PÁGINA DE INICIO 

 

El Protogótico. Arquitectura protogótica

Enlaces Relacionados








El concepto de protogótico

El término protogótico es empleado por el catedrático José María Azcárate en los años setenta del pasado siglo para nombrar una serie de edificios de finales del siglo XII y comienzos del XIII que no podían ser denominados ni plenamente románicos ni plenamente góticos.

Interior de la nave central de la catedral vieja de SalamancaNormalmente se trata de edificios (iglesias de monasterios, catedrales o construcciones de cierto porte) que tienen una planimetría y concepción tardorrománicas pero rematados con elementos atribuidos exclusivamente a la arquitectura gótica, especialmente la bóveda de crucería.

Como acertadamente asevera Jaime Cobreros y otros importantes autores, hay que cuestionar la teoría de la sucesión de los estilos como el simple resultado de la evolución de unos a otros. Como afirma Cobreros, en el mundo medieval llegaron a convivir sincrónicamente diversos estilos artísticos que se han considerado tradicionalmente sucesivos. por ejemplo, en la España cristina de finales del siglo XII cnvivieron el románico, ciertas formas del gótico, el mudéjar, etc.

En el arte, como en la física, se dan "saltos cuánticos" que no pueden justificarse como un simple progreso evolutivo.

Algo así sucedió en la Isla de Francia, en las primeras décadas del siglo XII. El gótico auténtico surge como un concepto nuevo del simbolismo y la estética del recinto sagrado del templo, donde la recreación de la Jerusalén Celestial no se acomete por las pinturas al fresco, sino por el color de los vitrales.

Interior de la Basílica de San Vicente de ÁvilaPor eso, el sufijo "proto" valdría si se aplica en su acepción de anterior al gótico, pero como precursor de es completamente desafortunado para una arquitectura española que nunca fue el origen del gótico, que había nacido de otra forma y en otro contexto temporal (deácadas antes) y geográfico (en Francia, no en España)

Por eso creemos que este término se aplica en la historia de la arquitectura medieval española abusivamente y con poco acierto a construcciones del románico tardío, en ocasiones exclusivamente atendiendo a su retrasada fecha de construcción. En otras ocasiones, se tilda de protogóticas a numerosas iglesias por el mero hecho de incorporar aisladamente arcos apuntados o bóvedas de ojivas.

Por ello nos parece más acertada la idea que el catedrático Isidro Bago Torviso plasama sobre estas iglesias -que antiguamente se llamaban románico ojivales- y que no es otra de que no hay iglesias de transición (ni "protogóticas") sino estructuras románicas y estructuras góticas conviviendo en un mismo edificio.

Tal extremo se aprecia en los pilares de estas iglesias románicas que han de adecuarse después forzadamente para poder recoger los nervios de una estructura para la que no estaban concebidas, como es la bóveda de crucería gótica. (Ver para ello las imágenes de la basílica de San Vicente de Ávila o la Catedral Vieja de Salamanca).


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias