PÁGINA DE INICIO 

 

El Románico por la Tierra del Vino y Sayago (Zamora)

Enlaces Relacionados





Ventanal de la iglesia de Fuentespreadas. Comarca del Vino, Zamora En esta página nos ocuparemos del tercio meridional de la provincia de Zamora, que corresponde a la vertiente sur del Duero (comarcas de Sayago, Tierra del Vino y la Guareña).

Se trata de un territorio, salvo en los limites portugueses, bastante llano, con una agricultura centrada casi exclusivamente en el cultivo del vino (denominación Vino de Toro). Fue desde siempre una tierra poco poblada, razón por la cual, son bastante escasos los monumentos románicos conservados en sus poblaciones.

Como hemos indicado en otras páginas, los territorios rurales de León, Zamora y Salamanca cuentan, en general, con menos densidad de románico que las provincias castellanoleonesas del Este, como Palencia, Burgos, Segovia y Soria.

Éste hecho se confirma esta comarca de la Tierra del Vino, Guareña y Sayago puesto que el inventario de templos románicos es poco numeroso. No obstante, lo que ha quedado es interesante y muy digno de visita. Nos centraremos en las iglesias de Olmo de la Guareña, Fuentelcarnero, Fuentespreadas y, más al Oeste, en la villa de Fermoselle.

Olmo de la Guareña. Iglesia de San Andrés

La pequeña población de Olmo de la Guareña se asienta en una vaguada en el extremo suroeste de la provincia de Zamora, en un ángulo lindante con las provincias de Valladolid, Ávila y Salamanca.

Ábside de la iglesia de Olmo de la Guareña. ZamoraSu iglesia parroquial, bajo la advocación de San Andrés, remonta sus orígenes a principios del siglo XIII, constando en origen de una sola nave rematada en un ábside semicircular de ladrillo, denominador común de la arquitectura medieval de grandes extensiones de las actuales provincias de Zamora, Salamanca, Valladolid y Ávila.

Como en la mayoría de los casos, la nave fue reconstruída y ampliada siglos después, respetándose tan sólo la cabacera, recientemente restaurada. Consta ésta del habitual tramo recto presbiterial que remata en un ábside semicircular elevado sobre un zócalo de sillería a modo de basamento.

El anteábside presenta al exterior un sólo piso de tres arcos simples que recorren verticalmente todo el muro, mientras que el segmento absidal propiamente dicho, muestra dos niveles de arquerías dobladas de ladrillo; siendo la del registro inferior, de menor tamaño que la del superior. A modo de cornisa fueron dispuestos los característicos frisos de ladrillos en esquinilla y sardinel.

Al interior, el presbiterio se compone de un cortísimo tramo recto techado con bóveda de cañón apuntado que precede al semicírculo absidal, el cual, queda cubierto con bóveda de horno y se articula en dos cuerpos: uno bajo recorrido por arquillos ciegos y uno superior abierto en vanos de medio punto. Presidiendo la composición, sobre la bóveda, fueron representadas en siglos posteriores pinturas murales hoy bastante perdidas

Fuentespreadas. Iglesia de San Cristóbal

Ábside de la iglesia de Fuentespreadas. Comarca del VinoLa Iglesia de San Cristóbal de Fuentespreadas, erigida sobre un solar en pendiente rematado en un espolón rocoso que motiva una deficiente cimentación; es un reformado edificio de origen románico que conserva, canónicamente orientado, el ábside semicircular en el que remataría su única nave, reedificada en una segunda campaña en época gótica.

Dicho ábside, sobreelevado probablemente durante la reforma que afectó a la nave, presenta en la actualidad, fruto de su casi nula cimentación, una inquietante grieta. Conserva, además de una cornisa de canecillos hoy obsoleta, una interesante ventana abierta mediante un arco dovelado de medio punto que reposa en cimacios lisos y dos columnillas coronadas por sendos capiteles vegetales con frutos pendentes.
Fuentelcarnero. Iglesia de San Esteban

El templo de San Esteban de Fueltelcarnero es el principal aliciente de nuestra ruta por la la Tierra del Vino zamorana. Se encuentra el pueblo muy cerca de la Vía de la Plata y del que fuera importante monasterio cisterciense de Valparaíso, en Peleas de Arriba, lamentablemente desaparecido por completo en el siglo XIX.

Tampoco se libró la iglesia de Fuentelcarnero de las desgracias, puesto que sufrió importantes derrumbes a comienzos del siglo XX, privandole de una monumentalidad que ha podido ser conocida a través de distintos testimonios.

Se trataba de un edificio originalmente del siglo XIII, de tres naves separdas por seis arcos formeros y cabecera de testero plano. También disponía de una torre a los pies de la nave central, un modelo planimétrico repetido en varias de las renombradas iglesias de la capital zamorana.

Aunque en algunos sitios se menciona que el tramo románico es muy primitivo, lo cierto es que estamos ante un momento muy avanzado del tardorrománico, como a continuación analizaremos. En la actualidad y fruto de los citados avatares que ha padecido, la estructura del templo se presenta algo desconcertante: las tres naves fueron reducidas a dos, mientras que su sensacional portada, quedó descentrada en el el último tramo del costado norte al ser acortadas las naves hacia los pies.

Al interior, tanto el marcado apuntamiento de los arcos como los repertorios ornamentales, nos remiten ya a fórmulas goticistas. Se elevan aquellos sobre pilares cuadrangulares a los que adosan semicolumnas rematadas en capiteles de finísima labra en los cuales, fueron desplegados principalmente fórmulas decorativas vegetales en convivencia con mascarones y diversos animales monstruosos. De entre todos ellos, llama la atención un capitel en el que, entre hojarasca, asoma una curiosa figura portando un libro.

La puerta del lado norte cuenta con tres arquivoltas planas completamente talladas sus superficies con róleos, entrelazos, flores inscritas en círculos, etc. Parece obra mas de orfebres que de canteros.

Cabe destacar también el rosetón tetralobulado con cenefa con chambrana de puntas de diamante en el hastial occidental y un ventanal en la cabecera. Uno de sus capiteles es de lo más expresivo, mostrando a un hombre que es malaconsejado por dos dragones que le susurran en sus oídos.

La iglesia de San Esteban de Fuentelcarnero también alberga la Virgen del Villar, una imagen vestidera con restos de una talla del siglo XII.

Otros vestigios
Restos medievales de menor relevancia se conservan en varias localidades del entorno: en Venialbo, además de una pila bautismal de traza románica, ha pervivido una portada apuntada de tres arquivoltas lisas hoy cegada. En Vadillo de la Guareña, la torre presenta signos de un origen románico. La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de la localidad de Peleas de Abajo conserva una cornisa de canecillos en su cabecera meridional; mientras que en la cercana Santa Clara de Avedillo, llama la atención una curiosa portada de tres arquivoltas doveladas animadas con dientes de sierra.

Fermoselle

Fermoselle, Comarca de SayagoFermoselle es una bonita villa situada en el extremo suroccidental de la provincia de Zamora, muy cerca de la confluencia de los ríos Duero y Tormes y de la raya fronteriza portuguesa. Se la considera la capital de la espectacular comarca de los Arribes del Duero y, pese a su desarrollo renovador durante la Edad Moderna, ha sabido conservar varios testimonios que atestiguan la relevancia con que contaría la villa sobre todo a partir del siglo XIII. Todo ello, la ha hecho ser merecedora de la declaración de Conjunto Histórico Artístico.

La iglesia parroquial de la Asunción, situada en el centro del casco urbano, es un edificio cuyos orígenes se remontarían a principios del siglo XIII, pero que, durante los siglos XVI y XVIII, fue sometida a una serie de reformas y ampliaciones que acabaron por camuflar su primitiva fábrica original, de la cual, han subsistido dos interesantes portadas.
La occidental abre en cuatro arquivoltas apuntadas que descansan sobre columnas acodilladas rematadas en sencillos capiteles vegetales. En ella, llama la atención la decoración a base de rosetas y originales fórmulas florales que animan las roscas.

De similar factura es la portada meridional, cobijada por un pórtico posterior cubierto con bóvedas de crucería. Consta también de cuatro arquivoltas apuntadas y decoradas con cabecitas, puntas de diamante diamante y motivos florales que apean sobre erosionados capiteles de remate avolutado. En el muro norte y en la actualidad cegada, se adivinan los restos de una tercera portada contemporánea a las anteriores pero mucho más sencilla.
No debe pasar desapercibido al visitante el color, la textura, y la solidez del granito con que está construido este imponente edificio.
Conserva Fermoselle otro edificio en el que pueden adivinarse vestigios de cronología altomedieval: se trata de la antigua parroquia de San Juan Bautista, convertida posteriormente en convento franciscano y en la que una reciente rehabilitación, ha permitido descubrir una sencilla portada al sur y una cornisa de canecillos en la cabecera.

Tierra de Sayago
No lejos de Fermoselle y al norte del enorme Embalse de Almendra, se extiende la llanura de Sayago; donde pese a no tratarse de obras de primer orden, han subsistido humildes testimonios románicos de carácter rural en localidades como Fariza, Villamor de Ladre, Villar de Buey, Carbellino, Alfaraz, Torrefrades, Mogátar, Sobradillo de Palomares, Moraleja de Sayago, Malillos, Villamor de Codozos o Roelos de Sayago.


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias