PÁGINA DE INICIO 

 

Guía del Románico en la Llanada Alavesa

Enlaces Relacionados









Capiteles de la portada. OreitiaLa Llanada Alavesa es una comarca alargada que ocupa una franja horizontal situada al noreste de la provincia de Álava.

Su orografía está formada por suaves y amables valles y llanuras que fueron surcados por antiguas vías de comunicación, como una antigua calzada romana que llegaba hasta Astorga y, ya en época medieval, por un ramal secundario del Camino de Santiago.

Cabeza monstruosaNo es casualidad que algunas de las principales iglesias románicas de la Llanada Alavesa se encuentren precisamente en las localidades de esta vía jacobea alternativa que parece tuvo cierta pujanza en el siglo XIII.

El Románico rural de la Llanada Alavesa

El abundante y muy poco conocido (además de frecuentemente menospreciado) románico alavés tiene en la Llanada Alavesa una de las comarcas de mayor densidad.

Aunque hay numerosas variaciones en las características de estos pequeños templos, podemos afirmar algunos aspectos comunes:

  • Carácter tardío, pudiendo fecharlas en los últimos años del siglo XII y primeras décadas del XIII.
  • Sus puertas y ventanales suelen tener arquivoltas apuntadas, con frondosas decoraciones de tipo vegetal.
  • Son iglesias frecuentemente influidas por algunas pautas decorativas procedentes del Monasterio de Estíbaliz.
  • Aunque no se puede considerar una pauta general para el románico de la comarca, hay que decir que dos de sus iglesias (Alaiza y Gaceo) conservan pinturas murales, eso sí, de muy diferente carácter estético e iconográfico.

Cencillo de la iglesia de Hueto de Abajo, en la Llanada alavesaNo obstante, hay, como ya dijimos, muchas variaciones pues encontramos iglesias con ábsides semicirculares y otros planos; portadas con arquivoltas de medio punto y otras apuntadas. Los canecillos de algunos templos son lisos pero hay otros muy decorados y con rica iconografía.

En efecto, si algo nos ha llamado la atención de buena parte de las iglesias románicas de la Llanada Alavesa es su riqueza escultórica, que a pesar de su carácter tardío, incide en temas de gran riqueza iconográfica y simbólica propias de románico más clásico: combates contra animales demoniacos, cabezas vomitando (o devorando) personas, aldeanos mostrando sus sexos, mujeres con serpientes y sapos, etc.

Articulación del ábside de la iglesia de Añua. Llanada AlavesaTambién se aprecia en la mayoría de los templos una gran simplicidad arquitectónica pero una gran elegancia (ya casi gótica) en sus arquerías murales y vanos (óculos, ventanales y portadas).

Según los autores López de Ocáriz y Martínez de Salinas hay restos románicos en más de ochenta lugares de la Llanada Alavesa. De todo este extensísimo panorama, hemos elegido una ruta que enlaza, de oeste a este, las iglesias de Hueto Arriba, Hueto Abajo, Oreitia, Elburgo, Gáceta, Añua, Alegría, Alaiza y Gaceo.

Hueto Abajo

Según demuestran recientes investigaciones, el templo de Hueto Abajo se encuentra construido sobre la estructura de una iglesia prerrománica, de las que se aprecian los muros en el costado norte y hastial occidental. Es fácilmente reconocible puesto que sobresale el alero del templo altomedieval de los muros actuales, siendo aquél de bastante menor altura.

Hueto Abajo. Cabecera de la iglesiaSobre este edificio prerrománico se construyó en el siglo XIII la actual iglesia románica que conserva un ábside muy tardío, de planta ya poligonal, animado por elegantísimos ventanales de múltiples arquivoltas agudas más tres pares de columnas con capiteles vegetales muy decorados que recuerdan a los de San Vicentejo de Treviño.

La puerta tiene arquivoltas muy apuntadas -las externas parcialmente destruidas- formadas por secuencias de baquetones y medias cañas. Los capiteles están bastante deteriorados aunque se adivinan algún hombre y aves en los del lado izquierdo.

A pesar de lo tardío de esta iglesia no encontramos los típicos canecillos de perfil de caveto o proa de barco, sino una colección de canecillos historiados, donde abundan los rostros de hombres que el escultor esculpió con prominentes narices.

Hueto Abajo: ventanal de la cabeceraUno de los que llama más la atención, por la temática que aborda, y su notable estado de conservación, es el del joven onanista que parece esbozar hasta una pícara sonrisa.

En uno de ellos encontramos el busto de una mujer mordido por una serpiente y un sapo.

Otro canecillo muestra dos cabezas unidas mirando en sentidos opuestos (¿Jano?).

Hueto Arriba

Vecina de la anterior localidad y a tan solo unos cientos de metros tenemos la aldea de Hueto Arriba

Su iglesia parroquial se halla en la parte alta de la población, junto a un agradable parque infantil y fértiles campos de labor.

Hueto Arriba. Iglesia de la Llanada AlavesaArquitectónicamente es la clásica iglesia de una nave y ábside de semitambor, construido con mampostería concertada y sillarejo, salvo la sillería del ábside.

Éste tiene tres ventanales muy abocinados y amplio derrame exterior.

La portada tiene arquivoltas de medio punto y dos parejas de columnas que muestran un fino reticulado decorativo en los fustes, clara herencia de la portada del Monasterio de Estíbaliz y de la influencia determinante que generó este monumento en todo el románico vasco.

Oreitia

Desde Hueto Arriba tomamos dirección hacia el este siguiendo hasta llegar a Oreitia que tiene una iglesia muy interesante.

Se aprecian múltiples reformas y su aspecto exterior, fruto de ello, es algo deslabazado.

Nos interesan algunos detalles escultóricos presente en los canecillos y en una pieza incrustada junto a un óculo.

Canecillo con león andrófagoCanecillos historiados tenemos bastantes, pero uno llama la atención. Se trata de una cabeza con agresivas fauces de las que sale el cuerpo de un hombre (¿león andrófago?).

Junto al óculo citado hay encastrada una talla de un caballero con lanza y escudo.

Por su parte, muy elegante y bien compuesta es la puerta que se abre en el muro sur. Muestra cuatro arquivoltas apuntadas y ocho columnas, las dos más externas decorando las esquinas del arimez. El capitel más interesante es aquél que muestra el combate de un ángel, seguramente San Miguel, con un dragón.

Elburgo. Ermita de San Juan de Ararían

A escasa distancia de Oreitia está la localidad de Elburgo. A las afueras de la localidad hay un minúsculo edificio que es la ermita de San Juan de Ararían, que conserva un ábside semicircular con canecillos y un ventanal con rudos capiteles, pero que interesan por los motivos esculpidos.

Elburgo. Ermita de San Juan de AraríanUno de ellos presenta a dos hombres que se cogen de las manos en lo que parece un juego de lucha o combate. En otro, aparece una cruz rodeada de surcos (¿Representan el Cielo?) junto a una pareja de aves.

Gáceta, Iglesia de San Martín

La iglesia de San Martín de Gáceta es un templo rural del siglo XIII cubierto con bóveda de medio cañón.

Puerta de la iglesia de GácetaHa sido objeto de varias reformas modernas, aunque se ha conservado en aceptable estado de conservación su bonita puerta de ingreso abierta en el muro del mediodía, a pesar de que ha perdido buena parte de los sillares que constituían el arimez en el que se construyó.

Tiene arquivoltas apuntadas que forman una superficie abocinada casi continua. La decoración es vegetal, con las clásicas palmetas de ápices doblados hacia adelante.

Añua, Iglesia de la Natividad

Añua, Iglesia de la NatividadLa iglesia de La Natividad de Nuestra Señora de Añua es un edificio fruto de dos fases constructivas: la cabecera es del siglo XIII y el resto del cuerpo del templo ya del XVI. Nos interesa aquí la peculiar cabecera -no vuelve a darse en todo el románico alavés- de planta hemidecagonal que denota una fase muy tardía en su construcción.

Los muros se animan y articulan mediante arquerías murales con arco apuntados por parejas sobre finas columnillas y ménsulas esculpidas que cobijan ventanales de arquivoltas también apuntadas.

La escultura de los capiteles y los canecillos denotan una calidad estética bastante ruda. No obstante, dichos relieves atraen muchos visitantes gracias a su excepcionalmente expresivo carácter. En efecto, algunos de los mascarones y rostros que hallamos podrían ser calificados como esperpénticos. Además, tampoco faltan los habituales temas sexuales del románico rural.

Hay que citar algunos óculos hexalobulados con claro simbolismo solar.

Canecillos de aspecto inquietanteEn el interior se aprecia la estructura casi gótica de la cabecera con bóveda de crucería y los tres ventanales originales de la cabecera, uno más de los que se aprecian al exterior por encontrarse éste tapado por la sacristía. Todavía conservan importantes restos de policromía.

Los motivos representados en la escultura de los capiteles de la estructura columnaria se centra en lo vegetal, pero también hay cabezas humanas y un expresivo repertorio de animales: aves, leones, águilas apresando conejos, etc.

Alegría, Santuario de Nuestra Señora de Ayala

Seguimos nuestra ruta por la Llanada Alavesa en dirección al este y enseguida nos encontraremos con este pueblo de simpático nombre llamado Alegría-Dulantzi.

Alegría, Santuario de Nuestra Señora de Ayala. Pórtico tardorrománicoAl otro lado de la vía del tren está la ermita de Nuestra Señora de Ayala. Para visitarla es necesario cruzar por un puente elevado que salva las vías del ferrocarril.

Desde la lejanía ya nos sorprende el gran pórtico meridional que cuando llegamos comprobamos que se trata de una galería tardorrománica que no se asemeja a las habituales castellanas o incluso a las otras existentes en Navarra, donde los arcos de los vanos apoyan en columnas o pilares. Y es que este pórtico se construyó empleando el esquema arquitectónico del alzado de una iglesia tardorrománica de tres naves.

Capitel del ábside del Santuario de Nuestra Señora de AyalaLos tres amplios arcos -uno de medio punto y los otros dos apuntados- apoyan como si fueran arcos formeros de una iglesia, es decir sobre pilares cruciformes con grandes medias columnas en tres de sus caras y columnillas en los codillos.

El resto de la iglesia es menos interesante. La cabecera tiene pequeñas saeteras rodeadas por guardapolvos con bolas, los canecillos son geométricos aunque también los hay con alguna que otra cabeza. Por su parte la puerta tiene jambas sosteniendo arquivoltas ojivales con decoración de taqueado que se extiende a las impostas de aquéllas.

Más información de la Ermita Santuario de Nuestra señora de Ayala, en Alegría, Álava

Alaiza, Iglesia de la Asunción

La iglesia de la Asunción de Nuestra Señora de Alaiza es un modesto templo rural bien conservado compuesto por una pequeña nave abovedada con bóveda de medio cañón apuntado con el refuerzo de fajones del mismo perfil, engarzada a una cabecera con ábside de planta semicircular.

Cabecera de la iglesia con sus pinturasTambién pertenece a época medieval una estrecha nave añadida al sur, también abovedada.

La puerta se encuentra bajo un pequeño pórtico. Tiene arquivoltas apuntadas que han perdidos en la actualidad muchas de las dovelas.

El carácter sencillo y rural de esta iglesia de Alaiza no le dotaría de un prestigio especial si no fuera por el conjunto de misteriosas pinturas murales -posiblemente del siglo XIV- que fueron halladas en la cabecera durante una intervención en el año 1982 y que, dada su iconografía guerrera y aparentemente profana, sigue siendo un verdadero misterio.

En efecto, donde esperaríamos una representación teofánica como el Cristo de la Parusía o de la Ascensión, rodeado por otros seres sagrados, lo que encontramos son soldados de infantería y caballería con estandartes, lanzas, mazas, etc. donde tampoco faltan torres defensivas. Además aparecen animales reales y fantásticos, hombres en lo que parece una peregrinación, etc.

Detalle de las pinturasA tan extraña e insólita iconografía se suma la plástica de estas pinturas, ejecutadas de manera rudimentaria con escasos colores (rojo y negro) y un trazado lineal sin apenas detalles, casi como algunas pinturas rupestres.

Se han enunciado todo tipo de teorías interpretativas, desde temas apocalípticos, plasmación de la intervención inglesa en la Llanada Alavesa durante la guerra civil castellana entre Pedro I y Enrique de Trastámara, hasta la presencia de extraterrestres o seres espirituales de otra dimensión.

Gaceo, Iglesia de San Martín de Tours

Terminamos este resumen del románico de la Llanada Alavesa en la localidad de Gaceo, ya cerca de la hermosa población de Salvatierra, capital de la Llanada Oriental.

Ábside románico de la iglesia parroquial de GaceoLa iglesia de San Martín de Tours de Gaceo es bien conocida por sus magníficas pinturas murales góticas conservadas en los muros interiores de la cabecera. Su arquitectura tardorrománica es mucho más modesta y sencilla a pesar de que su ábside semicircular está construido con buena sillería.

En el interior, el visitante queda maravillado por el citado conjunto de pinturas murales que engalanan los muros y bóvedas de la cabecera.

Son del siglo XIV, correspondientes al estilo que se conoce como Franco Gótico o Gótico Lineal y en ellas se representa toda una serie de temas bíblicos con fin catequético y docente.

La bóveda de cuarto de esfera del ábside muestra una espectacular representación de la Trinidad dentro de una mandorla lobulada, con el Padre sosteniendo a Cristo crucificado y encima de Él una paloma simbolizando al Espíritu Santo.

PuertaDebajo, en el hemiciclo, se relata la Crucifixión de Cristo con Longinos, Stephaton, la Virgen María y San Juan Evangelista, además del Pesaje de las Almas y Abraham acogiendo las almas de los bienaventurados.

En la bóveda de medio cañón del presbiterio hay un relato secuencial de episodios bíblicos en viñetas rectangulares.

Muy expresiva es la representación de los condenados del Juicio Final que encontramos en el muro sur del presbiterio. Aparecen desnudos y son llevados al interior de una enorme boca abierta de Leviatán.

Más información de la Iglesia de Gaceo


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias