida)Originario del año 807 según su conservada carta fundacional, el primitivo monasterio visigodo vio como, a mediados del siglo XII, fue reedificado gracias al impulso de los Condes de Pallars, convirtiéndose en el principal centro religioso de la comarca.
Su iglesia, único vestigio conservado del conjunto monacal, presenta una planta de tres naves separadas por arcos de medio punto que apean sobre pilares de sección cuadrada, a cuyos frentes, adosan las columnas sobre las que descansan los fajones que dividen en tramos de la nave central. Las naves laterales rematan con cuartos de cañón, mientras que en la cabecera, los tres ábsides quedan resueltos con bóvedas de horno, destacando el central, de mayor relieve y articulado al interior mediante esbeltos arquillos de medio punto.

En el muro de los pies, bajo una estilizada espadaña de tres cuerpos, abre la portada principal, de tres arquivoltas y cobijada por un amplio pórtico tripartito dividido espacialmente mediante arcos doblados sobre pilares.

Surp

Iglesia de Sant Iscle i Santa Victoria de SurpLa iglesia de Sant Iscle i Santa Victoria de Surp es una modesta construcción rural de nave única cubierta de madera y rematada en un ábside semicircular, el cual, dispone al exterior la prototípica articulación a base de arquillos y lesenas de inspiración lombarda. Su torre, adosada al costado noroccidental de la fábrica, eleva en dos cuerpos de campanas coronados cada uno de ellos por una cornisa de arquillos ciegos.

Los restos de su decoración mural interior, relacionados con el entorno del Maestro del Juicio Final de Santa María de Tahull, se encuentran a día de hoy diseminados entre el M.N.A.C. de Barcelona, el Museu Diocesá d'Urgell, y el Toledo Museum of Art de Ohio.

Baiasca

Erigida entre finales del siglo XI y principios del XII, la iglesia de Sant Serní de Baiasca conserva, de su primitiva fábrica, el ábside semicircular en el que desembocaría su única nave, muy probablemente, cubierta en origen mediante un armazón de madera. Dicho ábside queda animado al exterior a base de arcos ciegos y lesenas en dos registros que, al interior, corresponden con el presbiterio y con un pequeño espacio inferior a modo de cripta.

Mare de Dèu de Baiasca, actualmente en el Museo d'UrgellAdornando las paredes absidales y ocultas en la actualidad por un retablo barroco, sobreviven en relativo buen estado sus pinturas murales originales, atribuibles a un maestro del Círculo de Pedret. Preside la composición un Cristo en Majestad enmarcado en una mandorla y flanqueado por el Tetramorfos y los coros angélicos; disponiéndose, en el cuerpo inferior entre ventanas, varios apóstoles, algunos de los cuales, son identificables gracias a cartelas.

Estaón

De la hoy arruinada iglesia prerrománica de Santa Eulalia de Estaón, fueron afortunadamente rescatados los restos pictóricos que adornaban sus muros interiores.

Al hastial septentrional pertenecían los hoy depositados en el Museu d'Urgell, dedicados al Ciclo de la Pasión de Cristo; mientras que, de mucho mayor interés, son los extraídos de las paredes absidales hoy conservados en el M.N.A.C. de Barcelona, coronados por la Maiestas Domini según la visión profética rodeada del Tetramorfos, y en cuyo registro intermedio fue representada la escena del Bautismo de Cristo flanqueada por la Virgen María, Santa Eulalia y otras dos santas, tradicionalmente identificadas como Santa Lucía y Santa Agnes.

Sant Pere de Burgal

Las ruinas consolidadas del Monasterio de Sant Pere de Burgal, citado por primera vez en el año 859, permiten adivinar su primitiva planta basilical de tres naves separadas por arcos sobre pilares cuadrangulares que, a la cabecera, desembocarían en sus correspondientes ábsides semicirculares, mayor el central y recorridos al exterior por arquillos lombardos.

La principal particularidad del conjunto monástico de Burgal es, sin duda, el ábside también semicircular adosado al muro de los pies, elemento único en el románico catalán y de probable influencia carolingia. Consta de dos pisos, de los cuales, el inferior albergaría un altar, mientras que el superior, a modo de tribuna palatina, cumpliría las funciones de coro alto.

Los frescos originales que ornaban su ábside central, hoy trasladados al M.N.A.C. de Barcelona, quedan presididos en el cascaron por el Pantocrátor flanqueado por los arcángeles San Gabriel y San Miguel; disponiéndose, en el cuerpo intermedio de ventanas, el colegio apostólico junto a la Virgen María.

Sin embargo, el interés del conjunto pictórico de Burgal se ha venido centrado en una misteriosa figura femenina representada en el registro bajo, la cual, tradicionalmente ha sido identificada como Llucía de Pallars, posible donante de la obra y que, de ser así, constituiría una de las escasísimas manifestaciones artísticas románicas en la que el comitente se ordena retratar junto a la obra por él patrocinada.

Ribera de Cardós

Iglesia de Santa María de Ribera de  CardósLa iglesia de Santa María de Ribera de Cardós mantiene, de su reformada fábrica primitiva, el cilindro absidal y la portada occidental, de tres arquivoltas bajo una banda de arquillos ciegos y coronada por un rosetón.
Junto a la cabecera, adosado al muro norte, se eleva un espectacular campanario fortificado de cuatro cuerpos abovedados que, al exterior, quedan marcados mediante arquillos lombardos y bandas horizontales a base de sillares en esquinilla.

Esterri de Cardós

La iglesia de Sant Pere i Sant Pau de Esterri de Cardós, documentada ya en 1146 aunque datable a finales del siglo XI, alberga en el interior del muro absidal una reproducción de su magnífico ciclo de pintura mural, hoy custodiado y expuesto en el M.N.A.C. de Barcelona.

Atribuible al círculo de Pedret e íntimamente relacionado con los frescos de Estaón, domina la composición un Cristo en Majestad flanqueado por el tetramorfos, un serafín y un querubín; disponiéndose, en un segundo nivel, varios apóstoles que acompañarían a una representación de la Virgen María hoy perdida.

En el mismo museo barcelonés se custodia un soberbio frontal de altar en el que aparecen, individualizados bajo una doble arquería estucada, los apóstoles en torno a una almendra central presidida por la Maiestas Domini.

Santa María d'Aneu

Del antiguo monasterio de Santa María d'Aneu, cuyos orígenes se remontarían al siglo IX, fueron rescatadas y trasladadas al M.N.A.C. las pinturas de su ábside central, único conservado de los tres con que contaría en origen.

También adscribibles al círculo de Pedret; pese al deterioro de su registro superior es aún reconocible la figura de María en Majestad junto al Niño, siendo adorado por los Magos y por varios serafines cuyas alas desplegadas, se adaptan a los espacios entre ventanas del cuerpo inmediatamente inferior. Dichos serafines portan unas tenazas con las que introducen la brasa apocalíptica purificadora en la boca de dos profetas. Completan la composición dos figuras con atuendos religiosos que, al igual que en Burgal, han sido tradicionalmente identificados como los posibles donantes de la obra.

Son del Pi

Iglesia de los Santos Just i Pastor de SonLa iglesia de los Santos Just i Pastor de Son formaría parte de un conjunto fortificado del que aún se conserva una torre, la cual, queda irremediablemente empequeñecida por el enorme porte del campanario parroquial que, en la misma línea de los cercanos templos del Valle de Boí, se eleva en cuatro esbeltos cuerpos separados por arquillos ciegos y bandas en esquinilla, abriéndose, en cada uno de ellos, vanos de medio punto dovelados.

Sant Joan d'Isil

El antiguo monasterio de Sant Joan d'Isil, levantado sobre la misma ribera de un aún joven Noguera Pallaresa, cumple en la actualidad funciones de capilla cementerial.

Se trata de un edificio de tres naves cubiertas de madera y separadas por arcos de medio punto sobre pilares de sección cuadrada, a cuyos frentes, adosan las semicolumnas de las que parten los arcos formeros. Las tres naves, mayor la central, abren a una cabecera triabsidal vertiginosamente cimentada sobre un espolón rocoso en el mismo cauce fluvial, que, al exterior, queda articulada mediante el reiterado programa lombardo a base de arquillos ciegos y lesenas.

Antiguo monasterio de Sant Joan d'IsilEn la fachada sur, recorrida por una cornisa de arquillos asentados sobre mascarones a modo de canecillos, abre su portada principal, de tres arquivoltas ornadas con rosetas y boceles trasdosadas por un guardapolvo billeteado.

Llaman la atención en la parte alta del muro dos piezas, posiblemente recolocadas, en las que, de manera muy esquemática, aparecen labradas dos figuras que han sido tradicionalmente identificadas como Adán y Eva; una interpretación cuanto menos dudosa ya que, flanqueando la portada de la vecina iglesia de Sant Lliser de Alòs d'Isil, de idéntica factura, aparecen dos composiciones semejantes junto a imprecisas inscripciones en las que puede leerse "Arnal y Piker", por lo que podría tratarse también de la representación de los donantes del templo.

Otros vestigios

Pinturas murales procedentes de Santa María de Ginestarre (actualmente en el M.N.A.C.)Además de los reseñados, son numerosos los templos a lo largo del Pallars Sobirá en los que, a través de distintos restos fragmentados, puede atestiguarse un primitivo origen románico. Así, de la iglesia de San Pere de Sorpe, muy modificada en época barroca, fueron rescatadas y trasladadas a Barcelona las completísimas composiciones pictóricas narrativas que adornaban sus muros laterales y arcos formeros.

En Ginestarre, la iglesia de Santa María conserva un ábside semicircular animado con la prototípica decoración lombarda cuyos frescos interiores, fueron también trasladados al M.N.A.C. Del mismo edificio proceden una talla de la Virgen con el Niño custodiada en el Museu d'Urgell, y un frontal de altar expuesto hoy en el Museo Metropolitano de Nueva York.

La iglesia de Sant Andreu de Valencia d'Aneu, junto al solar en el que probablemente se levantaría el palacio de los Condes de Pallars, permite adivinar, gracias a su ábside y a los canecillos historiados, su antigua estructura románica; lo mismo que la parroquia de Sant Martí d'Escalarre, de dos naves rematadas en sendos ábsides semicirculares.

En Isavarre, la reformada iglesia de Sant Llorenc alberga una portada prácticamente idéntica a las ya referidas de Isil y Alós d'Isil; mientras que templos como Sant Sebastiá d'Estarón, Sant Pere d'Aurós o la Mare de Deu d'Arboló, conservan en sus respectivos ábsides restos de su articulación lombarda a base de arquillos ciegos.

Por último, pese a su sencillez, merecen ser citados otros edificios altomedievales pallareses como Santa Eulalia d'Alendo, Sant Sernín de Norís, Santa María de la Serra, San Pere de Tor, Sant Romá d'Aineto, Santa María de Besán o San Quirc d'Alins de Vallferrera.

(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
José Manuel Tomé)


Próximos Seminarios y
Viajes de Arteguias