PÁGINA DE INICIO 

 

Arte Románico en Vall de Boí y Val d'Aran

Enlaces Relacionados








Introducción

El descubrimiento del románico de los valles del Boí y de Arán

En el año 1907 el arquitecto modernista Josep Puig I Cadafalch (1867-1956), acompañado del fotógrafo Adolf Mas (1861-1936) y de varios historiadores del arte, se adentraron en los Pirineos ilerdenses en una misión del Institut d'Estudis Catalans, que pretendía conocer y documentar el arte medieval de esta zona, en busca de una seña de identidad nacional, influidos fuertemente por el movimiento romántico. El impacto de esta expedición fue tremendo, pues estas iglesias nunca antes se habían fotografiado ni descrito, y, cuando los estudiosos las visitaron por primera vez, conservaban gran parte del mobiliario litúrgico medieval, y sus pinturas murales, muchas de las cuáles se trasladaron pocos años más tarde al Museo Nacional de Arte de Cataluña.

Románico en la Vall de Boí: Sant Climent de TaüllResulta difícil imaginar en la actualidad un viaje de estas características, cuando el ruido de una cabalgadura resulta un sonido extraño y casi exótico, y las cámaras de fotos se integran en modernos dispositivos electrónicos de tamaño minúsculo.

Sin embargo, todavía es más difícil imaginar la emoción que pudieron sentir al entrar en estas iglesias, e intuir sus paredes pintadas debajo de los retablos que las ocultaban. En el diario que escribió Gudiol durante este viaje hay algunos episodios realmente vibrantes, que describen todas las emociones que sintió al ver todo este patrimonio desconocido.

Características

Precioso paisaje del Vall de BoíEl románico del Vall de Boí y Val d'Aran está marcado indiscutiblemente por el marco paisajístico en que se encuadra: la impresionante cordillera pirenaica.

A pesar de la cercanía de ambos valles, situados en la esquina noroeste de la provincia de Lleida, el románico presente muestra distintas características generales.

Si en el Vall de Boí el románico lombardo es el gran protagonista, con magníficos edificios de los siglos XI y XII, el Val d'Aran muestra un románico más evolucionado, incluso tardío.

Sant Climent de Taüll: la joya del románico del Vall de BoíAunque las iglesia del Val d'Aran mantienen todavía claros rescoldos del románico lombardo, ya aparecen puertas talladas con muy rica iconografía, propia del románico pleno y tardorrománico.

Románico en Vall de Boí

Nos ocuparemos en el apartado de Vall de Boí de las iglesias de Sant Climent de Taüll, Santa María de Taüll, Sant Joan de Boí, L'Assumpció de Coll, Santa Eulalia de Eril la Vall, Sant Feliu de Barruera, La Natividad de la Madre de Dios de Durro y Santa María de Cardet.

Sant Climent de Taüll (Tahull)

El Valle de Boí (Vall de Boí) ha sido declarado recientemente Vanos del campanarioPatrimonio de la Humanidad gracias a iglesias de la importancia y hermosura de Sant Climent de Taüll (San Clemente de Tahull) que es el emblema de toda la comarca.

Sant Climent de Taüll es unas de las últimas construcciones del románico lombardo en Cataluña, consagrada en 1123, lo que se percibe en la elegancia y seguridad de la fábrica del edificio, fruto de más de un siglo de experiencia en la arquitectura lombarda.

La belleza de esta obra hay que buscarla en la armoniosa compensación de sus volúmenes y en la integración con un paisaje pirenaico grandioso.

El templo es de tres naves separadas por grandes columnas sin apenas capiteles.

Sant Climent de Taüll: campanarioTres ábsides escalonados con las típicas lesenas y arquillos lombardos cierran la iglesia por el este.

La torre campanario es lo más hermoso. Consta de seis cuerpos con vanos múltiples segmentados por maineles. La planta es estrechísima en relación a su altura lo que le confiere un acusado sentido ascensional.

En la cabecera se encontraban las célebres pinturas del siglo XII que representaban a Cristo en Majestad en la Mandorla Mística y que se conserva actualmente en el Museo Nacional de Arte de Cataluña desde el año 1920.

Décadas después se procedió a colocar en el ábside una copia de dichos frescos.

InteriorSin embargo, recientemente en el año 2013, ante la degradación de las citadas réplicas se tomó la decisión de eliminarlas y dejar al descubierto los restos o improntas originales de esta majestuosa obra pictórica románica de tradición bizantina. Para que el turista pudiera disfrutar del aspecto que ofrecía este templo se han instalado seis focos de proyección tipo mapping digital sobre el ábside central que recrea con perfección audiovisual la belleza de su contenido original. Dicha proyección -espaciadas cada hora- dura sólo unos minutos pero merece la pena asistir a contemplarla.

Santa María de Taüll (Tahull)

Santa María de Taüll es otra de los platos fuertes del románico en el Vall de Boí. Se ubica a escasa distancia de Sant Climent, en la parte alta del pueblo donde destaca por su agudo campanario.

Cabecera de la iglesiaConstruida en las primeras décadas del siglo XII, presenta tres naves y cabecera de tres ábsides.

Además de su hermoso campanario de tipo lombardo, lo más destacable de Santa María de Taüll es el conjunto de pinturas murales, cuyos originales se encuentran, como tantos otros, en el MNAC (Museo Nacional de Arte de Cataluña).

Los frescos representan, entre otras muchas escenas, la Epifanía, con la Virgen María y el Niño en presencia de los Magos.

Bajo la Epifanía, aparecen las elegantes figuras de San Pedro, San Pablo, San Andrés y San Juan Evangelista. Bajo ellos, se dispusieron medallones circulares con animales.

Más información de la Iglesia de Santa María de Taüll

Sant Joan de Boí

Iglesia de Sant Joan de BoíSan Joan de Boí es otra de las joyas románica que podemos encontrar en este valle. Se encuentra en la zona baja de la aldea de Boí.

En un principio se asemejaría a Sant Climent y Santa María de Taüll con sus tres naves y cabecera de tres ábsides escalonados con arquerías y lesenas. También dispuso de una gran torre como los templos citados. Sin embargo, las ruinas y reformas se cebaron más en este edificio que en el resto del grupo.

Interior de Sant Joan de Boí con las reproducciones de sus pinturasPor ejemplo, en el siglo XVIII se modificó el ábside central, adquiriendo entonces su muro plano. También la torre perdió con los avatares del tiempo parte de los pisos superiores románicos tan característicos y bellos.

Otra alteración sufrida data de hace mucho menos tiempo: el siglo XX. En efecto, entre 1919 y 1923 se arrancaron los restos de pinturas románicas que cubrían su interior para llevarlos al MNAC. Hoy cuenta con un conjunto de reproducciones fidedignas.

Más información de la Iglesia de Sant Joan de Boí

Sant Feliu de Barruera

Sant Feliu de BarrueraSant Feliu de Barruera es una de las iglesias de más antiguo origen -si no la que más- de esta comarca de Vall de Boí. Se encuentra a un lado de la carretera L-500 que cruza la población, junto a la gasolinera.

Lo primero que llama la atención es su extraña volumetría, un tanto asimétrica e irregular. El motivo no es otro que el rosario de transformaciones que ha sufrido desde el siglo XI en que se comenzó a construir.

Sant Feliu de Barruera: cabecera, transepto y campanarioSe especula que el proyecto original contemplase una estructura basilical de tres naves y tres ábsides. Sin embargo, en todo caso, lo que se comenzó a construir fue una nave con un ábside semicilíndrico cabalmente lombardo con lesenas y arquillos sencillos.

Cuenta la iglesia también con parte de un transepto al que se añadió en el siglo XII un absidiolo sur, ya no con silabeemos sino sillares toscamente cortados. En el muro norte se añadieron posteriormente dos capillas.

En cuanto al campanario de los pies, los cuerpos inferiores son románicos, no así el superior, del siglo XVI.

L'Assumpció de Coll

La iglesia de Santa María de la Asunción (L'Assumpció) de Cöll
es un templo de una nave y ábside semicircular.

Lo más interesante es su buena portada de arquivoltas de medio punto con columnas cuyos capiteles están esculpidos con motivos vegetales y zoomórficos

Encima del guardapolvos ajedrezado se colocó un magnífico crismón trinitario rodeado por aves y dos personajes, de los cuales uno es un flautista.

Erill la Vall

Santa Eulalia de Erill la Vall, desde el noresteTemplo que tiene la característica de contar con una cabecera de tipo triconque, es decir, que junto al ábside de planta semicircular habitual se construyeron a modo de breve transepto dos absidiolos en disposición perpendicular también cilíndricos. El resultado en una planta trebolada en dicha cabecera.

Reproducción del Descendimeinto de Erill la VallPero la iglesia de Santa Eulalia de Erill la Vall es, especialmente, conocida por disponer de una de las soberbias torres campanario que han hecho famoso el románico lombardo del Vall de Boí.

De nuevo, el sentido vertical y puntiagudo de la construcción se adapta perfectamente al paisaje montañoso. Su esbeltez y altura es compensada con varios pisos de ventanales ajimezados con su correspondiente friso de arquillos.

Es esta iglesia se conservó el famoso conjunto del Descendimiento con varias figuras que hoy se reparten el Museo de Arte de Cataluña y el Museo Episcopal de Vic. En la actualidad hallamos una fina y espectacular reproducción del conjunto en el arranque del ábside principal.

La Natividad de la Madre de Dios de Durro

Iglesia de La Natividad de la Madre de Dios de DurroDurro es otro pueblo de la Vall de Boí emplazado a 1386 metros de altura. La iglesia parroquial dedicada a la Natividad de la Madre de Dios es un templo románico lombardo de una nave, ábside (transformado) con un campanario en el costado norte.

Hay que destacar, por lo poco frecuente, su puerta norte con arquivoltas de medio punto sobre columnas, al modo del románico internacional. Sobre el guardapolvos ajedrezado hay un relieve cuadrado empotrado con un Crismón Trinitario rodeado por leones y aves.

Santa María de Cardet

Santa María de Cardet: gran cabecera de estilo lombardoCardet es una aldea del Vall de Boí situado a casi 1.200 metros sobre el nivel del mar. Su iglesia parroquial está dedicada a Santa María, habiendo sido erigida entre los últimos años del siglo XI y los primeros del XII más reformas de la decimoctava centuria, época en que se levantó sobre el hastial occidental su pintoresca espadaña de tres vanos.

Estamos ante otro de los edificios lombardos del valle, con la particularidad de disponer de una cripta bajo el ábside para contrarrestar la fortísima inclinación del terreno -un auténtico barranco- en la parte de la cabecera.

 

Imágenes de gran formato del Románico del Vall de Boí (Pinche para agrandar)
Sant Climent de Taüll. Joya del románico del Vall de Boí
Fachada occidental de Sant Climent de Taüll. Vall de Boí
Santa María de Cardet (Vall de Boí)
Sant Climent de Taüll. Joya del románico del Vall de Boí Fachada occidental de Sant Climent de Taüll Santa María de Cardet (Vall de Boí)

 

Románico en Val d'Aran

Tímpano de la iglesia de  Bossòst. Vall d'AranEn el Valle de Arán se desarrolló, desde finales del siglo XII y hasta mediados del siglo XIII, una gran actividad constructiva. Algunos ejemplos destacados de estas iglesias son Sant Esteve y Santa María de Cap d'Arán, ambas en Tredós, Sant Andreu, en Salardú, Santa María en Arties, Sant Miquel en Viella, Sant Esteve, en Betrén, y la Asunción de Bossòst. Todas ellas se han conservado en un estado aceptable, aunque hay que subrayar la mayoría han sido restauradas, en ocasiones, de forma excesiva. A pesar de la proximidad geográfica con el vecino Valle del Boí, el románico del Valle de Arán muestra algunas características distintas. Si bien la estructura de las iglesias sigue el mismo esquema, es sobre todo en los elementos decorativos en donde se observan las principales diferencias, en parte, porque el románico de Arán es de un estilo más pleno, y también un poco más tardío.

Cabecera románica lombarda de la iglesia de UnhaEn el valle del Boí las iglesias carecen por completo de escultura arquitectónica, algo que sí que es frecuente en Arán. Las iglesias del Boí han conservado grandes pinturas murales que decoraban los interiores, y que suplía con creces la ausencia de escultura. Sin embargo en el románico aranés estos frescos se han conservado en un número muy inferior. La prueba de que existieron se encuentra en algunos fragmentos conservados de forma muy parcial, como los del ábside de la iglesia de la Asunción de Bossòst, donde se reconoce una escena de la Epifanía, o las que se encuentran en la iglesia de Santa María de Cap d'Arán, en Tredós.

En general, las iglesias del Valle de Arán permanecen fieles, en cuanto estructura y formas decorativas, a los modelos conocidos, y desarrollados en Cataluña en los siglos XI y XII, aunque hay algunas notables excepciones. Los materiales fundamentales son los que más abundan en la zona: la piedra, la madera y la pizarra para las cubiertas. Por lo general se trata de iglesias muy horizontales, en ocasiones con torres campanarios, que sobresalen del edificio, aunque nunca están exentos del todo. En el interior se dividen en una o tres naves con sus correspondientes ábsides semicirculares que sobresalen al exterior, el central siempre más profundo. Las naves casi siempre se dividen por medio de tres pilares de fuste cilíndrico, en donde los capiteles son sustituidos por grandes cimacios o por ábacos. Casi siempre tienen cubiertas abovedadas, aunque las más antiguas se cubren con estructuras de madera. Por lo general, no presentan grandes alardes decorativos en los exteriores, y, cuando éstos existen, denotan influencias de Jaca o Lombardía.

Crist de Mijaran, VielhaEn el apartado dedicado al románico del Val d'Aran nos ocuparemos de Sant Esteve de Tredós, Santa María de Cap d'Aran de Tredós, Santa María de Arties, Assumpció de María de Bossòst, Sant Miquel de Vielha, Sant Andreu de Salardú, Santa Eulalia de Unha, San Pedro de Escunhau, San Félix de Vilac y Betrén.

Santa María de Arties

Santa María de Arties es una de las iglesias románicas más interesantes del románico del Val d'Aran. Pertenece al estilo lombardo catalán tardío pero se completó ya con una plástica en ventanales y puerta propia del románico internacional.

Era un edificio de tres naves rematadas en cabecera de triple ábside semicircular, pero el central fue sustituido por otro rectangular que hace las veces de sacristía.

Como es habitual, lo más apreciado es la torre campanario, situada en este caso a los pies del templo. Sobresale por sus grandes dimensiones y el juego de vanos de cada piso que aumenta en número a medida que se asciende.

Assumpció de María de Bossòst

Campanario de Assumpció de María de BossostLa iglesia de la Assumpció de María de Bossòst es un extraordinario templo románico del Val d'Aran, probablemente el mejor de toda la comarca, gracias al equilibrio de su arquitectura y especialmente a la riqueza iconográfica que presentan sus dos puertas de ingreso

Iglesia de la Assumpció de María de BossòstLa Assumpció de María de Bossòst tiene tres naves y tres perfectos ábsides decorados con arcuaciones y lesenas lombardas, pero el material ya no es sillarejo habitual sino sillares bien cortados. Además un bonito campanario románico remata la estampa general del edificio.

Las portadas son muy interesantes y completas. La meridional cobija bajo sus arquivoltas apuntadas un gran crismón trinitario en su tímpano, mientras que la septentrional, más completa e interesante, ofrece otro conjunto de dintel-tímpano con otro crismón y un rudo y expresivo Pantocrator y Tetramorfos rodeados, a su vez, por la luna y el sol.

Más información de la Iglesia de la Purificación, Bossòst

Sant Miquel de Vielha

Sant Miquel de Vielha es una Iglesia muy tardía de una sola nave donde destacan dos elementos: su portada y el Crist de Mijaran.

Crist de Mijaran. VielhaLa portada es grande y compleja, con arquivoltas apuntadas repletas de esculturas que aluden al Juicio Final, así como una especie de tímpano con estatuas encastradas. Existe un capitel de gran interés pues muestra tres rostros que comparten los ojos dos a dos, teniendo en total sólo cuatro. Sus miradas son ciertamente inquietantes.

El Crist de Mijaran es un fragmento de un Cristo románico de madera, del que se conserva sólo el busto. Su estampa es exquisita e imponente.

Sant Andreu de Salardú

Sant Andreu de SalardúSant Andreu de Salardú es otra de las notables iglesias tardorrománica del Val d'Aran. Es reconocible a distancia por sus enorme campanario gótico de planta octogonal que se yergue a los pies. En la facahada meridional se abre una puerta de arquivoltas de medio punto con abundante escultura en sus capiteles, además de contar con un crismón. a los lados hay arcos murales.

CabeceraLa cabecera tiene tres ábsides sin lesenas ni arcos lombardos, sino con canecillos propios del románico internacional.

El interior en conocido por la presencia del Cristo de Salardú, del siglo XII y del conjunto de pinturas murales del siglo XVII que cubren sus muros.

 

Santa Eulalia de Unha

Detalle de los frescos románicos de la iglesia de UnhaDe la iglesia de Unha nos vamos a fijar especialmente en la cabecera lombarda de tres ábsides con su aperejo de sillarejos, lesenas y arquillos, algo no muy común en el Valle de Arán.

Han aparecido en el interior de dicha cabecera restos de pinturas murales. En concreto, ha sido recuperado el rostro de un Cristo en Majestad, junto a uno de los apóstoles, que se está convirtiendo en el emblema del románico de este valle.

Sant Pèir de Escunhau

Puerta norteIglesia que ha sumado a lo largo de su historia numerosas transformaciones.

Lo más interesante es la puerta norte. Correcta obra románica internacional del siglo XII con arquivoltas plana y baquetonada de medio punto y cenefa que imita un guardapolvos con ajedrezado. Los protagonistas de los cuatro capiteles son los rostros humanos.

El tímpano está protagonista por un hierático y sencillísimo Crucificado que invade el dintel también de decoración taqueada.

El arimez o cuerpo resaltado sobre el que se abre esta puerta está rematado por un friso esculpido con cruces, ajedrezados, flores de ocho étalos inscritos en círculos y perfecto Crismón Tinitario. Quedan también algunos canecillos del desaparecido tejaroz.

Sant Feliu de Vilac

Tímpano de la puertaUno de los garndes alicientes de acercarse a la iglesia de Sant Feliu de Vilac es el atrio que constiyuye un magnífico mirador de gran parte del valle de Arán.

La iglesia debió inicirase a finalkes del siglo XII aunque ha sufrido numerosas recosntrucciones por lo que sólo nos resta de estilo románico en el exterior el muro meridional con su buena portada con un tímpano donde aparece un expresivo Cristo en Majestad con el Tetramorfos y encima un relieve triple de flores y un crismón.

De espectacular se puede calificar el campanario del siglo XIII, con enormes ventanales con arquivoltas apuntadas sobre columnas.

Sant Estèue (Sant Esteve) de Betrén

Sant Estèue (Sant Esteve) de Betrén: cabeceraLa iglesia de Betrén es de las mas monumentales y bien conservadas de la arquitectura medieval aranesa. De gran hemosura resulta su limpia cabecera de tres ábside poligonales embellecidos por diversos ventanales.

En el muro norte hay una gran puerta de arquivoltas apuntadas con un conjunto de esculturas que narran el Juicio Final. El pequeño tímpano está también figurado.

Sant Esteve de Tredós

La entrada natural al Valle de Arán, desde el puerto de Bonaigua, se encuentra en Tredós, uno de los pueblos más altos de todo el valle. Allí está la iglesia de Sant Esteve, que en su momento fue la iglesia parroquial de la localidad. El primer edificio que se construyó debió de realizarse en el siglo XI. Lo más significativo de esta fábrica se encuentra en el inicio del ábside primitivo, donde todavía pueden verse unas franjas de arquillos de tradición lombarda. El edificio actual, y la torre campanario, son de un momento posterior, de la segunda mitad del XII. Tiene una planta basilical, con una sola nave, a la que le falta gran parte del ábside. En el siglo XV debieron de realizarse algunas reformas. De esta época es la portada de acceso.

Santa María de Cap d'Aran de Tredós

Al norte del pueblo, en la falda de la montaña, se encuentra la iglesia de Santa María de Cap d'Aran, que oficialmente es la iglesia parroquial del pueblo, a pesar de que se encuentra un poco alejada. Como la mayoría de los edificios del valle, es una construcción del siglo XII, aunque en este caso también hubo una iglesia anterior, realizada en el XI, de la que todavía se conservan los ábsides con franjas de arquillos lombardos. La principal característica de esta iglesia son sus grandes dimensiones, que destacan dentro de la arquitectura románica de Arán. El templo tiene una estructura de tres naves, que no son del todo simétricas, separadas por medio de pilares cruciformes. La nave central se cubre con una bóveda de cañón, mientras que las laterales con bóvedas de cuarto de círculo, que no son visibles, dado que quedan ocultas bajo una estructura de madera. En la zona del presbiterio hay una pequeña cripta de planta semicircular. El ábside central y el presbiterio estaba decorado con pinturas murales, que fueron descubiertas en los años 30 del siglo pasado, y, poco tiempo después, arrancadas y trasladadas a los Estados Unidos, donde se conservan en el museo The Cloisters de Nueva York.

Autores del texto del artículo de ARTEGUIAS:
David de la Garma y Víctor López Lorente


Próximos Seminarios y
Viajes de Arteguias