PÁGINA DE INICIO 

 

Repoblación cristiana en la Edad Media

Enlaces Relacionados









La reconquista y repoblación cristiana de las tierras ganadas por los musulmanes se había iniciado ya en Galicia y el Cantábrico por obra de los primeros monarcas astures.

Los reyes astures impulsaron la reconquista y repoblación de territorios de la MesetaLos ríos marcaron los jalones este proceso de Reconquista y Repoblación.

Repoblación hasta el Duero y el Tajo

En un primer período se buscó el Duero. El primero que llegó hasta este último fue Alfonso I, rey de Asturias, aunque, por falta de elementos humanos suficientes para la tarea de repoblación, la zona quedó como tierra de nadie.

Años después, Alfonso el Casto (791-842) rebasó el Duero y llegó hasta el Tajo, aunque de maenera poco estable. La verdadera frontera de los siglos IX y X fue le Duero.

Iglesia de BrañoseraEn 814, los cristianos pasaron de las montañas cántabras a las llanuras castellanas. A Brañosera (Palencia) se le dio en 824 la primera carta de repoblación hasta hoy conocida; por eso es el más antiguo municipio español. Por entonces, la ocupación de las tierras se hacía mediante "presura", título con el que se adquiría legítimamente.

Alfonso III el Magno (866-910) y Ramiro II (¿937-950), reyes de Asturias y León, combatieron osadamente por tierras del Duero, lo que provocó que desde Córdoba se lanzase la célebre "Campaña de la Omnipotencia" organizada por Abd al-Rahmán III en el año 939, siendo estrepitosamente derrotado por el segundo de ellos, aliado con el conde castellano Fernán González y la reina navarra Toda en Simancas.

Iglesia y castillo, o dicho de otro modo: la cruz y la espada, símbolos de la reconquista y repoblación cristiana durante siglosEl sistema de repoblación fue, en un principio, el basado en la concesión por parte del rey de tierras -que otorgaba los bona vacantia, los bienes sin dueño- a quien podía ocuparlas y defenderlas.

Sepúlveda es un buen ejemplo de esfuerzo de repoblación de los reyes cristianos de la Edad MediaPor lo general, se levantaba un monasterio y junto a él las humildes casas de las gentes que habían de labrar el campo.

Los monjes, eran agricultores o ganaderos, atentos no sólo a trabajar sus campos, sino a defenderlos de las incursiones árabes.

La reconquista y repoblación del sur y las Órdenes Militares

Fachada de la iglesia del Castillo de Calatrava la NuevaCon el progreso de los cristianos, después de la conquista de Toledo se planteó el problema de la repoblación, lo mismo que había ocurrido en los territorios al norte del Tajo. Ahora bien, si en la zona norte la misión de los monasterios fue importantísima, en Castilla la Nueva, Extremadura, Valencia y Andalucía lo fue la desarrollada por las órdenes militares.

Las órdenes militares estrictamente españolas fueron cuatro, aparte otras de vida efímera: Calatrava, Alcántara, Santiago y Montesa, esta última fundada en Aragón, para sustituir a los extinguidos templarios; en Portugal existió la de Avis, que se distinguió en la defensa de Evora (1166) ante los musulmanes,

Torre y restos de la muralla. Alcázar de San Juan. Ciuda RealEn la doble labor -inseparable- de Reconquista y repoblación, las órdenes militares tuvieron una destacada y decisiva actuación. A la orden no española de San Juan le correspondieron en la Mancha territorios en torno a su cabeza Consuegra, entre los de calatravos y santiaguistas.

La de Calatrava tuvo posesiones de Madrid hasta Despeñaperros. De la energía con que actuaron todas ellas es buen ejemplo el de la orden de Santiago. Desde su priorato leonés de San Marcos extendió su acción por el oeste de España y por el vecino Portugal hasta el sur; por todas partes tuvo propiedades y castillos. La labor efectuada desde el priorato de Uclés fue intensísima. Repobló las amplísimas tierras manchegas y edificó iglesias para restaurar el culto "in terris desertis".

Los santiaguistas intervinieron en la conquista de Cuenca (1177). Su maestre estuvo presente en la conquista y repartimiento de Murcia y Sevilla. Los territorios de la orden de Santiago se extendieron por toda la geografía ibérica, si se exceptúa el nordeste y la parte más meridional de Andalucía. Las órdenes militares fueron eficaces colaboradoras de los reyes en la labor de reconquista y repoblación, de nuevas tierras.


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias