PÁGINA DE INICIO 

 

Otros monumentos románicos de la ciudad de Zamora

Enlaces Relacionados





En otra página de esta sección dedicada al Románico de Zamora se describían las excelencias de los dos templos más renombrados de la capital zamorana: la catedral y la iglesia de Santa María Magdalena. Para acceder pinche en:

Catedral de Zamora y la Magdalena

En esta página seguiremos haciendo un amplio recorrido por otros templos románicos de esta magnífica ciudad.

Dividiremos estas iglesias en dos categorías: anteriores y posteriores a la construcción de la catedral. También podemos denominarlas del "Románico Pleno" y "Tardorrománicas".

Principales iglesias del Románico Pleno en Zamora

En este apartado de iglesias antiguas (finales del siglo XI y comienzo del XII) nos ocuparemos de Santo Tomé, Santa María la Nueva, San Cipriano, San Claudio de Olivares y Santiago de los Caballeros.

Santo Tomé

Iglesia de Santo ToméLa iglesia de Santo Tomé es, sin duda, una de las más antiguas de las conservadas en la ciudad de Zamora. Se encuentra ubicada en el sector sureste del casco antiguo, a no mucha distancia de las orillas del Duero. No hace mucho tiempo se ha convertido en la sede del Museo Diocesano de Zamora, por lo que alberga numerosas piezas de arte religioso, incluyendo capiteles románicos e imaginería medieval.

Se trata de un templo de origen monástico. Tras múltiples reformas y destrucciones, nos debemos fijar en la cabecera de tres ábsides planos. Seguramente el templo tenía también tres naves.

Es evidente la relación entre esta iglesia de Santo Tomé y Santa Marta de Tera, al menos en lo relativo a la articulación de columnas y ventanales más la decoración de ajedrezados, y en algunas iconografías de capiteles, etc. por lo que se cree que algunos de los artífices de Santa Marte de Tera se ocuparon de este edificio.

Interior de la iglesia de Santo Tomé, ZamoraPor tanto estamos frente a un edificio erigido seguramente en los primeros años del siglo XII.

En esta iglesia tan primitiva se funde la tradición hispánica prerrománica de ábsides con testero plano y el románico pleno del Camino de Santiago, con su rica escultura y el marchamos jaqués del taqueado.

En el interior de la iglesia, actualmente no dedicada al culto y habilitado para museo y visitas culturales, se aprecia un espacio reformado diáfano en el cuerpo del templo y una impecable perspectiva de la citada cabecera.

Los arcos triunfales son ligeramente de herradura, lo que confirma su antigüedad y los resabios conservados de etapas prerrománicas anteriores.

Santo Tomé, interior de la cabeceraDesde el punto de vista escultórico lo más destacable son los capiteles del ábside septentrional, donde aparece una escena doble de la Adoración de los Magos (se repiten los reyes magos en la misma escena a ambos lados del capitel) y también de pastores.

Santa María la Nueva

La iglesia de Santa María la Nueva está situada en el límite oriental del casco antiguo y fue escenario, en 1158, del sonado "Motín de la Trucha" donde la plebe incendió la iglesia cuando se congregaba la nobleza de la ciudad.

Tras el incendio hubo de reconstruirse al filo del 1200. Afortunadamente el incendio respetó la cabecera original, de finales del siglo XI, y por tanto, una de las construcciones más antiguas de la ciudad.

Cabecera de Santa María la Nueva. ZamoraEs destacable las arquerías superiores que voltean sobre finas columnillas. En tres de los paños hay rudos ventanales con columnillas decoradas con escultura casi de tradición visigótica. La técnica es de bajorrelieve y la figuración muy ruda, con motivos como un hombre entre dos árboles, otro personaje picado por dos águilas, otro hombre con las manos dentro de las fauces de leones, etc.

Otro punto importante de esta iglesia es la portadita meridional, que pertenece a la obra original. Muestra dos arquivoltas, una de acentuada herradura y dos columnas, cuyos capiteles muestran una sierena de doble cola y aves con sus cuellos entrelazados y una cabecita humana en el medio.

El interior no nos ofrece tanto interés. El arco triunfal es apuntado y se comunica con una amplia nave diáfana, comunicada con la torre de los pies que deja ver uno de los ventanales. Precisamente en este espacio occidental se conserva una bonita pila bautismal románica de cubeta con personajes nimbados bajo arquerías. También hay un pequeño lapidario, y restos de una techumbre figurada y policromada (interesantes, los dragones). En el muro meridional de la nave hay restos de pinturas murales góticas.

Aunque fuera del contexto románico, a la iglesia de Santa María la Nueva de Zamora se la conoce especialmente entre sus paisanos por el espectacular Cristo yacente de mediados del siglo XVII, obra de Francisco Fermín, uno de los discípulos aventajados de Gregorio Fernández.

San Cipriano

Relieve en uno de los tímpanos de San Cipriano, ZamoraSan Cipriano es otra de las iglesias antiguas de Zamora, posiblemente del final del siglo XI y primeras décadas del XII. Fue muy reformada en el siglo XV, cuando las tres naves de que constaba, se unificó en una sola mediante arcos diafragma transversales.

La cabecera es la original y en ella hay numerosos relieves procedentes de un templo desaparecido, posiblemente un templo dedicado a San Andrés.

El primitivismo y rudeza de la escultura y el desgaste de la piedra no permiten descifrar con seguridad las escenas representadas, aunque se han dado numerosas posibilidades. Aparecen en ellas personajes humanos, una bestia de siete cabezas, un posible Daniel en el foso de los leones, etc.

San Claudio de Olivares

Ábside de la iglesia de San Claudio de OlivaresLa de San Claudio de Olivares es uno de los templos románicos más interesantes del románico zamorano. Se ubica extramuros, al sur del castillo y la catedral y muy próxima a las agua del Duero que a lo largo de la historia la ha inundado en diversas ocasiones.

Se trata de un templo de buena época, no tardío, de una nave rectangular y una ancha y no demasiado alta cabecera de ábside semicircular. actualmente aparece casi completemente liso, tuvo columnas adosadas.

Exterior

Exteriormente, además del aspecto general del edificio, sobresale la corona de canecillos del ábside donde aparecen -maltrechos por el desgaste- numerosos canecillos figurados, entre los que no faltan escenas de tareas agrícolas propias de un mensario.

PortadaLa puerta, que se encuentra en el lado norte es otro de los valores de la iglesia, con una arquivolta repleta de figuración animalística y escenas iconográficas bastante estropeadas.

Interior

Con todo, es el interior de la cabecera lo más delicioso de este buen templo zamorano.

En los capiteles de las columnas -incluyendo los de las arquerías presbiteriales- hay esculpidos numeroso animales del bestiario fantástico, entre los que destaca el famoso capitel de la pareja de centauros con arco y lanza respectivamente y una sirena en uno de los costados. Este capitel es prácticamente idéntico a uno existente en la iglesia asturiana de Santa María de Villanueva de Teverga, fechada a mitad del siglo XII, por lo que podemos datar la zamorana por estas mismas fechas.

Capitel con centauros y sirena. San Claudio de Olivares, ZamoraTambién hay leones, grifos, sirenas ave, etc.

Hay una escena historiada interesante, la de Sansón desquijando el león.

En todos ellos trabajó un artista o taller que caracteriza sus esculturas por lo voluminoso de las figuras y por uno típicos rostros de pelo con raya central, ojos saltones y larga y redondeada barbilla.

Santiago el Viejo o de los Caballeros

Se trata de una de las iglesias más interesantes y misteriosas de toda Zamora. Además de Santiago el Viejo y Santiago de los Caballeros, se conoció como Santiago de las Eras, por su ubicación campestre. Se desconoce si su erección fue de uso parroquial o monástico.

Santiago el Viejo, ZamoraNo muy alejada de San Claudio de Olivares, Santiago el Viejo es una pequeña iglesita extramuros. El aspecto exterior es de suma modestia, con apariencia de fábrica de mampostería y sillares desalineados, aunque probablemente este desmañado aspecto se deba a un hundimiento y posteriores obras de reconstrucción (tal extremo se aprecia en el recrecimiento que ha acabado con casi todos los canecillos).

Su planta es de una pequeña nave con cabecera constituida por ábside semicircular y muy corto presbiterio. A pesar de su apariencia de ermita rural tardía, estamos ante otra de las iglesias más antiguas del románico zamorano, aspecto que se descubre inmediatamente al observar el magnífico interior de su cabecera, con arco triunfal de gran monumentalidad y magníficos capiteles. En efecto, dicho arco está formado por varias arquivoltas en degradación -como una gran portada- de medio punto.

Capitel interiorEn la terna de capiteles de cada laso se pueden ver escenas de gran complejidad. En los casos más sencillos se adivinan aves, leones, dos personajes con una serpiente (quizás Adán y Eva) etc.

Existen columnas en la nave que pudieron recibir los fajones de una desaparecida bóveda pétrea de medio cañón, Tiene sendos capiteles muy voluminosos y de compleja iconografía. Presentan numerosos animales y personas -algunas con evidentes actitudes sexuales- amontonados en escorzos y extrañas posturas, que han sido asociadas al infierno o al pecado de la lujuria, pero se nos antoja harto difícil considerarlo más allá de simples suposiciones.

Principales iglesias Tardorrománicas

Aquí abordamos las iglesias de las últimas décadas del siglo XII y comienzos del XIII, como San Juan de Puertanueva, Santiago del Burgo y San Esteban.

San Juan de Puerta Nueva

San Juan de Puertanueva. ZamoraEste templo ha sido uno de los más alterados por derribos y reconstrucciones, desde el siglo XVI al XVIII, por lo que ha perdido su fisionomía original tanto al exterior como en el interior.

Sin embargo, la fachada meridional se conserva bien, por fortuna, ya que es verdaderamente espléndida y singular, tanto por su belleza como originalidad. La gran portada se articula mediante tres anchas y grandes arquivoltas planas en degradación o bocina, decoradas con grandes flores octopétalas que apoyan sobre cuatro grupos de soportes compuestos por jamba más tres columnas. Los capiteles son todos vegetales, a base de hojas volteadas.

El conjunto de esta puerta está rodeado por dos altas columnas que llegan hasta el tejaroz soportado por canecillos. Entre éste y la puerta hay un rosetón, que es considerado como el más bello de Zamora. Tiene forma de rueda de carro con arquitos semicirculares prolongados en ocho columnillas radiales que terminan en un marco octogonal con una cruz patada calada.

Si bien la fachada occidental es gótica, en el costado norte se conserva otra puerta románica cegada, mucho más sencilla y convencional, con un Agnus Dei.

Santiago del Burgo

Bien restaurado, este templo románico denominado Santiago del Burgo, de la segunda mitad del siglo XII tiene planta basilical de tres naves rematadas en cabecera con tres ábsides planos, de tradición zamorana.

Portada sur de Santiago del BurgoSu exterior se encuentra salpicado de grandes portadas de contrastada belleza.

Tiene tres, en los costados meridional y septentrional, además de la que se halla en el hastial occidental.

La puerta del muro meridional es conocido por su pinjante, mientras que la la fachada occidental destaca por la belleza de los lóbulos de sus tres arquivoltas.

El interior transmite una gran sensación de medievalidad, por su tamizada oscuridad y el equilibrio de formas. Es destacable la altura de la nave central.

Los apoyos están constituidos por pilares cuadrados sobre plintos y semicolumnas embebidas a cada una de las caras. Los capiteles pertenecen a dos escuelas, aunque en general ambos tipos inciden en la temática vegetal.

San Esteban

La iglesia de San Esteban tiene cabecera tripartita con todos los ábsides planos, al modo zamorano El ábside central tiene un gran ventanal muy elegantemente articulado con arquivoltas y parejas de columnas.

San Vicente, ZamoraAdemás, muestra dos ingresos en los lados sur y norte, con arquivoltas aboceladas y de escocia de medio punto. La puerta del sur es más grande que la norte.

San Vicente

Otra de las iglesias románicas de Zamora que muestra elementos de interés es la de San Vicente con su espigada torre campanario y su preciosa portada muy decorada.

La torre tiene varios pisos separados por molduras horizontales y tres de ellos-los superiores- tienen troneras de arcos agudos en número ascendente de 1 a 3 a media que subimos.

Por su parte, la portada, aunque bastante erosionada en las arquivoltas exteriores, tiene una rica decoración vegetal que recuerda un tanto a la meridional de La Magdalena.

Cuenta, además, con tres pares de columnas con capiteles en muy diferente estado de conservación. Uno de ellos es muy interesante por la acumulación de animales del bestiario habitual románico, como leones, arpías y dragones.

Otras iglesias románicas de Zamora

Iglesia de Santa María de Horta. ZamoraEn el apartado de 'otras iglesias' de Zamora la nómina sigue siendo amplia. Aunque no tengamos ninguna guía a mano, un sosegado paseo por las calles del casco antiguo de Zamora nos hará descubrir múltiples rincones e iglesias románicas.

Entre ellas citamos la de Santa María de Horta que es un templo muy tardío, posiblemente de las primeras décadas del siglo XIII. Son notables su ábside y sus portadas. Tampoco defrauda su interior aunque se aprecia ya que estamos ante un edificio tardío.

San Isidoro es una pequeña iglesita tardía que la hallaremos muy cerca de la catedral y el castillo. Está muy bien conservada y restaurada.

En cuanto a la iglesia de San Ildefonso tiene una bonita portada que es un claro remedo de la del Obispo de la catedral.


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias