PÁGINA DE INICIO 

 

Guía del Románico en Toro y su Alfoz

Enlaces Relacionados





Cabecera y cimborrio de la Colegiata de ToroToro fue una ciudad de peso económico y político durante la antigüedad y edad media, fruto del cual ha conservado un legado monumental de primer orden.

El origen de Toro es celtibérico y romano aunque de los tiempos antiguos se conoce poco. Fue repoblada por el rey García I de León en el año 899 ya que el lugar presentaba importancia estratégica al asentarse sobre un cerro bajo el cual discurre el río Duero.

Además de contar con una gran colegiata románica que puede ser considerada como uno de los monumentos medievales más importantes de España, es destacable por ser uno de los focos primordiales del románico mudéjar que se extendería como un vector en dirección sureste a otras tierras como Alba de Tormes (Salamanca), Olmedo (Valladolid), Arévalo (Ávila) y Cuéllar (Segovia), por citar sólo los núcleos urbanos más importantes.

Colegiata de Santa María la Mayor de Toro

Puerta norte de la Colegiata de Toro. ZamoraLa colegiata de Toro es una voluminosa construcción románica cuya estampa impone una fuerte impronta estética como en pocos casos en el románico español.

Se llevó a cabo desde el último tercio del siglo XII hasta entrado el XIII. Como consecuencia de tan largo periodo se aprecian diferentes maneras de enfocar la construcción.

Un primer maestro, empleando como material la piedra caliza, fue el creador de la magnífica cabecera y portadas laterales usando un lenguaje románico evolucionado y refinado.

Paradójicamente el segundo maestro que finaliza la construcción y cubre el templo emplea recursos más arcaizantes (bóvedas de cañón para nave principal y transepto) y utiliza piedra arenisca de color más rojizo.

Dos vistas contrapuestas de la Colegiata de Toro. ZamoraAdemás de la gran cabecera formada por tres ábsides, siendo el central el más decorado con arquerías y los vanos ornamentados (incluyendo una gran colección de rosetones) es sin duda el cimborrio el elemento arquitectónico más apreciado.

Sin duda que su origen hay que buscarlo en la catedral de Salamanca que a su vez parte de la catedral zamorana. La Colegiata de Toro fue, por tanto, la tercera escala de esta ingeniosa linterna de gusto bizantino en aquellas tierras y que aún se exportaría a la extremeña Plasencia.
Sin embargo, la erección del cimborrio fue una decisión postrera, seguramente provocada por la sorpresa de los cimborrios de Zamora y Salamanca ya que la planta de la colegiata de Toro no estaba preparada inicialmente para esta arriesgada empresa.

Más información de la Colegiata de Toro

San Salvador de los Caballeros

San Salvador de los Caballeros de Toro. Puerta norteLa experiencia románica francesa de la Colegiata fue estéril en el resto del patrimonio medieval de Toro, pues los demás edificios religiosos contemporáneos se construyeron empleando el lenguaje del románico mudéjar.

Aquí se inicia el llamado "foco toresano" que se extiende de por algunas comarcas de Valladolid, Salamanca, Ávila, incluso Segovia, caracterizado por emplear en los ábsides largas arquerías murales en un solo nivel, evitando la superposición de pisos o cuerpos.

A este prototipo pertenece la iglesia de San Salvador de los Caballeros, perteneciente originalmente a los templarios. Hoy no tiene culto y se ha convertido en el Museo de arte religioso de Toro con una apreciable colección de tallas románicas y góticas.

Su planta es de tres cortas naves unidas a una hipertrofiada cabecera de tres ábsides de planta semicircular y largos presbiterios.

PlantaLa parte más afectada por reformas es la correspondiente al muro y nave meridional.

Las arquerías interiores son una delicia, aunque la nave meridional fue rehecha. También es apreciable la recoleta puerta de arcos apuntados con frisos alternantes de esquinillas y ladrillos a sardinel.

Otro de los alicientes de la iglesia de San Salvador de los Caballeros de Toro es la instalación en la iglesia del Museo de Arte Sacro, donde se exponen piezas de gran interés pertenecientes a diversas iglesias toresanas.

De todas ellas, citaremos algunos capiteles procedentes de la colegiata románica, probablemente de la puerta norte.

Cristo del siglo XIIISorprende una interesante estatua pétrea románica del siglo XII de la Virgen con el Niño procedente de la iglesia de San Julián. En ella, el Niño no se halla sentado en el regazo de María sino erguido y sujeto en vilo por sus caderas.

Otra pieza sobresaliente es un Cristo románico policromado de la iglesia de Nuestra Señora del Canto.

Otras obras de arte de gran importancia que se exponen son algunos Cristos góticos; dos piezas de María y San Juan pertenecientes a un Calvario; una talla de la Virgen del siglo XIII procedente de la Ermita de la Vega; una estatua pétrea del Arcángel San Gabriel del siglo XIV; la mesa de altar románica de la iglesia de la Trinidad; una magnífica puerta con herrajes originales del Monasterio de Santa Clara, etc.

San Lorenzo el Real

La iglesia de San Lorenzo el Real de Toro es monumento nacional desde 1929 y se considera la iglesia de ladrillo más antigua de Toro, posiblemente del siglo XII.

Es un templo construido básicamente con ladrillo. Tiene planta de una nave precedida por cabecera formada por un ábside semicircular (poligonal al exterior) y profundo presbiterio de dos tramos.
Ábside de San Lorenzo el RealTanto cabecera como nave se decoran con los característicos arcos ciegos sencillos o doblados. Los frisos de esquinillas confieren el adecuado sentido horizontal en contraste con la verticalidad de las arquerías.

Concretamente, el ábside tiene dos niveles de arquerías, además de un zócalo pétreo añadido en el siglo XVII. El inferior es de arcos doblados. El piso superior es de arcos de medio punto sencillos encuadrados.

Una de las características de este ábside es que los arcos de ambos pisos descritos están desalineados.

El los muros de la nave se invierten los diseños de los dos pisos.

San Lorenzo tiene tres puertas de ingreso. La más monumental es la puerta sur. Sobre arimez se abre el vano de la puerta rodeada de seis arquivoltas abocinadas y apuntadas que apoyan sobre las jambas por intermediación de impostas de perfil de nacela.

Las puertas oeste y norte son mucho más pequeñas y sencillas pues sólo cuentan con dos arquivoltas. La norte se encuentra actualmente cegada.

En el interior se aprecian algunas reformas, pero sigue siendo una obra de gran belleza. Los muros laterales llevan un solo orden de arquerías, lo que servirá de inicio para el mudéjar de modelo toresano en otras iglesia de la zona. El ábside continúa teniendo dos pisos de arcos.

Ermita de la Virgen de la Vega o Cristo de las Batallas

Ermita de la Virgen de la Vega o Cristo de las Batallas de ToroEste templo mudéjar se asienta cerca del Duero, al sureste del núcleo urbano, junto a un bello bosquecillo.

Tras su restauración es uno de los edificios medievales más fotogénicos de Toro. Tiene una nave terminada en la habitual cabecera de tramos recto y ábside. El material es ladrillo en su totalidad. Las arquerías definen perfectamente el modelo toresano, abarcando en un solo registro la totalidad del muro.

Las puertas -norte y sur- tiene arquivoltas apuntadas y friso de esquinillas.

Ermita de la Virgen de la Vega o Cristo de las Batallas

El románico mudéjar de Toro ofrece otras posibilidades como San Pedro del Olmo y Santo Sepulcro.


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias