PÁGINA DE INICIO 

 

Historia de las Cruzadas

Enlaces Relacionados





Las Órdenes militares que lucharon en Palestina también lo hicieron es España. Castillo de Calatrava La Vieja, defendido inicialmente por los templariosDesde el Renacimiento hasta nuestro días, pocos temas han resultado tan atractivos como el de las Cruzadas. A su alrededor se han forjado mitos y leyendas muy alejadas de la realidad histórica y que la literatura se ha encargado de difundir.

El primer mito es semántico y apunta directamente a la denominación de los hechos acontecidos. En efecto, la acuñación del término "Cruzada" es posterior a los acontecimientos vinculados a él. Los propios participantes en los sucesos emplearon vocablos muy distintos como peregrinatio, iter, succursus o passagium.

En general, en nuestra sociedad contemporánea, asignamos el vocablo "Cruzadas" a la serie de campañas, comúnmente militares, que a partir del siglo XI se emprendieron desde Occidente contra los musulmanes para la recuperación de Tierra Santa. Estas campañas se extendieron hasta el siglo XIII.

Un acercamiento previo: los conflictos históricos entre el Islam y el Cristianismo

En los siguientes apartados abordaremos el ambiente histórico del siglo XI y los sucesos concretos que abocaron a estas expediciones militares. No obstante, hay que hacer una introducción previa sobre el secular choque de civilizaciones en que se inspira. Si fue reprobable el ataque de los cruzados a Jerusalén en 1099 y sus consecuencias, no debemos obviar la larga lista de conflictos entre ambas religiones, sin perder de vista los reiterados intentos del Islam de atacar y conquistar la Europa cristiana.

El Islam nació en el siglo VII con las predicaciones de Mahoma en Arabia. Una vez que alcanzó éxito en su tierra natal, la nueva religión fue llevada por los árabes a amplios territorios de Europa, Asia y África mediante conquistas.

Pronto los musulmanes conquistaron una buena parte del Imperio Romano de Oriente (el cristiano Imperio Bizantino): Siria, Egipto y las tierras africanas a su oeste. En esas campañas tomaron, tras un largo asedio, la ciudad de Jerusalén en el año 637 d.C. que había sido cristiana durante los últimos tres siglos.

Desde el siglo VII las peregrinaciones a Tierra Santa se vieron dificultadas para los europeos de manera intermitente y variable en función de la tolerancia o intolerancia de los califas musulmanes de cada época.

En el año 711, un ejército de árabes y bereberes penetró en la Península Ibérica, destruyó el Reino Hispano-Visigodo alcanzado al Reino Franco, aunque aquí fueron detenidos en la batalla de Poitiers.

Desde el año 827 la isla de Sicilia, perteneciente al cristiano imperio bizantino fue atacado por tropas musulmanes hasta su plena conquista en 902.

En 1009 el califa al-Hakim impulsó una persecución contra los cristianos de Tierra Santa, destruyendo todas las iglesias de Jerusalén, incluyendo la del Santo Sepulcro.

Poco más de medio siglo después, los selyúcidas arrancaron Asia Menor (Anatolia) del poder de Constantinopla y toman Jerusalén en 1076, matando a numerosos peregrinos cristianos. Esta situación provocará la petición del emperador bizantino Alejo Comneno al papa Gregorio de envío de tropas en su ayuda. Será la semilla de la primera cruzada.

Durante la Baja Edad Media y los primeros siglos de la Edad Moderna, la piratería musulmana fue un azote permanente contra los navíos occidentales y en numerosas ocasiones hicieron estragos en las localidades costeras mediterráneas. En España se hicieron tristemente famosas las acciones de los piratas berberiscos con base en Túnez o Argelia.

Siglos después de las Cruzadas, el enfrentamiento Oriente-Occidente continuó en uno de los acontecimientos más transcendentes de la historia: la caída definitiva de la gran "Nea Roma" la gloriosa ciudad de Constantinopla, de la que se apoderaron los turcos otomanos de Mehmed II Fatih, el 29 de mayo de 1453.

Los intentos de conquista musulmana de Europa no terminan aquí. Ya en el siglo XVI -1529- Solimán el Magnífico lanzó un gran ataque a la ciudad de Viena, en el corazón del continente, si bien no logró su objetivo.

Más de un siglo después, en 1683, se produjo la Batalla de Kahlenberg en el contexto del llamado "Segundo sitio de Viena" donde los turcos otomanos de Mehmed IV también fueron rechazados.

El origen de las Cruzadas

Como ya hemos indicado con anterioridad, la primera Cruzada fue predicada por el Papa Urbano II en el Concilio de Clermont (1095), tras la conquista de Jerusalén por los turcos selyúcidas (1076) y las peticiones de ayuda del emperador bizantino Alejo I Comneno.

Aparte de la recuperación de los Santos Lugares, con su clara connotación religiosa, los Papas vieron las Cruzadas como un instrumento de ensamblaje espiritual que superase las tensiones entre Roma y Constantinopla,

También como un medio de desviar la guerra endémica entre la nobleza cristiana hacia una causa justa que pudiera ser común a todos ellos.

Caballero templario en el Castillo de Torija, GuadalajaraEl éxito de esta iniciativa y su conversión en un fenómeno histórico que se extenderá durante dos siglos, se deberá tanto a aspectos de la vida económica y social de los siglos XI al XIII, como a cuestiones políticas y religiosas, en las que intervendrán una gran variedad de agentes: como la difícil situación de las masas populares de Europa occidental; el ambiente religioso, que hacía de la peregrinación a Jerusalén uno de los anhelos preferidos por los fieles; o los intereses comerciales de las ciudades del norte de Italia que participaban en estas expediciones y que encontraron en las cruzadas su oportunidad de intensificar sus relaciones comerciales con el mediterráneo oriental, convirtiéndose en las grandes beneficiarias del proceso. Los comerciantes italianos reabrieron el Mediterráneo oriental al comercio occidental, monopolizaron el tráfico y se convirtieron en intermediarios y distribuidores en Europa de las especies y otros productos traídos de China e India.

También tuvo su papel la necesidad de expansión de la sociedad feudal, en la que el marco de la organización señorial se vio desbordado por el crecimiento, obligando a emigrar a muchos segundones de la pequeña nobleza en busca de nuevas posibilidades de lucro. De esta procedencia eran la mayoría de los caballeros franconormandos que formaron la mayor parte de los contingentes de la primera cruzada.

Monumentos a moros y cristianos en Caravaca de la CruzEspiritualmente dos corrientes coinciden en las Cruzadas. Por un lado, la idea de un itinerario espiritual que enlaza la cruzada con la vieja costumbre penitencial de la peregrinación. Así se intenta alcanzar la Jerusalén celestial por vía de la Jerusalén terrestre. Ambas a ojos del cristiano del siglo XI resultaban prácticamente inseparables. Y más que para los caballeros para las masas populares imbuidas de unas ideas que chocaron repetidamente con el orden social establecido. Son las llamadas cruzadas populares, como la de Pedro el Ermitaño, que precedió a la expedición de los caballeros, la de los Niños (1212) y la los Pastoreaux (1250).

Por otro lado, estuvo la idea de contraponer un esfuerzo militar cristiano contra el movimiento de guerra santa o yihad de los musulmanes, en la que Jerusalén no constituye el único objetivo.

Las ocho Cruzadas

La historiografía tradicional contabiliza ocho cruzadas, aunque en realidad el número de expediciones fue mayor. Las tres primeras se centraron en Palestina, para luego volver la vista al Norte de África o servir a otros intereses, como la IV Cruzada.

La I cruzada (1095-1099) dirigida por Godofredo de Bouillon, Raimundo IV de Tolosa y Bohemundo I de Tarento culminó con la conquista de Jerusalén (1099), tras la toma de Nicea (1097) y Antioquia (1098), y la formación de los estados latinos en Tierra Santa: el reino de Jerusalén (1099), el principado de Antioquia (1098)y los condados de Edesa (1098) y Trípoli (1199).

Monasterio cisterciense de Moreruela. Bernardo de Claraval predicó la segunda CruzadaLa II Cruzada (1147-1149) predicada por San Bernardo de Clairvaux tras la toma de Edesa por los turcos, y dirigida por Luis VII de Francia y el emperador Conrado III, terminó con el fracasado asalto a Damasco (1148).

La III Cruzada (1189-1192) fue una consecuencia directa de la toma de Jerusalén (1187) por Saladino. Dirigida por Ricardo Corazón de Léon, Felipe II Augusto de Francia y Federico III de Alemania, no alcanzó sus objetivos, aunque Ricardo tomaría Chipre (1191) para cederla luego al Rey de Jerusalén, y junto a Felipe Augusto, Acre (1191)

La IV Cruzada (1202-1204), inspirada por Inocencio III ya contra Egipto, terminó desviándose hacia el Imperio Bizantino por la intervención de los venecianos, que la utilizaron en su propio beneficio

Tras la toma y saqueo de Constantinopla (1204) se constituyó sobre el viejo Bizancio el Imperio Latino de Occidente, organizado feudalmente y con una autoridad muy débil. Desapareció en 1291 ante la reacción bizantina que constituyeron el llamado Imperio de Nicea, al tiempo que Génova sustituía a Venecia en el control del comercio bizantino.

La V (1217-1221) y la VII (1248-1254) Cruzadas, dirigidas por Andrés II de Hungría y Juan de Brienne, y Luis IX de Francia, respectivamente, tuvieron como objetivo el sultanato de Egipto y ambas terminaron en rotundos fracasos.

La VIII cruzada (1271) también fue iniciativa de Luis IX. Dirigida contra Túnez concluyó con la muerte de San Luis ante la ciudad sitiada.

La VI Cruzada (1228-1229) fue la más extraña de todas, dirigida por un soberano excomulgado, Federico II de Alemania, alcanzó unos objetivos sorprendentes para la época: el condominio confesional de Jerusalén, Belén y Nazareth (1299), status que sin embargo duraría pocos años.

Consecuencias

Ejército cristianoLas Cruzadas influyeron en múltiples aspectos de la vida medieval, aunque, en general, no cumplieron los objetivos esperados. Casi todas las expediciones militares sufrieron importantes derrotas. Jerusalén se perdería en 1187 y lo que quedó de las posiciones cristianas tras la III Cruzada hasta su definitiva pérdida en el siglo XIII (San Juan de Acre -1291) se limitaba a una estrecha franja litoral cuya pérdida era cuestión de tiempo. Además, los señores de Occidente llevaron sus diferencias tanto a las propias Cruzadas (Luis VII de Francia y Conrado III en la II Cruzada; Ricardo Corazón de León y Felipe II Augusto en la III) como a los estados cristianos fundados en Tierra Santa, dónde los intereses de los diferentes grupos dieron lugar a numerosos conflictos.

En el intento de reensamblar las cristiandades latina y griega separada en el Cisma de Oriente (1054), no sólo falló la Cruzada, sino que acentuó las diferencias entre ellas, convirtiéndose en causa última de la ruptura definitiva entre Roma y Constantinopla. Cierto es que Bizancio pidió ayuda a Occidente, pero al modo tradicional: pequeños grupos de soldados que le ayudasen a recobrar las provincias perdidas, no con grandes ejércitos poco dispuestos a someterse a la disciplina de los mandos bizantinos, o que se convirtieran en poderes independientes en las tierras que ocupasen o en la propia Constantinopla, como ocurrió en la IV Cruzada.


Próximos Seminarios y
Viajes de Arteguias