PÁGINA DE INICIO 

 

Arquitectura Lombardo-catalana

Enlaces Relacionados








 

Los orígenes de la arquitectura lombardo-catalana

La arquitectura lombardo-catalana deriva de la lombarda. Maestros lombardos se trasladan a Cataluña y allí unen sus conocimientos a las formas de construcción características de Cataluña, creando un estilo con matices diferentes.

La influencia de la arquitectura autóctona es especialmente mozárabe, con arcos de herradura, etc. Esta base va a ir poco a poco desapareciendo y se va a sustituir por motivos decorativos lombardos. La influencia lombarda hará que sistemáticamente se aboveden todos los edificios completos, aunque hay algunos adintelados.

En todo caso no se va a dar sólo una parte del edificio cubierto con bóveda. Algunos edificios estarán totalmente cubiertos por bóveda de cañón, otros estarán así pero con las naves laterales cubiertas por bóvedas de cuarto de cañón, etc.

Cardona. Arquitectura catalana de tipo lombardoFundamentalmente se va a utilizar como elemento de construcción el sillarejo.

La arquitectura catalana va a gozar de una edad de oro en el siglo XI gracias al esplendor del Condado de Barcelona. La próspera economía permitirá muchas construcciones, además de que los condes de Barcelona aceptarán muy pronto la reforma cluniacense y fomentarán la creación de nuevos edificios. Especialmente en la zona del Pirineo se han conservado muchos edificios con gran pureza, ya que al estar más aislados se ha librado de las habituales reformas.

El florecimiento de la arquitectura lombardo-catalana también se dio gracias a la genial figura del abad Oliba, hijo de nobles de gran influencia en la marca hispánica y que fue abad de muchos monasterios en todos los cuales construyó. Fue abad del monasterio de Ripoll desde el 1020, de San Miguel de Cuxa, obispo de Vic, etc.

En la arquitectura lombardo-catalana de finales del siglo X y principios del siglo XI se van a dar muchas tipologías de edificios distintas que luego o mejorarán y se extenderán o no fraguarán y no se volverán a dar.

Así, hay casos donde se desarrollan iglesias de salón en altura: las tres naves con bóveda de cañón y a la misma altura que derivarán en las iglesias Hallenchristen.

Cataluña, ya en la segunda mitad del siglo XI y a lo largo del siglo XII, no va a mantener este esplendor y su arquitectura se vuelve conservadora y basada en esta etapa anterior, por lo que el Románico Pleno no estará tan presente como el Primer Románico.

Características

Las características fundamentales de este tipo de arquitectura son:

  • Iglesias de una o tres naves
  • Generalmente de planta basilical
  • Pueden disponer de cimborrio
  • Las puertas suelen ser muy sencillas y casi nunca se abocinan ni llevan columnas
  • Las bóvedas más empleadas son cuarto de esfera, medio cañón y arista
  • Los arcos formeros y fajones se apoyan sobre pilares sin columnas entregas
  • En algunos casos disponen de gráciles torres-campanario aligeradas por numerosos vanos ajimezados con mainel central
    Las cabeceras y en ocasiones los muros se animan mediante pilastras (lesenas lombardas) unidas a arquillos ciegos en las cornisas.
  • Fundamentalmente se va a utilizar como elemento de construcción el sillarejo, piedras aproximadamente de forma prismática irregular desbastada con martillo y unidas entre sí por gruesas llagas de mortero.

Principales edificios

Algunos de los principales edificios del románico lombardo-catalán son:

Monasterio de San Martín de Canigó

Preciosa vista del Monasterio de San Martín de CanigóEste Monasterio fue construido entre los años 1001 y 1009. Se trata de un complejo monástico que los condes de Barcelona ponen a disposición de monjes cluniacenses.

Este monasterio está ubicado en una zona muy agreste.

Se trata de un edificio de tres naves, entre las que hay pequeñas diferencias en altura y en anchura. Dichas naves están cubiertas por bóveda de cañón y divididas por columnas monolíticas con capiteles muy rudimentarios de forma de cesta o pirámide invertida, sin labrar o con una labra muy tosca y con talla a bisel, en la que se aprecia una evidente influencia prerrománica.

Tiene una fachada sin decoración, con una entrada de arco de medio punto. Tiene cripta doble: una en los pies, cubierta con bóveda de arista y realizada principalmente por función tectónica, para nivelar el suelo, y otra en la cabecera, cubierta con bóveda de cañón.

Dispone de torre muy esbelta con influencia lombarda (dividida en cuerpos, decorada con bandas y arquillos…) y con un remate muy interesante a base de almenas escalonadas.

El claustro es posterior, del románico pleno.

Monasterio de Ripoll
Otro de los grandes edificios de la arquitectura lombardo-catalana es el Monasterio de Ripoll.

Oliba es nombrado abad de este monasterio en el 1020 y restaura un antiguo edificio de tres naves ampliándolo a cinco.

La cabecera es muy original, con siete ábsides, sin precursores claros ni influencias posteriores. Seguramente deriva de lo que se está haciendo en ese momento en Cuxá.

La iglesia es de grandes dimensiones, con cinco naves que están separadas con alternancia de soportes (influencia otoniana a través de lombarda).

Todo el conjunto estaba desde un principio abovedado, la nave central con bóveda de cañón y las laterales con bóveda de aristas.

Monasterio de Ripoll. Campanario desde el claustro.Tiene dos torres, de las que sólo está elevada una, que está rematada con merlones o almenas escalonadas; la otra está desmochada. Estas torres se encuentran a los pies de la iglesia, generando un pórtico con un atrio posterior y que sirve para proteger la importante fachada, también posterior, decorada con iconografía del importantísimo scrpitorium que había en la iglesia. El lenguaje decorativo es totalmente lombardo: bandas, arquillos y galerías enanas.

Ya desde principios del siglo XI aparece una escultura monumental asociada a edificios que se da por primera vez en territorio hispánico y que se lo debamos posiblemente al abad Oliba: son los dinteles de las iglesias de Sant Genís les Fonts (en Sant Genís des Fontaines) y Saint-André de Sureda, ambos de la época del abad y ubicadas en el Roselló.

Son especialmente importantes porque es la primera vez que se ven portadas decoradas con fines doctrinales. Se aprecia la influencia prerrománica en la talla a bisel, los personajes encuadrados en arquillos de herradura, etc.

El dintel de Sant Genís les Fonts representa un pantocrátor con mandarla rodeado de dos ángeles y de seis apóstoles encuadrados en arquitos y el de Saint-André de Sureda representa lo mismo sólo que los apóstoles son sustituidos por ángeles.

Iglesia de la Tossa de Montbui

Iglesia de tres naves cubiertas por una bóveda de cañón continua divididas por soportes de muy poca altura con capiteles muy simple de forma de cesta.

Es una iglesia muy baja y rudimentaria. Al exterior está cubierta a dos aguas, sobre la bóveda se colocaron cascotes y materiales poco pesados sobre los que se dispuso la estructura exterior: al no haber madera, se minimiza el riesgo de fuego.

Monasterio de Sant Pere de Rodes

El Monasterio de Sant Pere de Rodes está situado en un lugar muy apartado, por lo que se ha conservado muy puro.

El edificio está realizado en sillarejo. Es una iglesia de planta con girola, pero su girola no tiene absidiolos. Es el primer edificio en territorio hispánico con girola, aunque todavía está muy poco desarrollada. Posiblemente se realizó con fines profesionales, aunque no ha quedado clara totalmente su finalidad.

Monasterio de Sant Pere de RodesTiene tres ábsides; el central forma la girola, que es bastante estrecha. Está totalmente abovedado. Tiene tres naves, la central cubierta por tramos de bóveda de cañón separados por arcos fajones y las laterales están cubiertas por bóvedas de cuarto de cañón disimuladas por fajones de medio punto.

Hay una gran diferencia de altura entre la nave central y las laterales. Las naves están divididas por soportes de clara influencia del mundo romano, ya que hay superposición de elementos: sobre un gran basamento se dispone una columna y sobre un cimacio se dispone otra columna para ganar altura.

Se cree que tal estructura pudo llevarse a cabo por influencia de algún edificio romano que hubiese en esta zona, hoy día desaparecido. Tiene un crucero de bóveda vaída y una cripta abovedada. También tiene dos torres en los pies, de influencia otoniana en cuanto a su colocación.

Monasterio de Sant Vicenç de Cardona

El Monasterio de Cardona es uno de los platos fuertes de la arquitectura lombardo-catalana.

Monasterio de Sant Vicenç de CardonaFue construido entre el 1021 y el 1040. La iglesia tiene tres naves y tres ábsides y un crucero acusado en altura pero no en planta, con un cimborrio con cúpula sobre trompas, que es especialmente importante porque es la primera cúpula sobre trompas en territorio hispánico.

Entre las trompas y la cúpula hay una especia de tambor que está horadado. Hay una gran diferencia en altura entre la nave central y las laterales. La iglesia está totalmente abovedada, con bóveda de cañón dividida en tramos por arcos fajones en la nave central, y en las naves laterales con bóveda de arista.

Estas naves están divididas por pilares cruciformes. La articulación del alzado vertical del edificio es sencilla, en dos pisos, y tiene ventanas tanto en la nave central como en las laterales.

La iglesia de Sant Vicenç de Cardona tiene una cripta en la zona oriental que hace que el presbiterio esté sobreelevado. El ábside central está organizado en el interior con una serie de pequeños absidiolos que forman una corona.

San Miguel de Cuixa

Se encuentra en el Rosellón. Tiene una planta muy interesante porque en ella se pueden ver las influencias que tiene de Cluny II.

Comienza a realizarse hacia el año 1040 y es una ampliación tomando como modelo Cluny II sobre una construcción de finales del s. X. Tiene una organización muy axial.

En la zona occidental se organiza una especie de capilla que tiene una cripta que es de planta circular, organizada en torno a un soporte central, cubierta con una bóveda anular y que organiza un pequeño ábside de planta semicircular. Esta cripta es llamada "Cripta del Pesebre". En torno a ella se organizan dos pasillos que van a dar a un espacio más abierto, que también sería una cripta aunque no está clara su función, probablemente tendría que ver con algún acto procesional.

Este espacio estaría cubierto con bóveda que estaría aguantada por una serie de soportes. Sobre esta cripta se realiza otra construcción, también de planta centralizada, que es la llamada "Capilla de la Trinidad", que está rodeada por una serie de nichos que articulan el muro. Sobre los pasillos se organizan unos pórticos que continúan hasta la iglesia y que organizan una especie de atrio que también tendría fines procesionales.

Toda esta construcción es del siglo XI que se añadió a la iglesia del siglo X que tenía 5 ábsides con y el ábside central de planta cuadrangular. También en el siglo XI se remodeló cierta parte de la cabecera. Cluny II tenía siete ábsides, pero no alienados, más parecidos a Cuixá que a Ripoll. El antiguo ábside crea una especie de deambulatorio. De los ábsides del siglo XI, no se sabe si el central sobresalía. También de esa época son dos torres, de las que sólo se conserva una, en las que se observa una gran influencia lombarda: estaban divididas en cuerpos, de los cuales el primero era en talud, tenían vanos que van aumentando según se aumenta en altura y tenían un claro lenguaje decorativo lombardo.

La iglesia tiene tres naves que están cubiertas con bóveda, aunque quizá en un principio fueran cubiertas planas de madera, que estaban divididas por arcos de herradura (influencia mozárabe del siglo X) soportados por pilares de sección cuadrangular.

La arquitectura lombardo-catalana tardía: Finales del siglo XI y siglo XII

A partir de la segunda mitad del siglo XI, en Cataluña no se produce una renovación artística tan acusada como en resto del norte de la Península.

En el plano arquitectónico se perpetúa la arquitectura lombardo-catalana y no se observa la influencia del románico internacional que se propaga por las rutas de peregrinación.
Así, este estilo se mantiene en la segunda mitad del siglo XI y durante todo el siglo XII sin grandes cambios. Además, Cataluña entra en una etapa convulsa políticamente, con amenazas externas.

Ello se manifiesta en la construcción de edificios en lugares recónditos, especialmente en los valles Pirenaicos, con una arquitectura mucho más popular. Durante esta época llegan influencias muy variadas, pero que no acaban de fraguar.

Cabecra de Sant Climent de Taüll Se construyen en los Pirineos, iglesias de tres naves, algunas con cubiertas de madera y todas con lenguaje decorativo totalmente lombardo, especialmente en el exterior. Algunos ejemplos de construcciones en Cataluña de esta época son Santa María de Taüll (con las naves cubiertas con madera), Sant Climent de Taüll, Santa Coloma de Andorra (con torre de planta circular) Sant Jaume de Frontanyá (con una sola nave y tres ábsides), Sant Serni de Tavernoles (cabecera triconque), Sant Pere de Burgal (ábsides contrapuestos).

De esta fase tardía, del siglo XII destaca especialmente:

Catedral de la Seu d'Urgell

Pese a ser muy tardía, de la segunda mitad del siglo XII, tiene un lenguaje totalmente lombardo-catalán:

  • Galería que deriva de las galerías enanas
  • Bandas
  • Arquillos
  • Columnillas de estilo lombardo
  • Torre de estilo lombardo.

Todo esto seguramente fue debido a su maestro de obras, llamado Raimundo Lombardas, que posiblemente era un maestro de las cuadrillas de magíster comacini italianos.

Tenía tres naves separadas por pilares cruciformes y cinco ábsides.


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias